red.diariocritico.com
Las cartas del abuelo Pascasio: El macriquilombo se instala en la República Argentina

Las cartas del abuelo Pascasio: El macriquilombo se instala en la República Argentina

miércoles 03 de febrero de 2016, 16:36h
Muy querida nieta Cristina:

Tengo que admitir que casi no te puedo escribir. Me tiembla la mano. No creas es por mi edad. Son los nervios que me agarré en estos pocos días con don Mauricio al frente del país. Voy a pedirle a mi médico particular, el buen amigo Antonio Pérez Prado, que me recete una buena pichicata de origen natural para calmar mi inquietud. Estoy desorientado. No entiendo que haya tanto ciudadano argentino que se apunte a la dieta de la espuma macrista. Los argentinos son conocidos en todo el mundo –junto con sus hermanos uruguayos-- por ser grandes consumidores de carne vacuna. Las proteínas de la carne ayudaron a fortalecer a los emprendedores emigrantes que anidaron en las orillas rioplatenses.

El cambio de dieta es muy significativo y no debe ser tomado a la ligera. No pensés que ando delirando al hablarte de la contradicción entre espuma y carne. Todavía mantengo en activo unas cuantas neuronas. Si te pongo un ejemplo, lo vas ver más claro. El asado a la parrilla simboliza el premio al esfuerzo laboral. Unas tiras de asado son la hermandad que consiguió una patria para todos. Ahora bien, unos globitos de espumita en un plato, sea del sabor que sea, es algo efímero que no te llena la panza ni el espíritu. El nuevo gobierno cortó la tradicional lucha por el bienestar común para convencer a miles de egoístas votantes que son ellos los elegidos para disfrutar de la vida.

Sigo sin encontrar el fundamento del razonamiento que mueve a los globocéfalos. Al ser una nueva y nociva especie de votante, aún no puedo consultar estudios científicos que muestren su composición molecular. La frase de Mark Twain es muy actual: Es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados. El egoísta odiador estaba enloquecido contra vos. No escuchó otra voz que no fuese la de los habladores mercenarios que lo desinformaban sobre la realidad del país. Lograron el objetivo de instalar el macriquilombo en un país que venía ganando sucesivos campeonatos. Tienen como líderes a un grupo de delincuentes –ni más ni menos-- que además de ladrones son tremendamente autoritarios.

Todo aquel que no sea miembro del Club de los Cornudos del Globo Amarillo siente dolor al ver a don Mauricio al mando de una banda de altos cargos que atacan con descaro e impunidad a los más desfavorecidos. En Jujuy van a reventar a Milagro. En el Bajo Flores le dan fuerte a los pibes murguistas de Los Auténticos Reyes del Ritmo. En Radio Nacional una flor de patada injusta a Nora, Cynthia, Mariana y Carlos del programa “678”. Los despiden a pesar de tener contrato legal vigente. La gayega Nora Veiras [el apellido original es Beiras] expresa lo siguiente: Hay dos cosas que tienen que quedar en claro. Reconocemos el triunfo de “Cambiemos” y la legitimidad de Macri. Reconocemos esa legitimidad por el voto popular que le ha dado el triunfo, pero hay una mitad del país que no lo votó y somos todos ciudadanos argentinos. Y todos tenemos a derecho a pensar como pensamos. No somos fanáticos porque discrepamos en la concepción de “Cambiemos”. Pensamos distinto y lo decimos. Si ellos se han llenado la boca hablando de la falta de pluralidad de los medios durante el kirchnerismo, lo que tienen que hacer es garantizar esa pluralidad y no estigmatizar, demonizar, denostar y criminalizarnos de la forma en que lo están haciendo.

Bueno, Cristina, a lo mejor me equivoco pero creo que al ser tan malandras se quemarán antes de cumplir el período electoral. La sociedad argentina no es masoquista para soportar durante cuatro años tal cantidad de estafas y ofensas. Te aseguro que el cuadro de Néstor volverá a su sitio. Te pido serenidad. El paso del tiempo pone siempre a cada uno en su sitio. El caprichoso descolgador actúa con intimidación y violencia para ocultar su impotencia intelectual. Macri llegó arriba con la mentira que es sabido tiene patas cortas. Como odia a Perón no atenderá a su sabia recomendación de que “mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar” y se hundirá en un merengue de resentimiento.

Me despido. Espero que el carnaval te anime un poco aunque los tiempos no están para diversión. En mi aldea fonsagradina de Mazaeda es invierno. Huelo perfectamente el aroma inconfundible del butelo con grelos. Recibí el cariño del abuelo que cruzó el mar para imitar al noble hornero en su trabajo en el nido rioplatense.

PASCASIO FERNÁNDEZ GÓMEZ
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+

11 comentarios