red.diariocritico.com

Cena homenaje en lo de los hermanos Guerrieri

El Embajador Sandomingo no lo duda: “Estamos en un momento trascendental para la colectividad española en Argentina”
Ampliar

El Embajador Sandomingo no lo duda: “Estamos en un momento trascendental para la colectividad española en Argentina”

Confía en que si todos tiran para el mismo lado se saldrá adelante

viernes 04 de mayo de 2018, 17:08h

EL Embajador de España en Argentina Javier Sandomingo afirmó que “este momento para la colectividad española en Argentina es trascendental, no es un momento cualquiera”. El diplomático fue sincero –como es su costumbre- y no anduvo con vueltas para describir el presente de una colectividad que –como bien dijo- necesita de todos para salir adelante.

Durante la cena homenaje ofrecida al embajador por los hermanos Mario y Roberto Guerrieri, con la colaboración de Benito Blanco, partícipe fundamental para convocar a las más de 150 personalidades que se acercaron hasta la imponente Casa Castañón ubicada en el barrio de Flores, Sandomingo realizó un discurso en el que pareció querer despertar a cierto sector de la colectividad que no pareciera reaccionar ante los últimos acontecimientos registrados.

Asombrado –como muchos de los presentes- por las magníficas e imponentes instalaciones de la Casa Castañón, el Embajador asistió con su esposa Megan y una vez más agradeció las muestras de afecto recibidas desde que llegó hace más de un año a Buenos Aires a ejercer su función. Tras una gran recepción en uno de los salones de la fastuosa casa, para luego comer uno de los mejores asados de Buenos Aires, como aseguraron varios de los invitados, el Embajador no perdió el tiempo y dejó en claro su punto de vista sobre la colectividad. En primer término, y como buen diplomático, agradeció a los dueños de casa “por acogernos no solo a Megan y a mí, sino a toda esta caterva de españoles, que habeís convocado a vuestra casa” y ya ahí comenzó a bajar línea –quien quiere oír que oiga…”Es emocionante que lo hagaís , porque a veces creo que a veces la colectividad en Argentina se siente un poco sola, y está bueno saber que no lo estamos, existe una cantidad de amigos que reconocen lo mucho que la colectividad española ha hecho por este país”.

Con una gran habilidad para ir intercalando conceptos firmes con frases para distender el ambiente, Sandomingo mencionó al emblemático dirigente de la colectividad española Benito Blanco: “Que voy a decir de Don Benito: lo primero que voy a decir es que se siente, y que se esté quieto” generando una gran complicidad con los comensales, “Benito muchísimas gracias por haber concretado esto, que lo debe a los anfitriones pero también lo debe a ti que eres el anfitrión bis, llevas hablándome de este evento hace meses y ahora entiendo el entusiasmo con el que lo hacías”.

Volviendo a su opinión sobre la colectividad sostuvo que “ya sabemos lo que ha sido la colectividad española aquí, estaba asentada en un movimiento migratorio intenso, venía mucha gente, que por cierto se dejaba la piel, primero para salir adelante y buscar un futuro para sus familias, pero también para asegurar el futuro del país que los había recibido”, donde en la misma línea aseguró que “hoy ya la gente no viene en esa cantidad, los que viniste en su momento y que habeís trabajado con una enorme lealtad y con una enorme entrega, van perdiendo energía –no lo digo por ti Benito (que a los 86 años es un ejemplo de emprendedorismo)- y a veces a uno le da la sensación que no se reconoce todo lo que se debiera la aportación de la colectividad española, y a veces da la impresión que no se da a la colectividad española todo el apoyo, el respeto y el cariño que la colectividad merece por todo lo mucho que ha aportado a este país.

A pesar del sofocante calor porteño, no se movía ni un abanico en el salón principal, sorprendidos todos por un mensaje contundente y directo, no habitual de un embajador pero sí necesario para estos tiempos. “Todos sabemos que hay sociedades españolas que son emblemáticas y que están pasando por dificultades, y a veces uno querría que lo ayuden un poquito más de lo que se le ayuda, estoy pensando en alguna que no voy a mencionar pero todos sabeís cuales son. Quiero que sepan que nosotros, la gente que compartimos todos los días el trabajo en la embajada, somos conscientes de cuáles son los problemas y estamos dispuestos a hacer todo lo que podamos, quizás no para resolverlos –porque hay veces que no tienen solución- pero si para encontrarle una salida que tenga correspondencia con el respeto que merece lo mucho que los españoles han aportado a este país”, prosiguió el Embajador, refiriéndose especialmente a la situación del Centro Gallego y del Deportivo Español, dos instituciones con una rica historia que están –ambas- en serios peligros.

Por más que por lo bajo algunos consejeros de la embajada lamentaban lo tarde que les pidieron ayuda para encarar las negociaciones, Sandomingo se mostró optimista ya que consideró que “en el gobierno argentino y en los círculos de decisión hay mucha gente que es consciente de esto que digo por lo que creo que si trabajamos entre todos podremos conseguirlo”, y para no quedar demasiado “duro” con el concepto, destacó que no es que no trabajan para el mismo lado sino que pareciera que “a veces van en una dirección distinta” unos y otros.

Es por eso que insistió que “si trabajamos todos juntos, contamos con la complicidad de amigos como los que nos acogen, contamos también con la complicidad con la enorme cantidad de amigos que tenemos en los círculos de decisión en Argentina, las cosas nos van a ir bien, no se trata de defender nada raro ni intereses personales, sino una herencia histórica que merece ser defendida”.

En su saludo de despedida agradeció a los hermanos Guerrieri por las atenciones recibidas y a Benito Blanco y a su mejer Mariana Vicat –a los que consideró sus amigos- por haber hecho posible el encuentro. Recibiendo una gran ovación y los saludos de las más de 150 personas presentes, Sandomingo junto a su cuerpo diplomático presente disfrutaron del agasajo y por si había alguna duda de lo bien que lo había pasado auguró un nuevo encuentro aunque sea a la hora de su despedida.

Previo al discurso, Benito Blanco le expresó al Embajador que lo tenía “bien merecido” el homenaje, y destacó a Megan –esposa de Sandomingo- que “cuando más hablas más la quieres”. A su vez Blanco remarcó que para “los que tenemos la suerte de ser gallegos es un gran honor tener por primera vez un embajador gallego”, al que calificó de tener un “estilo de caballero destacado con un señorío especial” siendo “ejecutivo y un gran diplomático”.

Entre los presentes se encontraban el Cónsul General Rafael Tormo, los Consejeros de la Embajada David Carriero, David Izquierdo, Patricio Casares, el Agregado de Defensa Alejandro Monedero, el Consejero de Empleo y Seguridad Social José Luis Mira Lema, el Presidente de la Cámara Española de Comercio Guillermo Ambrogi, el Presidente de la Federación de Sociedades Españolas José María Vila Alén, el Presidente de la Federación de Sociedades Castellano Leonesas Pedro Bello, la Presidenta del CRE María Teresa Michelón Martínez, y el secretario General de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), Dante Camaño.

Julia Hernando -presidenta del Centro Burgalés-, Daniel Castro Vázquez asesor del Banco Provincia y representante del Deportivo Español, , el ex diputado Emilio Raposo, Camilo Suárez Presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés y Juan Manuel Gomila de la Asociación Mallorca de San Pedro también se dieron cita entre las tantas personalidades que compartieron el agasajo al Embajador.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.