red.diariocritico.com

Se trata de Hernán Pérez Orsi

La justicia rusa acusa por 'piratería' al otro argentino detenido en Murmansk

La justicia rusa acusa por "piratería" al otro argentino detenido en Murmansk

jueves 03 de octubre de 2013, 23:23h
Hernán Pérez Orsi, el otro activista argentino de Greenpeace detenido en Rusia tras la protesta contra la extracción de petróleo en el Mar Ártico, fue acusado formalmente por el tribunal de Murmansk, con el cargo de "piratería", informó Greenpeace Argentina.
 
Durante la continuación de la audiencia que se había iniciado ayer, la justicia rusa presentó hoy cargos de "piratería" contra Pérez Orsi y los otros 15 activistas que aún no habían pasado por el tribunal constituído en ese puerto del noroeste ruso.
 
Los 30 activistas de Greenpeace, acusados de piratería en Rusia
 
La Justicia rusa acusó de piratería a los 30 activistas de la organización, entre ellos a los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, quienes protestaron contra la explotación petrolera en el Artico. Podría significarles una pena de 15 años.
 
El Comité de Instrucción de Rusia confirmó que todos los tripulantes del buque arrestado en el mar de Bárents y remolcado hasta el puerto de Murmansk fueron acusados de piratería en virtud del artículo 227 del Código Penal, que castiga ese delito con 15 años de prisión, informó la agencia EFE.
 
 
Speziale, una joven de 21 años que milita como voluntaria en Greenpeace Argentina, había sido acusada formalmente ayer, en tanto que en la audiencia de hoy ocurrió lo mismo con Pérez Orsi, oriundo de la ciudad de Mar del Plata.
 
Greenpeace rechazó las acusaciones de piratería por considerarlas "erróneas, injustificadas e ilegales" y anunció que irá hasta el Tribunal Europeo para los Derechos Humanos en Estrasburgo.
 
El director de Greenpeace, Kumi Naidoo, criticó el procedimiento de la Justicia rusa y sostuvo que era "la amenaza más grave para las protestas pacíficas medioambientales" desde el hundimiento del barco "Rainbow Warrior" en Auckland en 1985 por parte de agentes secretos franceses. Entonces, un activista perdió la vida.
 
En tanto, la embajada argentina en Rusia envió a un funcionario a la ciudad de Murmansk para asistir a Speziale y a Pérez Orsi.
 
Una vocera de la representación diplomática dijo hoy a Télam que "el consejero Rafael Patrick Gnani estuvo hoy una hora con ella en el centro de detención 51-1 de la ciudad de Murmansk" y que vio a Camila "bien y de buen ánimo".
 
Gnani, que fue enviado por el embajador Juan Carlos Kreckler desde Moscú a Murmansk para que se ocupe de los casos de los dos argentinos, "le llevó ropa nueva y comida" a la joven y realiza gestiones ante el tribunal para que "ambos puedan comunicarse telefónicamente con sus familiares".
 
Con relación a la investigación, la vocera afirmó: "Sabemos que la policía hizo una minuciosa revisión del barco Arctic Sunrise de Greenpeace, y que no encontró absolutamente nada relacionado con explosivos, elementos ilegales o relacionado con lo que pueda identificarse con piratería".
 
En la continuación de la audiencia, hoy la Justicia rusa presentó cargos de "piratería" contra otros 16 tripulantes del rompehielos, entre ellos López Orsi, con lo que se llegó al total de 30 imputados.
 
En tanto en Moscú, el presidente del Consejo de Derechos Humanos (CDH) adjunto al Kremlin, Mijaíl Fedótov, afirmó que son infundadas las acusaciones de piratería.
 
"Los acusan de piratería. Considero que para ello no existe ni el más mínimo fundamento", afirmó Fedótov a la agencia Interfax, según reproduce EFE.
 
La acción de Greenpeace era una protesta pacífica en el mar de Pechora, indicó la organización ambientalista.
 
Los activistas habían intentado trepar a la plataforma petrolera "Priraslomnaya" de la compañía estatal rusa Gazprom en el mar de Pechora, donde según sus propias declaraciones querían colgar pancartas.
 
La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional instó a revocar las "absurdas y dañinas" acusaciones de piratería.
 
El presidente ruso, Vladimir Putin, había dicho que si bien los activistas violaron el derecho internacional, no son piratas. En tanto hoy ratificó que el Ártico es parte "inalienable" de la Federación Rusa, por lo que ese territorio no puede ser cedido bajo control internacional.
 
"El Ártico es una parte inalienable de Rusia que ha permanecido bajo nuestra soberanía a lo largo de varios siglos. Así será siempre", aseguró el líder ruso en una reunión con representantes del partido oficialista Rusia Unida.
 
Según Greenpeace, en todo el mundo ya protestaron contra la decisión de la justicia rusa más de 775.000 personas con escritos enviados a embajadas de ese país.
 
Los activistas acusan a Gazprom de "poner en peligro con sus perforaciones el ecosistema especialmente sensible del Ártico, pues cualquier filtración podría tener consecuencias catastróficas para la flora y la fauna de la virgen región"
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios