red.diariocritico.com
Asamblea celestial de la emigración gallega

Asamblea celestial de la emigración gallega

Por Manuel Suárez Suárez
miércoles 22 de junio de 2022, 09:11h

La enorme estafa y ofensa cometida en MONTEVIDEO en contra de los emigrantes motivó al actual presidente de la Asamblea (hay rotación anual obligatoria en los cargos) don Luis Seoane a convocar una sesión urgente con un único punto en la Orden del Día.

Se trata de considerar el castigo que corresponde para quien llevó al hundimiento y desaparición de la Casa de Galicia en la capital uruguaya. Antes del turno de intervenciones don Luis manifestó lo siguiente: Como bien saben, yo iba mucho por Montevideo ya que tenía allí muy buenos amigos en el seno del Patronato da Cultura Galega y admiraba el buen hacer de la Casa de Galicia que fue donde nuestro hermano Castelao recibió las mayores caricias en su escala de camino a Buenos Aires. Es muy triste tener que ver el destrozo de una fuerte entidad y es desalentador ya que nos está adelantando un futuro oscuro para la otrora luchadora colectividad emigrante. Entiendo que las cosas cambian y que ahora son nuestros descendientes los que tienen la obligación de mantener con lecha el fogón de nuestra identidad diferenciada. Comprendo que muchos tienen otras preocupaciones y acepto que no tengan interés en recordar las luchas de los abuelos. Cada uno escoge su camino pero lo que nos es admisible ni tiene exoneración posible es que un descendiente actúe deliberadamente en contra de los antepasados. Hoy aquí en esta Asamblea que es soberana saldrá un acuerdo o edicto que espero haga reflexionar a miles de buenos y honrados descendientes del noble sangre de Galicia. Queremos abrirle los ojos para que estén en alerta y no permitan que les roben el patrimonio social por medio de sucias maniobras de delincuentes de la máxima indecencia. A continuación daré lectura a la lista de compañeros que intervendrán según su orden de inscripción: 1) Manuel Meilán Martínez; 2) Antonio Paleo Fernández; 3) Luis Andrade Castro; 4) Higinio Gómez Pérez; 5) Jesús Canabal Fuentes; 6) Marcelino Martínez Gómez; 7) Antón Crestar Faraldo.

(1) Mi paso por la Casa de Galicia fue emocionante ya que pude ser activo protagonista en la recepción a Castelao. Eran tiempos en los que los republicanos teníamos fuerza para luchar en contra del muy asesino golpista Francisco Franco. Lo que está sucediendo no es la pérdida de valos por parte de nuestros descendientes sino más bien que estamos delante de una excepción. Un hijo de nuestra sangre cometió un grave delito pero este tal Iglesias es solamente un mancha encima de la blancura de más de un siglo de esfuerzo honrado. Entiendo que hizo mucho daño pero debemos de meter a todos los descendientes en la misma bolsa. Creo debe ser sancionado con la máxima penalización porque lo que hizo noo admite disculpa posible.

(2) Aunque como encargado de las relaciones públicas no fueron muchos los años que estuve, tengo que ser agradecido porque me permitieron sumar unos pesos luego de jubilarme del laburo en “Subsistencias”. En mis tiempos la sociedad iba bien y los problemas eran pequeños. Es cierto que siempre hubo pequeñas coimas y directivos que “enchufaban” recomendados o recomendadas pero nadie pensaba en actuar para deteriorar o fundir a la gran mutualista que daba de comer a más de mil familias. Quiero bajar con un garrote en la mano que le voy a pedir a San Pedro (es bien sabido que el portero tienen todo tipo de herramientas y material para su actividad laboral) para calentarle bien de bien el lomo al malandra de Iglesias.

(3) Yo, no es por presumir, fui quien más poder tuvo en toda la historia de la Casa de Galicia pero cometí el gran error de hacerle caso ninguno a cuando Jesús Canabal Fuentes me propuso que presentase en Asamblea la escisión jurídica entre Cultura y Sanidad. De aquella estaba muy alejado de los galleguistas que eran adversarios míos en la política interna de la sociedad. No quise atender las razones y ahora perdemos a la más importante asociación gallega del Uruguay y pueda que del mundo. Creo que el máximo responsable del desastre debe ser castigado. La inmoralidad no debe quedar impune.

(4) Voy a hablar porque el paso del tiempo me hizo bueno en comparación con el sinvergüenza que enterró a nuestra querida Casa de Galicia. Me acuerdo perfectamente de que cuando llegué nadie me hablaba. Era cierto que había cometido unas matufias que me dejaron quemado. Reconozco que agarré unos mangos de la coima de las ambulancias pero era “pichuleo” si lo comparamos con el robo de un presidente que enterró a la sociedad en trapicheo con el actual gobierno. Creo fui castigado ya que vine para acá antes de tiempo. No soy un santo pero estoy lejos de quien dejó a miles de socios en el total desamparo.

(5) Desde que estoy aquí es este mi mayor disgusto al ver que un hijo de la emigración procede conscientemente en contra de su propia sangre. El año pasado fue de intenso dolor e impotencia al ver que se aprovechaba de la pandemia para armar una operación de lucro con el ministerio de Salud Pública y el “tano” del Círculo Católico. También sentí mucha pena ya que este descendiente nuestro es un pobre desgraciado. Va a tener, según me informaron, un millón y medio de dólares en una cuenta en el exterior pero además se ganó la repulsa de los abuelos que sudaron para construir la Casa de Galicia. Cuando la ofensa es de tanta magnitud, no se cuál puede ser el castigo ya que siempre quedaremos cortos en la sanción. Aquella vieja idea mía de separar Cultura de Sanidad hubiese evitado el perder la valiosa escultura “A Santa” de Asorey y también la tristeza de andar como indigentes desnudos pidiendo una limosna.

(6) Todos ustedes son conocedores de mi obsesión en ganar las elecciones pero no fue posible porque Andrade era el amo y siempre perdí por miles de votos de diferencia. Quiero decir que no estaba de acuerdo con la línea autoritaria y paternalista de mi vecino de Ponteceso (ya saben que yo soy de Coristanco) pero nunca lo acusé de que se beneficiase personalmente porque es persona honrada. Es por eso que lo sucedido no tiene perdón ni divino ni humano y tenemos que proceder para que nunca se repita una estafa que ofenda a la memoria de los emigrantes que lucharon con esfuerzo honrado. Este desgraciado nos metió en el “Guinness World Records” ya que a partir de ahora, los emigrantes en el Uruguay, somos los que perdimos el mayor patrimonio social en la larga historia de la emigración gallega.

(7) Mi intervención es para subrayar que hablaré con el alcalde del municipio de Miño, que es donde nacía, para que proceda a anular cualquier inscripción en la que aparezca el nombre y apellidos de este indecente descendiente de antepasados de mi amado Miño. También le pediré que establezca la prohibición, mediante edicto municipal, de cualquier clase de adquisición de bienes inmuebles en el término municipal. Quiero evitar el contagio de la peste coimera para que no se infecte un espacio lleno de belleza natural. Además presentaré petición por escrito para acompañar a Paleo en su misión especial de aplicación del eficaz tratamiento terapéutico del garrotazo lumbar.

Manuel Suárez Suárez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios