red.diariocritico.com
Adiós y gracias, doña Cristina.

Adiós y gracias, doña Cristina.

lunes 14 de diciembre de 2015, 11:15h

“Todo mal llega con alas y huye cojeando”

Voltaire

La reciente elección presidencial en la República Argentina es motivo de los más variados comentarios. Una mitad de la población muestra alegría y la otra mitad, tristeza. Aquí en Galicia nos duele mucho cuando sucede algo malo en el país del mundo donde los gallegos encontraron un espacio solidario en el que calentar sus fríos seculares. Creo que es el momento mas adecuado para pedir que la epidemia macrista sea pasajera y que pronto la generosa doña Argentina vuelva a caminar por el sendero de la solidaridad. En esta orilla norte llevamos años recibiendo información deformada, manipulada o mismamente falsa sobre los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

No se conoce ningún país democrático en el que los grandes medios de comunicación estuviesen ocultando las realizaciones del gobierno al mismo tiempo que publicando una mentira detrás de otra. La exportación de la mentira tiene una clara finalidad. Se trata de crear un estado de opinión contrario al mandatario que dicen es medio autoritario o dicen que tiene millones en Suiza o dicen que compró unas joyas maravillosas en París. El veneno busca contagiar toda clase de sentimientos negativos para deteriorar la imagen del presidente Kirchner, primero y de la presidente Fernández, luego y durante 8 años de constante ataque personal.

Habrá quien se pregunte por el fundamento de esta activa campaña en contra de un presidente electo en las urnas. Habría mucho que contar pero lo curioso a destacar es que los dos medios más críticos con Néstor y Cristina --”Clarín” y “La Nación”-- fueron antes los que más alabaron al general Videla. Hay una razón económica que justifica totalmente las diferentes varas de medir de la gran prensa argentina. El dúo de medios es propietario de la empresa “Papel Prensa” que es la que tiene el monopolio de la importación de papel. La propiedad fue conseguida mediante acto delictivo que fue bendecido por el católico Videla.

También, habrá quien pregunte que si Cristina fue tan buena, porqué perdió las elecciones su partido, el “Frente para la Victoria”. Hay dos respuestas posibles, según responda un macrista o un peronista. Yo soy de la opinión de que la peste macrista encontró su sitio en el infantilismo de unos ciudadanos de la clase media que se morfaron gustosamente las mentiras con las que los intoxicaron. No es fácil de entender que un país con la mejor tasa de empleo de los últimos 50 años quiera volver al desempleo. No parece acertado que voten para la desaparición de la industria nacional y tampoco es lógico votar para volver a endeudarse.

Las realizaciones del gobierno de Cristina Fernández fueron reconocidas por diferentes organizaciones internacionales. El país no debe nada la FMI y tiene en caja 27.000 millones de dólares; cuando asumió Néstor Kirchner había 11.000 millones. Se crearon 7 nuevas universidades y retornaron y fueron contratados más de 1.000 científicos. Fue posible la puesta en órbita de dos satélites, mano de obra nacional, de comunicaciones y cientos de nuevos trenes vuelven a transportar viajeros. Hay mucho más pero, evidentemente, los logros no sirvieron para que elpartido de Cristina siguiese en el poder.

Entonces, para hablar del triunfo de Macri habrá que estudiar su programa electoral. Supongo que fue tal el poder seductor de sus propuestas que los electores sintieron unos deseos locos de ira a votar. Aquí es donde tengo que hacer un punto y aparte. Los que eligieron a Macri, creo yo, son seres de una lejana galaxia. Es un pena que no tenga conocimientos de astrología para determinar cual es el signo zodiacal más influyente para votar sin saber lo que votas. La alianza “Cambiemos”, encabezada por Macri, ganó sin programa de gobierno. Nadie preguntó por los posibles beneficios ya que era suficiente con sacar del medio a Cristina.

Estoy profundamente sorprendido. La sociedad argentina es muy educada y presume de estar bien informada sobre lo que pasa en el mundo. Siendo así, la mayoría de los votantes analizará las diferentes propuestas y luego decidirá. No sé bien, ando un poco enredado. No llego a determinar cual fue el razonamiento hecho por los votantes del presidente Macri. Ciertamente, pienso que no se hizo una valoración previa del candidato. Don Mauricio está procesado en varias causas judiciales aún no cerradas. Su pasado de empresario trucho que hizo dinero con el contrabando de piezas para le ensamblaje de autos, no parece muy meritorio. Por no hablar de su machismo activo. Es el típico heredero del tano emigranteque no supo mantener el patrimonio familiar.

Quizás, los que votaron a Macri, sean los más burros, egoístas y patéticos electores del último siglo en la Argentina. Son burros porque eligen al más feo, malo y cheto de los gobiernos posibles. Son egoístas porque votan para joder a los negros peronistas. Son patéticos al creer que el globo amarillo (símbolo del cambio) les traerá fajos de dólares baratos. Puede que cada voto macrista lleve una gota de rencor en contra de los que menos tienen. Así se explica que millones de argentinos se llenen la boca hablando de “cambio” cuando en realidad es un retorno a antiguos escenarios de cierre de industrias nacionales y alto índice de desempleo.

Habrá quien diga que estoy fuera de onda al criticar siendo hincha de la línea patriótica cristinista. Entiendo que en democracia haya alternancia en el poder y también que el electorado elija mejorar la calidad democrática de las instituciones. Lo que no me cabe en la cabeza es ir para atrás. Cualquier persona normal del mundo prefiere un choripán (chorizo criollo a la parrilla) en lugar de un globo amarillo. Ahora en la Argentina –tierra de excelentes carnes de vacuno-- se hacen adeptos a una nueva ideología fashion que pregona la alegría de tener un globo amarillo en la mano para unir en hermandad a todos los defensores de los que más roban y estafan. ¿Volver a los felices tiempos infantiles? ¿Enojo de pibes mimados?

Los historiadores recogerán en sus futuras publicaciones que cuando Néstor Kirchner asumió, la desocupación era de un 25% (ahora, 7%) y la pobreza de un 54% (ahora, 10%) y el PIB endeudado de un 160% (ahora, 30%) y que el país creció más en 12 años que en los últimos 50. Mi amigo Juan Carlos Romero López, fundador de Facepopular dice que “más allá de que los pobres van a estar en la miseria y que la clase media se va a empobrecer en meses; aquí no ha pasado nada”. El gran Mark Twain decía que “es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que fueron engañados” y ningún macrista reconocerá que no sabía lo que votaba. Afirmará que acertó al cumplir su deseado objetivo de “echar a la yegua Cristina”.

Aguardo que Macri no estropee totalmente los logros de esta etapa de crecimiento ya que le será más fácil el cosido de las heridas al próximo gobierno. No dudo que el “Frente para la Victoria” volverá al timón con más apoyo popular y con la urgente tarea de sacar las castañas del fuego de la desigualdad. Habrá que ir convenciendo a los vecinos de que los globos, sean del color que sean, son indigestos aunque los recomiende el creador de la dieta macricida. Es menester volver al tradicional “asado de tira” de los domingos para que las honradas familias, recuperen, el sentimiento de hermandad que les fue extraído con el chamuye en contra de los más desfavorecidos. Nuestra querida Argentina volverá a ser tierra de generosidad y el macricidio quedará olvidado como si de una oscura pesadilla se tratase.Adiós y gracias, doña Cristina.

MANUEL SUÁREZ SUÁREZ

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+

7 comentarios