red.diariocritico.com
Un 'hornero' llamado Tabaré

Un "hornero" llamado Tabaré

jueves 16 de octubre de 2014, 11:11h
                En la capital uruguaya dejaron su huella miles de gallegos desde los tiempos de la lucha independentista comenzada por el egregio patriota José Artigas. La historia de la República Oriental del Uruguay lleva sangre gallego en todos los tejidos de su cuerpo y quizás por eso es hoy una tierra de futuro. No se necesita profundizar mucho para encontrar familias de "horneros gayegos" en cualquiera de los barrios montevideanos. El hornero es un pájaro arquitecto que anida cada primavera en su nuevo hogar de barro. Los picos de la pareja avícola semejan ser las manos de los alfareros emigrantes que levantaban la casita para cobijar a los descendientes.
 
                No hay actividad en la que no reconozca el esfuerzo solidario de los valientes emigrantes que tuvieron que dejar ---con lágrimas en los ojos--- su verde paraíso atlántico. La gran mayoría de los gallegos afincaron en zona urbana pero no hay que olvidar a los que aposentaron en las zonas rurales. Los interesados en documentarse sobre los gallegos del rural pueden consultar el esclarecedor estudio del prof. Zubillaga Barrera, Identidad inmigratoria: los gallegos y la literatura gauchesca en el Uruguay de la modernización; donde subraya que "no es casual que cuando el gallego emigra al Plata y se asienta en un medio en el que perduran (aunque condicionadas por los cambios que se vienen operando en el marco de la modernización) las tradiciones de la rebeldía gaucha y sus expresiones literarias, encuentre similitudes con su sociedad de origen".
 
                El domingo 26 las urnas aguardan por los votos de unos ciudadanos que en unas elecciones generales decidirán si continúa activo el programa de inclusión social o vuelven al escenario los "chamuyadores blancolorados" que oscurecieron el sol de la bandera que se mecía altiva sobre la heroica Banda Oriental. Hay tres candidatos con posibilidades pero solamente uno de ellos, Tabaré Vázquez, posee un empuje anímico que lo ayudará a obtener el triunfo. La maquinaria electoral de la oposición anda enloquecida procurando cualquier hueco que pueda usarse para debilitar al candidato del actual partido en el gobierno, el Frente Amplio. Creo que se revientan contra un ser humano de una excepcional calidad sentimental. La fuerza de Tabaré está en su vacunado corazón de nieto de Galicia. No existe el virus que pueda afectar a quien fue protegido con las gotas del sudor que los abuelos dejaron en las orillas del Pantanoso.
               
                Nuestro nieto montevideano hereda una ética familiar que lo hace caminar sin vueltas. Su herencia no incluye un apellido contaminado por antiguas trayectorias coimeras. Su apellido es el mismo que llevan tres honrosos luchadores a favor de un Uruguay más culto y democrático: Santiago Vázquez [1787-1847], Francisco Vázquez Cores [1843-1914] y Alfredo Vásquez Acevedo [1844-1923]. El origen de Vásquez o Vázquez hay que buscarlo en el nombre de pila, Vasco. Un ejemplo lo tenemos en Vasco de Aponte, un noble gallego del siglo XVI, autor de una pionera obra sobre sobre genealogía. Aprovecho para comentar que cursé mis dos años de estudios pre-universitarios en el instituto que recuerda a Vásquez Acevedo [el muy famoso I.A.V.A.] como así lo hicieron el actual presidente Mujica y también Tabaré Vázquez.
 
                El "gayego" Fernando Lorenzo ---ex ministro de Economía con Mujica--- tiene raíces en Rianxo por lo cual coincide con Tabaré en el origen y por eso cree en la misma ética emigrante de que administrar bien es tener clarito que no se puede gastar lo que no se tiene. Hace unos días, Fernando, en un acto de su agrupación electoral comentó que "los cambios sociales realizados en estos nuevo años de gobierno están asentados". Espero confiado en que así sea y que la mayoría de la ciudadanía sea consciente de que el país mejoró porque el gobierno cumplió con la máxima aristotélica de que la  política "es la búsqueda del bien común para una sociedad en general". El sabio griego consideraba que la política tiene una única finalidad: "hacer felices a los ciudadanos de cada estado, nación o país". Los blancolorados compiten entre ellos para ver quien promete más, desconociendo la reflexión de Francisco de Quevedo sobre que "nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir".
 
                No exagero nada si digo que hay un hecho que es suficientemente significativo para que Tabaré gane las elecciones. Estoy pensando en que el actual gobierno llevó la energía eléctrica y la conexión a Internet a todas las escuelas del país. Fue en una escuela de "Paso de las Carretas" [Tacuarembó] donde la administración Mujica puso el cierre a una antigua historia de discriminación entre los servicios urbanos y  rurales. El gobierno frenteamplista cumplió porque como bien expresaba José Martí: "Hacer es la mejor manera de decir". ¡Así se construye! La luz alumbra en las aulas y al mismo tiempo en los corazones de los botijas que no son giles y comprueban que en Montevideo tienen un gobierno que no los olvida. El Frente Amplio está sementando esperanza. La innegable dignificación de los escolares rurales indica que la acción gubernamental camina por una correcta línea ética. Por la contra, a los recientes gobiernos "blancolorados" no les interesaba la vertebración del país. Sus ojos se focalizaban en las urnas observando que se iban vaciando de partidarios en relación directa con el aumento de la educación.
 
                El triunfo de Tabaré se fundamenta en un seno familiar de emigrantes que no cruzaron el mar para vivir del cuento. Los Vázquez Edreira viajaron llenos de tristeza pero enseguida sonrieron al ver que los recibían con cariño. El nieto de aquellos valientes viajeros de Santiago de Compostela y de Vilar de Astrés [Ourense] es una persona honesta que inspira confianza. Estoy deseando que llegue el mes de marzo para acercarme a Montevideo. Quiero celebrar con mis amigos de la "609" el éxito de un pueblo que avanza en la concreción de un programa de equidad que hará del Uruguay un alegre espacio de libertad. Aprovecharé para hablar con el presidente del Centro Ourensán ---también apellidado Vázquez--- para proponerle que tenga a bien el nombramiento de Tabaré como "Socio de Honra" del lugar donde los afiladores mantienen encendido el fuego de la identidad.
 
                El 11 de abril de 1956 muere en Montevideo el reconocido intérprete y compositor musical Joaquín Barreiro. Si recuerdo a Barreiro es porque además de paisano de Tabaré ---nació en Ourense en 1904--- fue un muy talentoso director de orquesta al que Carlos Gardel le grabó dos tangos: Farabute [1928] y Un año más [1930]. Las letras de los dos tangos son obra del canillita Antonio Casciani. La noche del 31 de diciembre el tema Un año más se cantaba en las despedidas y se escuchaba en las emisoras de radio. En la próxima noche de fin de año ---antes de la obligada docena de uvas--- escucharé la mágica voz de Gardel de Tacuarembó y haré un brindis especial dedicado al presidente electo Vázquez Rosas. Se que en la otra orilla del Atlántico estará escuchando un esforzado nieto de Galicia que se alegrará con el grito de un apasionado hincha de Peñarol: Forza Tabaré!
 
 
MANUEL SUÁREZ SUÁREZ
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.