red.diariocritico.com

Hillary Clinton y Barack Obama han comenzado la reconciliación a marchas forzadas

Barack Obama y Hillary Clinton, tras meses de agrio enfrentamiento, han comenzado una etapa de dulce reconciliación en la que, a los reconocimientos mutuos, se une la decisión del virtual candidato demócrata de ayudar a pagar la deuda electoral de la senadora.

En un gesto de acercamiento, Obama ha tendido la mano a su antigua rival y ha pedido a sus partidarios que la ayuden a financiar la deuda de 22,5 millones de dólares contraída durante las primarias.

Hillary se ha dirigido a sus partidarios para decirles que todavía necesita su ayuda y en un video en Internet dice que saldar la deuda contribuirá a elegir un nuevo presidente demócrata.

"Al contribuir para saldar nuestra deuda de campaña, estarán ayudando no solo a que ayude a elegir un presidente demócrata y aumentar nuestra mayoría en el Congreso. También harán que sea posible que trabaje con la mayor intensidad de la que soy capaz en la resolución de los problemas que nos preocupan", dijo en el video.

Obama y Clinton se reunieron esta semana para tratar este asunto antes de la esperada aparición de ambos en un acto público, que tendrá lugar hoy en la localidad de Unity, en Nuevo Hampshire.

Los asesores de Obama eligieron esta localidad, porque, aunque Clinton ganó las primarias de ese estado, el resultado de la votación en Unity fue de 107 votos para el senador y 107 para la ex primera dama, por lo que han elegido este lugar para mostrar la coincidencia de principios de ambos.

Este acto servirá para demostrar que la paz está sellada y que el apoyo de Clinton a Obama es férreo, según sus asesores.

Obama busca ahora cómo atraer a la nada desdeñable cifra de 18 millones de votantes que apoyó a Hillary, entre ellos a la importante minoría latina y a miles de mujeres que dieron su apoyo incondicional a la senadora de Nueva York y que ahora amenazan con votar por el Partido Republicano como protesta o con no acudir a las urnas.

"Vamos a trabajar muy duro para hacer que el senador Obama salga elegido", dijo ayer Hillary a su vuelta al Senado.

Lo que no está tan claro es el papel que tendrá Hillary tras las elecciones, ya que ella insiste en que "no busca nada" y a partir de ahora solo quiere ser una buena senadora.

¿Será algo más? Esa es, de momento, la pregunta que está en boca de todos y que, según Clinton, solo puede responder Obama.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios