red.diariocritico.com
Las cartas del Abuelo Pascasio: hay algo que no cierra

Las cartas del Abuelo Pascasio: hay algo que no cierra

martes 05 de abril de 2016, 20:36h

Muy querida nieta Cristina:

Te hago llegar unas líneas antes de que declares en sede judicial. Te acerco la máxima solidaridad de parte de todos los abuelos emigrantes que lucharon en el Río de la Plata. Estamos tranquilos. Son innegables los logros conseguidos en tu gestión pero no confiamos en la imparcialidad de algunos jueces que actúan fuera de sus competencias al meterse en terreno político. Sobre la acción de gobierno de don Mauricio poco se puede decir que no sea negativo. Nos sentimos medio abombados. No somos capaces de chapar la onda. Observamos que de un día para otro la querida patria argentina se llenó de cornudos adscriptos a la fe macrista.

Le estuvimos dando vueltas al curioso tema de querer pagarle lo que sea al grupo de especuladores internacionales de los oscuros Fondos Buitre. En nuestros tiempos las deudas eran sagradas. No había joda. Los gallegos con una deuda no dormíamos tranquilos hasta que no se pagaba. El acreedor era también persona de honor que no andaba con cambios sobre lo pactado. Si pagabas antes del vencimiento te hacía un descuento. Entre gallegos nos entendíamos y casi siempre sin necesidad de papeles. Los porteños, en general, eran más remolones para pagar pero acababan cumpliendo la palabra dada. Por eso es que acá arriba estamos sorprendidos al ver a don Mauricio –un empresario que nunca pagó sus deudas con guita propia--- insistir con fervor en pagarle a los buitres más de lo que se le debe.

Hay algo que no cierra. Suponemos que si se le paga a unos malandras con tanta celeridad es porque habrá algún beneficio particular. La explicación la encontramos en una serie de notas del periodista Greg Palast de la Fundación Puffin. Dice lo siguiente sobre Paul Singer: Este tipo es conocido como “El Buitre” no solo en Argentina, también le llaman así sus amigos en la industria bancaria. Se apropió de las antiguas deudas de naciones moribundas y cuando hay una hambruna o una guerra, por ejemplo, en Argentina cuando el país se fue a la quiebra durante la dictadura militar, compró bonos viejos por valor de 50 millones de dólares. Los acaba de vender de nuevo al gobierno de Argentina, un gobierno que el ayudó a situar en el poder por 2,5 millones de dólares. La razón por la que influyó en las elecciones fue para conseguir a un presidente títere que le escribiera un cheque con el que conseguiría un beneficio del 10.000 %.

Es una tragedia que la suma de cornudos activos y pasivos votantes del Partido Macricida hayan llevado a la Casa Rosada a un auténtico coimero que instalará un régimen que oscurecerá el futuro del país. Los cornudos activos son los elaboradores del chamuyo. Son los que arman el verso que les permite tener en Suiza sus limpitos dólares. Los pasivos son los morfadores compulsivos de la chamuyada que alimenta su frustración de no tener guita para comprar dólares. Los peligrosos son los activos porque piensan por ellos mismos mientras que los pasivos son unos infelices que andan siempre con miedo de bajar al lado de los que menos tienen. No son agresivos pero al tener vacío su interior, son muy vulnerables a los envenenadores profesionales que están al servicio de los cornudos activos.

En unas declaraciones del economista gayego Álvarez Agis (el apellido original es Axís) encontramos luz sobre la línea económica del actual gobierno: Es una política económica de terror que hace que los que menos tienen, tengan todavía menos y los que más tienen, tengan todavía más. Está demostrado que estos no invierten en el país sino que se lo llevan a guaridas fiscales como las de Panamá. Don Mauricio escogió un lugar adecuado ya que en las tierras panameñas el sol luce radiante, casi todo el año, lo que facilita el secado de los billetes en unos pocos minutos. Hay que reconocer que el 51% de los votantes afinó la puntería al poner a un gran campeón del afane al frente del país. Ganó porque presentó un currículo más repleto de truchadas empresariales.

Me despido. Tengo un compromiso con el amigo vimiancés Lema de la Iglesia. Se proyectará un DVD sobre los batanes de su municipio de Vimianzo que tendrá la amabilidad de comentarnos. Conoce a la familia Batán do Mosquetín de cuando, en su juventud, iba allí con mantas desde su aldea de Oróns. El guión lo escribió su hijo que es el mayor experto en el tema lo cual es una garantía de calidad. Recibí el cariño del viejo emigrante que te anima para resistir el embate de fuerzas hostiles al aumento de bienestar en mi querida segunda patria del sur.

Pascasio Fernández Gómez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+

8 comentarios