red.diariocritico.com
Las cartas del Abuelo Pascasio: Un buen vaso de vino tinto

Las cartas del Abuelo Pascasio: Un buen vaso de vino tinto

domingo 21 de febrero de 2016, 16:56h

Muy querida nieta Cristina:

Me parece que este año voy a escribirte bastante seguido ya que el régimen macricida no me da tregua. No pasa un día sin calentarme al ver la insistencia de don Mauricio en ofender el sentido común de los argentinos. No estoy hablando de medidas económicas que puedan ser correctas o discutibles según el pensamiento de cada uno. Hablo de constantes piñazos en la jeta ciudadana. Es evidente que nuestro presidente considera a sus votantes como una banda de nabos que corre detrás de los globos amarillos que se lleva el viento.

Me estoy refiriendo a la última genialidad de quitarle los impuestos a la comercialización del cava o champagne. Como vos bien sabés, estamos hablando de un vino blanco espumoso originario del nordeste de Francia. A lo mejor la gilada cheta porteña desconoce que desde hace varios años los mejores cava del mundo, relación calidad-precio, se elaboran en Cataluña. Son varias las bodegas catalanas que no le envidian nada a un “Moët & Chandon” de Épernay. No me olvido de que en Mendoza tenemos unos espumosos bárbaros hechos con uva chardonnay que se aclimató perfectamente al suelo de la región de Cuyo [significa algo así como tierra arenisca en lengua huarpe].

Los abuelos quedamos noqueados con el nuevo presidente. En dos meses acumuló más despropósitos que vos y Néstor en 12 años. ¡Es increíble! Cada vez que abre la boca es para decir una boludez o para anunciar un recorte a la calidad de vida de los que menos tienen. No tiene gollete que se le quite los impuestos a una bebida que no es de primera necesidad. El cava no es agua o leche. Lo más negativo del anuncio es que se olvidó del vino tinto de Mendoza, San Juan y San Luis que debería de estar presente en la dieta diaria de las familias argentinas.

La mención al cava tiene mucha carga ideológica, aunque no lo parezca. Es una invitación para los macristas de “medio pelo” que ahora festejan con sidra pero que aspiran o sueñan con el distinguido champagne importado. El presidente está cumpliendo con sus promesas. Hay que reconocerlo. No hay mayor alegría que ir de farra con un globo amarillo en una mano y una copa de “Louis Roederer” [55% pinot noir y 45% chardonnay] en la otra. A lo mejor ando perdido pero creo que nuestro presidente debe actuar con decoro y moderación y defender el interés general de la población.

Un vaso de buen vino tinto ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y tiene función astringente por su alto contenido en taninos. Las dos uvas más ricas en taninos son la syrah y la cabernet sauvignon que se dan muy bien en amplia región cuyana. Creo que don Mauricio enfocó mal el asunto quizás por no asesorarse con el doctor Lemus que siendo hijo de gallegos le comentaría que en la mesa familiar nunca faltaba lel vino tinto. Hablar del champagne es una frivolidad que no viene a cuento en el momento actual de problemas económicos para la mayoría de los argentinos.

Me despido. Voy a la “Biblioteca Celestial” para informarme sobre los vinos gallegos. A lo mejor con un vasito diario evito el tener que hacer ejercicio. A mis años me cuesta por el mucho desgaste de las articulaciones. Te envío mi cariño fonsagradino al hermoso rincón del Calafate, esperando verte pronto por Buenos Aires para comandar la recuperación de la normalidad democrática.

Pascasio Fernández Gómez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

14 comentarios