red.diariocritico.com
En la esquina montevideana: (empezamos a volver)

En la esquina montevideana: (empezamos a volver)

Por Manuel Suárez Suárez
lunes 12 de julio de 2021, 14:43h

La barra del “Rover” celebra con mucha alegría el éxito de conseguir 800.000 firmas para derogar 135 artículos de la LUC [Ley de Urgente Consideración] a pesar de estar en emergencia sanitaria. Se tenía todo en contra (la pandemia, el gobierno y los mercenarios mediáticos) pero se sobrepasó con amplio margen para posibles anulaciones la cantidad de firmas que constitucionalmente se requieren para la convocatoria de un Referendo.

Claudio: Estoy emocionado. Creo que el 8 de julio de 2021 marca el comienzo de la cuenta atrás para la salida de los sinvergüenzas de la Alianza Lacayista que nos están llevando a la miseria a la máxima velocidad. Parece que encontramos el camino para volver a tener un país solidario que se aleje de las falsedades que rompen la convivencia en democracia.

Flaco: Es un enorme paso adelante para todos los que sufrimos el desprecio de un gobierno que nos golpea, sin freno alguno, al considerar que tienen el respaldo mayoritario de la población. Hay que felicitarse. El COVID no evitó la movilización para firmar y superar todas las expectativas. Nuestro querido e inolvidable compañero Tabaré está sonriendo al ver el mensaje que le escribe Candelaria: Tu pueblo no se rindió. Abuelo, hay referéndum!

Gildo: ¡Vamos arriba! Pienso que las firmas tienen un doble efecto; por un lado, son ánimo vitamínico para los frenteamplistas y por otro, son una bajada de humos a los autoritarios miembros de la coalición colorinche que se creían todopoderosos por ganar unas elecciones. Ahora van a tener que controlarse porque no todo el campo es orégano.

Don José: Se pueden imaginar lo que siento. A mis años, esta firme respuesta popular, me ayuda mucho en la recuperación de mi deteriorada salud. En serio, no me duele nada. Espero que la alegría me sirva para mantenerme en buena forma y llegar al primero de marzo del 2025. Quiero festejar la vuelta del Frente Amplio con los más fuertes aplausos aunque tenga poca voz para gritar el nombre del presidente o presidenta de mi amada República Oriental del Uruguay.

Claudio: En los próximos meses tendremos sobre nosotros un bombardeo continuado de los mercenarios mediáticos y también por parte de una enchastradora (Bianchi) y de un enchastrador (Gandini) tratando de convencer a sus votantes de que cagar a palos a los frenteamplistas es lo mejor para el incremento de riqueza de los que más tienen en el Uruguay. A lo mejor un “Solo Uruguay” sale de su letargo y se pone a defender la instalación de un lavadero de guita en cada capital departamental.

Flaco: Es cierto que le sacamos el pie del acelerador pero siguen teniendo el auto que nos puede llevar a hacernos puré en lo que resta para terminar el año. Pero también, creo yo, van a tener que elaborar un poquito más su chamuyada coimera porque algunos de sus borregos pueden abandonar el rebaño. Las 800.000 firmas indican que el Frente Amplio tiene, asegurados, un millón de votos para las próximas elecciones. No es descabellado, en mi opinión, el afirmar que hay votantes del Partido Nacional que están en desacuerdo con castigar a los que menos tienen.

Gildo: Las firmas son una fuerte dosis de optimismo para los frenteamplistas y un llamado de atención para nuestra dirigencia partidaria. Se acabó el pesimismo. Somos el partido que suma más voluntades, así que debemos responsabilizarnos para evitar que los malandras “blancoloradocabildantes” hundan al país en el desempleo mientras se reparten la guita del ilegítimo botín con sus asociados. Somos los encargados de defender la eficacia de las empresas públicas que actúan en beneficio del interés general.

Don José: Creo que ser frenteamplista es gratificante ya que te permite poner tu granito de arena para hacer del Uruguay un lugar de concordia en base a la implantación de una adecuada justicia social. El problema actual es que la derecha mundial pateó el tablero para convertir a los adversarios en enemigos. Les voy a leer un cachito de un artículo de Jorge Alemán publicado en Buenos Aires en “Página 12”. Escuchen: Los argumentos conllevan cierta posibilidad dialéctica, el odio solo quiere destruir. El odio amalgama a distintos seres, que se responsabilizan de ellos mismo odiando a un objeto exterior que existe solo como blanco de las imputaciones. La cuestión es que hay mucha gente que no quiere saber nada de su responsabilidad frente a la historia y el odio es su cortada perfecta. Bueno, botijas, está claro que si te envenenan ya no sos dueño de tus acciones u opiniones. En lo que me queda de vida voy a implicarme en charlar con los vecinos que no votan al Frente Amplio. Es mi deseo el intentar hacerles comprender que no los odio. Les pediré un esfuerzo para volver al debate de ideas entre uruguayos. Me daré por satisfecho si logro que se desprendan de su adicción a insultarme por defender una sociedad en donde la pobreza y la marginación social sean mínimas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(1)

+

1 comentarios