red.diariocritico.com
Las cartas del Abuelo Pascasio: una cancha muy embarrada

Las cartas del Abuelo Pascasio: una cancha muy embarrada

lunes 29 de febrero de 2016, 12:15h

Muy querida nieta Cristina:

Te escribo unas líneas para acercarte todo mi apoyo delante de la extorsión del Poder Injudicial. No me sorprende la citación indagatoria. Desde que llegó a la presidencia don Mauricio se suceden los ataques a la convivencia entre argentinos. No hay diálogo ciudadano y el intercambio de opiniones termina siempre a los gritos. Es difícil entenderse cuando la mitad del país baila al ritmo hipnótico que le marca el aparato mediático que sostiene a una empresa que opera bajo el rótulo de Cambiemos.

La división de poderes es cosa del pasado. Está pasada de moda. Sabido es que los porteños andan siempre a la última moda. El juez que te citó –personaje bastante controvertido con 11 expedientes en su contra en la Comisión de Acusación y Disciplina del Consejo de la Magistratura-- se mete en campo que no es de su competencia. La política económica y dentro de ella la línea monetaria es responsabilidad del gobierno, es decir, de un poder del estado que le llaman Ejecutivo. ¿Qué tiene que preguntar sobre una medida tomada por el BCRA sobre el dólar a futuro?

Me parece que el juez actúa como un servicial tentáculo del régimen macricida. Te quieren embarrar para que no vuelvas a la Casa Rosada. Dicen los que saben que el juez posee una técnica procesal infalible. Su norma jurídica más estricta es la coima. Si el indagado se afana unos millones de dólares para una cuenta en Suiza, no hay motivo para la investigación. Lo mejor es dejar al chorro tranquilo para que deposite la guita en lugar seguro. Si una persona se rompe el lomo en la construcción de una alternativa para los que menos tienen, ojo, hay que acusar y procesar por estafa, malversación de fondos y tráfico de influencias.

Como bien entenderás, Cristina, nuestro señor juez tiene el don de la infalibilidad. En el primer caso cuenta a su favor con una buena comisión estipulada en el arancel oficial coimero. En el segundo caso no hay un mango del que apropiarse por lo que debe de meter en cana al insensato que labura para beneficiar a los demás. Es muy grave que no haya ningún monto económico para aplicar el correspondiente arancel. La misión de los jueces es administrar justicia. El Banco Central compra o vende dólares. Establece unos intereses para los plazos fijos en moneda nacional y otros diferentes para depósitos en moneda extranjera. Es inaudito que le tengas que explicar el mecanismo del dólar a futuro.

Bueno, lo más triste del caso es que al juez no le importa ni el dólar ni las reservas monetarias del país. Si así fuese tendría que llamar al presidente Macri para sancionarlo por la devaluación del 65,78% o para multarlo por hacerle pagar impuesto a las ganancias a los que ganan 30.000 pesos y perdonar a los que ingresan 500 millones. Se trata de quitarte del medio. Te quieren borrar de la cancha. Buscan asustarte. Estoy seguro de que el siniestro plan va a salir mal. A vos te fortalece. Los ciudadanos normales sufren y se enojan mucho al ver que te persigan siguiendo órdenes de los directivos del Clan del Clarinete.

En democracia debemos jugar con limpieza. Al rival político hay que atacarlo con argumentos. En unos años se da vuelta la tortilla y los delincuentes macristas tendrán que responder de las atrocidades cometidas en contra del bienestar general. No olvidemos que el macrismo está decreciendo. Antes de las elecciones había una sola clase de votantes que estaban unidos contra vos que tenías la culpa de todos los males. Te criticaban con ensañamiento. Eras el demonio y don Mauricio era el ángel bueno que venía a poner las cosas en su lugar en un infierno de locura desenfrenada para poner a Argentina en la senda del crecimiento.

En este momento concreto estoy viendo –desde acá arriba tengo una visual bárbara-- que los votantes de la alegría macricida se dividen en activos y pasivos. El “activo” te sigue echando la culpa de todo. Vos sos la responsable de que el quilo de asado pasase de 65 pesos a finales de octubre del 2015 a los actuales 195 pesos. Se triplicó el precio. Es lógico que así suceda, según dicen es consecuencia de que vos no quisiste pagarle a los buitres de Míster Singer. El “pasivo” se siente perjudicado por el nuevo gobierno. No critican hacia afuera pero no tienen guita para comprarse una camioneta cheta con cuatro ruedas motrices. Tampoco exportan soja o beben champagne.

Los desencantados aumentan cada día aunque por ahora no exteriorizarán su descontento. Son miles de familias, más de 220.000, las que antes no pagaban impuesto a las ganancias. Eran los que se calentaban mucho porque vos le sacabas guita para mantener vagos. No entienden que si se cortó con los “choriplaneros” tengan que pagar impuestos al ingresar más de 30.000 pesos mensuales. Están moviendo la cabeza con expresión resignada y asumiendo que se equivocaron. El ataque a los “grasa” no los alimenta. Quieren atacar una parrilla pero el asado es un lujo. Son los desintoxicados que en unas futuras elecciones van a pensar bien antes de votar. Bueno, no hay mal que por bien no venga, al menos lograron no tener que pichicatearse más con la adicción a las páginas del destructivo Narcoclarín.

Me despido. No quiero llegar tarde a la charla con diapositivas que impartirá el amigo Adolfo Lozano sobre el paisaje natural en las tierras de Outeiro de Rei, el municipio donde nació el poeta Manuel María. Recibí mi cariño de viejo emigrante fonsagradino que se enorgullece de tener una nieta platense que se mantiene firme en sus convicciones.

Pascasio Fernández Gómez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

12 comentarios