red.diariocritico.com
En la esquina montevideana, ¡Vamos a volver!

En la esquina montevideana, ¡Vamos a volver!

sábado 01 de agosto de 2020, 23:55h

La barra del “Rover” le está dando de punta a la pizza a caballo. Esta vez, excepcionalmente, se acompaña de grappa con limón aunque lo que deseaban para combatir al frío invernal era una copa del desaparecido “Espinillar”. Son gente responsable. Se cuidan y no menosprecian al virus coronado. Es un grave problema pero peor están algunos vecinos que además son portadores de la peste blancolorada que te convierte en cornoeunuco mental. Menos mal que esta patología de carácter local tiene fecha de caducidad: 01/03/2025.

CLAUDIO: Bueno, se venía venir pero ahora hay que joderse. No fuimos capaces de hacerle ver al vecino que votar a don Lacayo no era una opción. En mi contra tengo que decir que estaba confiado en la buena marcha de la economía. Pensé que hay que ser muy pero muy nabo para desear tener menos guita en el bolsillo. Creo que pude hacer algo más para sumar pero ustedes saben que lo mío no es la militancia.

FLACO: Lo que más me calienta es tener que reconocer que media docena de mercenarios mediáticos mandaron al Frente Amplio a segunda, después de estar 15 años en primera, con flor de cuadro y jugando bien y ganando varios campeonatos. No me cabe en la cabeza que 5miles de votantes quieran ser marionetas manipuladas en las que cada día inoculan odio clasista y espíritu vengativo. Es horrible, che, se repite el comentario del periodista argentino J.C. Romero López de cuando Macri ganó las elecciones: Sacando que los pobres van a estar en la miseria y que la clase media se va a empobrecer en meses; aquí no ha pasado nada.

GILDO: Lo más increíble, es lógico que así sea, es que tapen todas las faltas y delitos del malandraje de “blancos” y “colorados” ya que a los votantes les importa un carajo que sus elegidos sean abigeos, coimeros, blanqueadores de guita sucia y abusadores sexuales de menores. Nuestro país entró en recesión y también en depresión que no es lo mismo si recordamos la frase del presidente Truman: recesión es cuando tu vecino pierde su trabajo; depresión es cuando tú pierdes el tuyo. Es evidente que durante 15 años gozamos de buena salud económica. Claro que una cosa son las cifras oficiales y otra es tu propia percepción que pensás es objetiva pero que realmente fue previamente distorsionada con un continuado envenenamiento mediático. Te inventan un enemigo interno y vos enseguida empezás a putear. No te quejás, eso sería de gente floja. Vos estás caliente. Te ponés a putear al ver a vecinos del barrio que se están llevando lo que te pertenece. ¡No lo podés permitir! Sos muy laburador y no entendés que el gordo de la esquina se compre un autito igualito al tuyo.

DON JOSÉ: Bueno, botijas, nos cagaron bien de bien con la implantación del odio clasista. Nunca pensé que en nuestro moderado país hubiese tantos morfadores compulsivos de merengue neoliberal. El pensamiento político propuesto, cumplido y ejecutado con éxito por el Frente Amplio fue derrotado en las urnas. Le erramos al no detectar un cambio de actidud en la clase media más beneficiada por el crecimiento económico. Puede ser pero otros dicen que nos acomodamos. Es cierto que 30 mil y pico de votos no son diferencia. Creo se perdió por la desaparición del “batllismo” en nuestra sociedad, lo que se acaba de confirmar con la patada en el orto que le metió Julito a Talvito. Nos enfrentamos a tres lustros de ráfagas de odio y frustraciones personales contra rivales que no piensan distinto ya que carecen de modelo alternativo de país. Son portadores de patologías incurables que los convierten en marionetas de los mercenarios mediáticos que le anulan su razón y su corazón.

CLAUDIO: Es difícil o más bien imposible que haya interacción cuando no hay con quien dialogar. Vos hablás de progreso social y el otro habla de si no tenés guita es porque no querés laburar. Le decís que los más pudientes tienen más posibilidades y te contestan con la boludez de que si te esforzás podés llegar arriba del todo. Le comentás lo que dijo el presidente argentino sobre que “el más tonto de los ricos tiene más posibilidades que el más inteligente de los pobres” y te dicen que es un peronista rabioso que le quiere sacar a los ricos para su enriquecimiento personal. ¿Qué podés hacer? Le recordás una frase de Saramago (que no les suena de nada) de que “la democracia se ha convertido en un instrumento de dominio del poder económico y no tiene ninguna capacidad de controlar los abusos de este poder” y te largan con absoluta soltura que no se puede poner límite a los millonarios porque ellos son los que te pagan el sueldo. ¡Me tienen harto con las insensateces que afirman son de sentido común!

FLACO: Yo sigo en la incredulidad, es que no me resigno a que tener que aguantar las burlas de don Lacayo. Se te ríe en la cara pero me consuelo con la certeza de que tiene poco recorrido. Es una fija que el Frente Amplio vuelve con Carolina o con Álvaro en la presidencia. A partir de marzo del 2025 remendaremos con buenas puntadas los miles de agujeros que nos dejarán estos sinvergüenzas. Es seguro que recibiremos un país en la lona pero con una docena de empresarios enriquecidos a fuerza de chupar a lo loco de los fondos públicos. Lo peor será el legado de más de un millón de ciudadanos empobrecidos. La salud y la educación estarán venidas a menos y desmejoradas al igual que las rutas nacionales que tendrán baches desde la avenida Garzón o desde Santiago Vázquez hasta Paso de los Toros o Bella Unión.

GILDO: Un tema que nuestros grises desgobernantes ocultan es la razón básica de que se controle bastante bien al virus que nos está reventando. El presidente aumentó su popularidad porque está gestionando bien la pandemia. Es sabido que nuestro presidente admira a Bolsonaro, Macri y Trump. Es parte del grupo negacionista de la derecha más oscura del mundo. Claro que enseguida lo avivaron de que debía ponerse al lado de los ciudadanos en un momento de crisis sanitaria. Lo más curioso es que no dice que las grandes inversiones en el Sistema Nacional de Salud de los pasados años posibilitaron una adecuada y correcta actuación para evitar mayor incidencia de la pandemia. Los que no informan sobre los bien dotados hospitales públicos son los mismos que no comentan nada sobre la “Operación Océano” ya que se cuidan mucho de incomodar a sus respectivos amos. Es asqueroso que defiendan a sucios abusadores sexuales de menores. Cruzan todas las líneas rojas siempre que el delincuente sea miembro de la Asociación Blancolorada de Malandras.

DON JOSÉ: Bueno, queridos botijas, espero llegar al 2025 para festejar el regreso de la cordura a la acción de gobierno. Por ahora, voy bien, tengo un poco alto el úrico y la presión pero no me quejo mientras el bocho me responda. En los próximos años se volverá a un Uruguay en gris. Aumentará la pobreza y la inseguridad ciudadana. Creo que debemos de aprovechar este tiempo hasta que sea presidente Álvaro Villar (el padre era amigo mío y descendiente de Galicia por padre y madre) o presidenta Carolina Cosse para neutralizar (mejor sería derrotar...) la percutora actividad desinformativa de los mercenarios mediáticos.

Nos hicieron mucho daño con sus falsedades ya que lograron desdibujar un largo período de crecimiento. El gran Nietzsche decía que “a veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que se destruyan sus ilusiones”. Puede ser pero el filósofo alemán vivió antes de que el poder corporativo diese forma a la opinión pública en cualquier rincón del mundo. Es evidente que los votantes de los partidos tradicionales no fueron a las urnas con ilusión, fueron a darle un piñazo al Frente Amplio. El triunfo en el 2024 deberá de ser contundente ya que sin una amplia mayoría parlamentaria no se podrá, por ejemplo, legislar para acabar con la estafa discriminatoria de la Caja Militar. También habrá que revertir el robo que están maquinando para llevarse la coima en ANCAP y ANTEL. Es seguro que vamos a volver pero que no sea rengueando. Un fuerte grupo parlamentario es la mejor garantía de calidad democrática para la mayoría ciudadana. Ojalá que la salud me acompañe aunque si no es así, me alegrará verlos felices con el brazo en alto agitando nuestra insignia roja, azul y blanca.

Manuel Suárez Suárez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

3 comentarios