red.diariocritico.com
La 'otra' Gioconda se expone en El Prado

La 'otra' Gioconda se expone en El Prado

martes 21 de febrero de 2012, 16:31h
Hasta el 13 de marzo
Tras concluir la restauración de la segunda Gioconda y los estudios que la identificaron como obra del taller de Leonardo, la obra se expone desde este martes hasta el 13 de marzo en la sala 49 del Museo del Prado. Después viajará al Louvre.


El Museo del Prado ha presentado este martes el proceso y conclusiones del estudio técnico y la restauación de la copia de la Gioconda que conserva en sus colecciones desde su fundación como parte de las colecciones reales españoles que le dieron origen.


Su estudio ha puesto de manifiesto que la obra fue realizada en paralelo al retrato original de Leonardo conservado en el Museo del Louvre y que se trata de la copia más antigua además de la versión más importante del famoso retrato que se conoce hasta la fecha.


Los hallazgos realizados, apoyados en el estudio cruzado de las dos obras y de los documentos técnicos de la obra del Prado obtenidos durante su estudio, constituyen un descubrimiento de especial relevancia para la historia del arte para entender mejor el cuadro original y apreciar detalles del mismo que hasta ahora habían pasado desapercibidos o cuya comprensión no era fácil.


Aunque aún se desconoce la forma y fecha de su ingreso en las colecciones reales españolas, la copia de la Gioconda del Museo del Prado ha sido sometida a un estudio técnico y restauración con motivo de la solicitud del Louvre, hace dos años, para su participación en la exposición que inaugurará en su sede el prócimo mes de marzo.


Gracias a este proceso, que ha permitido recuperar la imagen original del cuadro del Prado, éste se sitúa ahora como uno de los testimonios más representativos de los procedimientos del taller de Leonardo al haberse desvelado como obra de uno de los discípulos del gran maestro florentino que trabajaban en su taller al mismo tiempo que éste pintaba la original.


Por esta razón, la obra del Prado se considera ahora la versión más importante, conocida hasta el momento, de la emblemática pintura conservada en el museo parisino.


El interés que suscitó la comparación del resultado de la primera reflectografía infrarroja con la del original llevó a profundizar en el examen de la obra y, finalmente, abordar su restauración.


Una de las aportaciones de interés que avalan las conclusiones, fue la identificación del soporte de esta obra como tabla de nogal, madera habitual en obras de pequeño formato de Leonardo, y la constatación de que la pintura carece de la tradicional preparación de yeso por otro tipo de preparación que, siendo inusual, aparece en numerosas obras de Leonardo y su taller.


A pesar de su diferente calidad pictórica respecto a la original, el paisahe recobrado es acorde con el cromatismo y las formas evanescentes de los escenarios de Leonardo.


El extraordinario interés de esta copia reside en que, desde el dibujo preparatorio y casi hasta los últimos estadios, repite el paulatino proceso creativo de la Gioconda aunque sin pretender hacerse pasar por ella, evidenciando un proceso de elaboración en paralelo.


Así, tal y como demuestra su dibujo subyacente, el autor de la tabla del Prado dibujó los mismos elementos que Leonardo, incluidos los que ninguno de los dos pintaron posteriormente y, por tanto, no son visibles en la superficie pictórica.


Sobre su autoría, es posible situarla estilísticamente en un entorno milanés próximo a Salaï o quizás a Francesco Melzi, los alumnos de más confianza del maestro y herederos de su obra.


Una obra de encargo


La gran calidad de los materiales empleados en la tabla de Madrid sugiere un encargo importante, a diferencia de las demás copias conocidas hasta la fecha.



Los análisis técnicos demuestran que fue realizada a la par que el original. lo que da sentido a la hipótesis de un duplicado de taler, realizado al mismo tiempo y con acceso directo al paulatino proceso de ejecución del cuadro de Leonardo.


Expuesta de forma habitual en el Museo del Prado hasta su traslado al taller de restauración en junio de 2011, la obra constaba catalogada como copia antigua anónima del primer cuarto del siglo XVI. En función de los nuevos datos, la obra queda catolgada como La Gioconda, taller de Leonardo, pintada entre 1503 y 1516
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios