red.diariocritico.com

Se había reunido poco antes con Zapatero en Moncloa

Simancas dimite como secretario general del PSOE madrileño y se consuma así la crisis por la derrota del PSOE madrileño

Simancas dimite como secretario general del PSOE madrileño y se consuma así la crisis por la derrota del PSOE madrileño

· Tanto él como Miguel Sebastián, los grandes derrotados del 27-M, dejan sus puestos
· Ahora se constituye una comisión gestora para elegir a los portavoces del partido

Se veía venir: este lunes, el secretario general del PSOE madrileño, Rafael Simancas, se reunía a primera hora en Moncloa con el presidente Zapatero. Era una reunión que nadie esperaba y que tenía como segunda fase un encuentro de Simancas con los suyos en la Ejecutiva del PSM. Allí fue donde les comunicó que presentaba su dimisión, algo que hubiera querido adelantar en el tiempo.

   El hasta ahora secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Rafael Simancas, justificó este lunes su dimisión de dicho cargo argumentando que, tras la "severa" derrota electoral sufrida por su partido el pasado 27 de mayo, su organización necesita acometer "cambios profundos" que son "inaplazables".

   "El Partido Socialista de Madrid (PSM) no puede esperar, no debe esperar, y la sociedad madrileña tampoco. Necesita ya un PSM renovado y en plena forma", aseguró Simancas en una rueda de prensa en la sede del PSM, donde insistió en que la decisión de renunciar es "absolutamente personal" y que así se lo ha comunicado al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quien la ha "respetado".

   Simancas reconoció que la misma noche del 27 de mayo, tras conocerse su derrota, su "primera idea" fue dimitir, pero al final lo aplazó "tras escuchar a muchos compañeros y en un ejercicio de responsabilidad", para "pilotar los cambios desde la estabilidad y sin precipitaciones". Sin embargo, aseguró que en "las últimas horas" llegó a "una conclusión diferente", que es la que le ha llevado a presentar su dimisión como secretario general.

   El hasta ahora líder de los socialistas madrileños opinó que la derrota electoral del 27-M requiere "cambios profundos en la estructura, el proyecto, el discurso y los equipos" del PSM para "ganar la confianza de los ciudadanos y obtener su respaldo".


Lo que se cocía más allá de los medios

  Reuniones de unos y de otros: este fin de semana el Partido Socialista de Madrid (PSM) ha sido un hervidero. Ya les contamos cómo el viernes todos los vericuetos de la reunión de los ‘guerristas’, nucleados en torno al diputado Pepe Acosta, pero también se han movido, y mucho, los componentes de la corriente interna Izquierda Socialista.

  Lo curioso es que nadie quería que Rafael Simancas dimitiera, aunque por distintas razones. Para Izquierda Socialista –que en el fondo piensan lo mismo que los ‘acostistas’-, si Simancas dimitía eso significaba que el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, metía mano a fondo en el PSM: no había más remedio que acudir o bien a un Congreso extraordinario, cosa que nadie quiere, o a que se nombre una Gestora, cosa que tampoco quiere nadie porque sería nombrada por la Ejecutiva Federal de Ferraz. Es decir, por José Blanco.

 ¿Qué posibilidades se barajaban entonces? Pues que siguiera Simancas en el cargo, pero que el portavoz socialista en la Asamblea de Madrid fuera de forma provisional alguien como Pedro Sabando -eso quería Izquierda Socialista- y, paralelamente, que se nombrara un Comité de Campaña con amplios poderes.

 Con la decisión de Simancas de dimitir, toda vez que parece que así se lo ha pedido Zapatero, los peores temores de guerristas y de Izquierda Socialista podrían confirmarse: todo queda en manos de la Ejecutiva Federal, especialmente de Blanco.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios