red.diariocritico.com

Opinión

Finlandia sin boina

Finlandia sin boina

Lo que mejor tienen las naciones sabias es que saben imitar a aquellas que son más sabias. El Informe PISA es de nuevo revelador: Finlandia se sitúa como el primer país europeo en la capacidad de sus alumnos, los primeros del mundo desarrollado en Ciencias, los segundos en Lectura y los segundos también en Matemáticas.
Esto me ha llevado a rebuscar bibliografía acerca del sistema finés, intentando evitar la diferenciación aldeana (el aldeanismo es un concepto muy bien desarrollado por Miguel de Unamuno), en suma, sin dejar que endogámicamente la boina no me deje ver el horizonte tal como le ocurre a gran parte de la clase política e intelectual española.

Se trata de un sistema público y gratuito desde que el niño nace hasta que, en el mejor de los casos, sale con el título de doctor bajo el brazo. Con independencia de que los colegios privados, en cualquier parte del mundo, ofrecen genuinamente una singularidad que a veces es buscada por los padres, el nivel de calidad del colegio público y gratuito es tan elevado en el país de Sibelius que pocos desean autoexcluirse de la enseñanza que desarrolla el Estado.

Los profesores son la garantía, la toma a tierra, el centro de un proceso educativo en el que los docentes, como me señala Eduardo Sotillos, tienen una consideración social altísima. Se transforma en objetivo estratégico su intensa y continua formación. Son la piedra angular de la estructura, sistema que, a la vez, es participativo.
En ese sentido el Estado considera una prioridad en todos los órdenes la educación, motivo por el cual no deja al libre albedrío -ni de las regiones, ni de los ayuntamientos, ni de los centros-, aquellas materias que considera fundamentales. Casi el ochenta por ciento del recorrido curricular es diseñado por Helsinki : la formación central es una cuestión de Estado; saber que Mika Waltari escribió Sinué el egipcio no depende de la región donde se haya nacido. Concretamente, además, la inversión educativa supera con creces la de la mayoría de los países desarrollados motivo por el cual sus avances tecnológicos y productivos son mucho más reales.

La familia está implicada en la estrategia del colegio : ambas instituciones reman en el mismo sentido. En definitiva, el triángulo Profesores-Estado-Familia convierten el proceso en imparable, donde el objetivo final es la formación intensa de los alumnos. Se trata de una estrategia inteligente donde todos los agentes están implicados.
Por otra parte se ofrece un diferenciado y singular seguimiento en clases de veinte alumnos que se reducen a menos de diez cuando se perciben problemas. Esta posibilidad es ofrecida aumentando los instrumentos a los profesores a través de un esfuerzo financiero impecable.

Los economistas tenemos mucha bibliografía sobre el asunto. Fabricant y Abramovitz, ambos profesores de Economía, percibieron hace muchas décadas que el crecimiento económico no se producía tan solo por la acumulación en la función de producción de más trabajadores o más capital, sino por una variable, mal llamada el Residual, que explicaba la mayor parte de la expansión económica. Robert Solow supo modelizar, a mediados del siglo XX, que ese Residual que explica gran parte del crecimiento se refiere a la mejora cualitativa del capital (tecnología) y del trabajo (formación). Centrados en la mejora de la formación y la educación de la población y los trabajadores como agente principal del crecimiento económico comenzaron a ganar adeptos investigadores como Denison y, posteriormente, Gary Stanley Becker, autor en 1966 de su magnífica obra Human Capital (mejor la obra que su pensamiento político), obteniendo el Premio Nobel en 1992, profesor al que tuve el honor de conocer cuando me lo presentó mi querido amigo el doctor Pedro Schwartz en un encuentro que varios economistas tuvimos con él hace aproximadamente un par de años.

En resumidas cuentas, este esfuerzo estratégico, cuantitativo y cualitativo de Finlandia, es sin duda el resultado de que sea el país más competitivo del mundo y el que más periódicos lee por habitante. Termino de escribir, enciendo la televisión, demasiadas boinas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios