red.diariocritico.com

Sin pudor alguno lo dijo su director general

La Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), policía política del régimen, espía a los venezolanos

La Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), policía política del régimen, espía a los venezolanos

Rangel Silva ha descalificado a quienes dicen que es una Ley que va a crear “sapos” ya que, según él, ya actualmente la DISIP cuenta con una amplia red de colaboradores que les informan, entre otras cosas, de todo lo que hacen los candidatos, tanto chavistas como de oposición.

El director de la DISIP, dijo que cuando los fines de semana van a los barrios, él recibe reportes de por dónde pasaron, cuánta gente le acompañaba, qué les decían, etcétera.

Al respecto ha informado que ya actualmente la DISIP tiene un manual interno “que no es cubano, sino venezolano”. Ha destacado un capítulo del mismo dedicado a los medios de comunicación.

Según el militar, la nueva ley de Inteligencia se concibe para la seguridad de todo el Estado

El general Rangel Silva aclaró que la nueva Ley del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia concibe ambos factores desde el punto de vista de seguridad de Estado, entendiéndose el Estado como el territorio, la población y el Gobierno, no un Estado como una particularidad.

De acuerdo con el general Rangel Silva, en Venezuela no hay cultura de inteligencia para lo que es la preservación del Estado.

“La inteligencia y contrainteligencia son un arma fundamental para la defensa y desarrollo integral de la nación. De hecho, esta ley está dirigida básicamente al ámbito de la seguridad de Estado”, insistió.

Rangel Silva señaló que no es de extrañar que esta ley sea tan atacada por algunos sectores: “No es algo nuevo, ya que en el año 2000, cuando Eliécer Otaiza fue director de la DISIP y presentó ante la Asamblea Nacional un proyecto de ley de inteligencia fue producto de ataques”.

Asimismo, refirió que cuando en alguna oportunidad se habló de un nuevo sistema de inteligencia, esto causó reacciones en los grupos opositores.

“De manera que todo esto viene dado por el grado de desconocimiento de lo que es la inteligencia y contrainteligencia para un Estado. Algunos sectores tienen una concepción de la inteligencia oscura, como la que ellos mismos aplicaron durante la IV República, que la practicaron en su máxima expresión en los hechos de abril de 2002”, indicó.

En todo caso, precisó que la concepción de esta ley comienza muchos años atrás, cuando había propuestas planteadas “y desde hace dos años y cinco meses comenzamos un grupo, conformado por representantes de diferentes ámbitos, a trabajar sobre esto para originar un proyecto de ley que diera cumplimiento a los principios de un sistema nacional de inteligencia y contrainteligencia”.

El director de la Disip explicó que la referida ley contempla la integración y profesionalización de los organismos en el ámbito de la inteligencia, incluso, añadió que el instrumento legal señala que su objetivo es desarrollar la organización, el funcionamiento y las competencias del sistema nacional de inteligencia y contrainteligencia con fundamento en las normas, principios y valores contemplados en la Constitución de la República.

Igualmente, resaltó que está prevista la figura de los agentes y colaboradores, y demás funcionarios para manejar la inteligencia, que serán debidamente preparados con suficientes herramientas para poder descubrir muchas cosas y no constituirán personas que ejercerán acciones represivas.

Rangel Silva aprovechó la ocasión para también aclarar que esta ley no tiene nada que ver con la legislación de Cuba, porque fue concebida según los valores y principios de la Constitución.

Sin embargo, comentó que efectivamente se consultaron algunas leyes de muchos países, no sólo de Cuba, tales como Estados Unidos, Gran Bretaña, entre otros, “pero nuestra ley se pierde de vista”.

Enfatizó en que esta legislación permitirá algo muy importante como es la eficiencia del Gobierno, ya que no sólo apunta a factores externos que pudieran ser una amenaza para la nación o una específica clase política, “sino que hay factores internos que muchas veces resultan ser una amenaza mayor que una oposición política”.

“Para nosotros, desde el punto de vista de la seguridad, las amenazas van más allá de actores o de partidos políticos”, afirmó. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.