red.diariocritico.com
¡Vos tenés que hacer siempre los deberes!

¡Vos tenés que hacer siempre los deberes!

Por Manuel Suárez Suárez
sábado 27 de marzo de 2021, 20:31h

El curso lectivo en la enseñanza primaria en la República Oriental del Uruguay tiene fijado su comienzo oficial el día 15 de marzo pero en el año 1959 cayó en domingo. Así fue que el lunes 16 y aún con cinco años de edad (cumplo el 3 de abril) empecé mi senda educativa en la capital uruguaya. Era un niño emigrante de la aldea de Tines (Vimianzo) que venía de desembarcar del “Cabo de Hornos” el 27 de noviembre de 1958. Siempre agradeceré la cariñosa acogida de Merceditas, la hija de Ramón Vázquez y María Rama. Ella era también una niña emigrante que un par de años antes había hecho el mismo viaje. Recuerdo que era muy feliz cuando, los domingos por la tarde, iba con mis padres hasta su casa en la calle Santa Ana. Mi padre había alquilado el apartamento en el barrio de Aires puros (calle Pantaleón Artigas casi Ipiranga) para estar cerca de su buen amigo Ramón que fue quien le escribió para recomendarle que viniese a un país de puertas abiertas para los que quieran laburar honradamente.

Estoy viendo la arbolada vereda de la mano derecha de Pantaleón Artigas por la que bajaba para cruzar Propios y luego por Tudurí hasta la casa de mi admirada Merceditas. Allí fue donde conocí el muy sabroso dulce de leche en la merienda de mi primer domingo (30-XI-1958) en Montevideo. Sus comentarios estaban basados en la experiencia y fueron de mucha ayuda ya que me permitieron ir a la escuela con ciertos conocimientos sobre aquel lugar en el otro lado del mar. Escuchaba y grababa en mi cerebro todos sus consejos. Ahora se que mi anfitriona buscaba evitarme disgustos y por eso me acercó abundante información previa sobre el horario de las clases, la vestimenta, las maestras, los números, las letras y los deberes. Merceditas fue quien me enseñó a dibujar la bandera uruguaya y también que los escolares llevan túnica blanca y moña azul porque son los colores de la bandera.

Mi buena amiga me habló de José Artigas y de sus nobles gauchos y de la batalla de Las Piedras y también del “Himno” que me adelantó era necesario conocer para cantar en las llamadas “Fiestas Patria”. En su patio fue donde escuché por vez primera lo de “¡Orientales, la patria o la tumba! ¡Libertad o con gloria morir!” que luego aprendería en mi primer año de escuela. No me olvido que una de sus recomendaciones fue hiciera los deberes (¡Vos tenés que hacer siempre los deberes!) y le hice caso ya que fue una norma que siempre cumplí. El lunes 16 de marzo de 1959, unos minutos antes de las ocho de la mañana, el niño emigrante entraba por una puerta de la calle Ibirocahy en el “Colegio Monseñor José Benito Lamas”. La escuela fue elegida por su proximidad al apartamento ya que se llegaba en menos de diez minutos, siendo la distancia de poco más de tres cuadras.

Aquel primer verano montevideano fue maravilloso. El sol calentaba mucho pero en las playas de Buceo y Malvín podías estar bañándote durante varias horas en agua tibia y poca salada. Quien me iba a decir que aquel marzo de 1959, mientras disfrutaba de una gran alegría, era el comienzo del hundimiento de un país en el que su clase media era la más amplia y culta del mundo. El “Partido Nacional” gana las elecciones después de 93 años de sucesivos gobiernos del “Partido Colorado”. El diario “El País” del 1/XII/1958 titulaba en su portada: ¡VENCIÓ EL PUEBLO!, lo que no era cierto, pues el triunfador fue el sector más rico y conservador del país, el de los terratenientes, es decir, el de los grandes estancieros. El país era abierto y democrático porque el “batllismo” (corriente ideológica creada por el visionario estadista José Batlle y Ordóñez) latía dentro de miles de corazones que luchaban por la justicia social. La llegada de los “blancos” rompe el hilo solidario que une en hermandad a una mayoría de ciudadanos que buscaban el bienestar común. Ahora mismo en mi querido Uruguay está de presidente, elegido en las urnas, un heredero neoliberal de aquellos “blancos baratos” que enseguida estropeará el bienestar conseguido en 15 años de gobiernos frenteamplistas.

Manuel SUÁREZ SUÁREZ

¡Vos tenés que hacer siempre los deberes!
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

4 comentarios