red.diariocritico.com

ELECCIONS 28-N Mitin de cierre de campaña de CiU

Mas siente la emoción de un cambio con voluntad de integrar a todos los catalanes

La conocida como la travesía del desierto y la ilusión de transformar Cataluña, los ejes de los discursos

La tensión acumulada tras los siete años de esa calificada como travesía del desierto de Convergència i Unió (CiU) en la oposición en el Parlament -sobre todo, a partir de haber conseguido muchos más escaños en dos elecciones y no haber podido gobernar- ha aflorado en el mitin de cierre de campaña de la formación nacionalista. Aunque se ha dejado ver en forma de emoción muy humana cuando el candidato por la federación a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, ha querido agradecer especialmente a su esposa Helena Rakosnik -presente la noche de este viernes en las primeras filas del Palau Sant Jordi- su apoyo en los tiempos difíciles. Ahora, cuando parece que el fin del negro periplo ha llegado, el candidato ha expresado su voluntad de gobernar buscando la unidad de todos los catalanes y evitar, sobre todo, cualquier atisbo de afán de revancha. Mas se ha dirigido especialmente a todos aquellos votantes primerizos este domingo y les ha asegurado que su apoyo será tenido especialmente en cuenta porque "CiU no es una formación que busca la división. La voluntad nuestra es unir en torno a unos anhelos y proyectos de país". En el mitin de cierre de campaña, Artur Mas ha estado acompañado por la número dos de su candidatura, Joana Ortega; el presidente del grupo parlamentario de la federación en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida; el jefe de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias; y el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol. Además rambién han intervenido los cabezas de lista por Girona, Santi Vila; Tarragona, Josep Poblet i Lleida, Albert Batalla. Alcaldes, por cierto de Figueres, Vilas-seca i La Seu d'Urgell, respectivamente.

Convergència i Unió ha ganado. En el Palau Sant Jordi ha vencido este viernes en número de público a los socialistas, que ocuparon el recinto el jueves. Unos tres mil asistentes más acercarían a los 18.000 la cifra que ha registrado la convocatoria de la federación. También en presencia de banderas catalanas en las gradas pues, si había alguna de partido en las gradas era imperceptible. Las muestras de entusiasmo serían parejas si bien se nota que los nacionalistas no tienen en su registro tantas consignas previas como sus directos rivales. El grito más extendido ha sido el de 'Mas president' que, por cierto, era perceptible desde el exterior del Palau Sant Jordi. Otro detalle, ha sido la puntualidad, quizás por el hecho de que ya se daba por concentrado a todo el público, los parlamentos se deben haber demorado cinco minutos a lo sumo. La actuación musical, hoy, a cargo de Pep Sala, que ha interpretado éxitos del que fue su grupo, Sau, como el emblemático Boig per tu.

Joana Ortega y los unos y los otros

Joana Ortega ha sido la primera en subir al atril ya hacer llegar sus palabras -traducidas, también, al lenguaje por signos, deferencia habitual en la formación- al público. Y su primera referencia, aunque implícita, tiene relación con la primera victoria que señalábamos frente a quienes ayer clausuraron su campaña: "hoy está lleno a rebosar este Palau Sant Jordi. Llano de calidez, de ilusión y de ganas de cambio". Más explícita: "hay dos maneras de llenarlo, como lo hacen los socialistas -primeros silbidos, reprimidos por la candidata, como sucederá durante toda la velada en ocasiones parejas: hay que seguir la línea de positivismo y no agresión marcada en la campaña-. No, no, no..." para añadir "y otra, con Mas, Duran, Trias y Pujol". Evidentemente, se refería al refuerzo que ayer necesito el PSC por parte del PSOE. "Ayer -por el jueves- estaba lleno de resentimiento este Palau Sant Jordi; hoy lo está de ilusión; ayer, de miedo; hoy de esperanza", ha añadido, para rematar con "ayer, se sumisión al PSOE; hoy de ambición nacional".

Trias, a por la otra pieza

Paralelismos podríamos encontrar en el perfil de parlamento de Xavier Trias con el de Hereu de ayer -como también en los respectivos apoyos. Y es que el candidato convergente a ser alcalde dentro de seis meses ha hecho referencia a la cuestión. Antes, ha indicado que en la federación estaban "muy orgullosos de haber hecho una campaña que no ha caído en la provocación". Asimismo ha evidenciado la comprobación llevada a cabo desde sus filas de que "cada día se percibe más un gran deseo de cambio" y ello se debe a que "el país está vivo i mantiene la esperanza en construir una Cataluña mejor" y es que hay que recordar que "esto es lo que significaba el partido de Pujol". Trias ha sido el primero en proporcionar una tanda de agradecimientos candidatos y colaboradores y ha tenido también un recuerdo para el director de campaña de la formación, David Madí, "y en especial al president Pujol i a Josep Antoni Duran Lleida. Pero sobre todo gracias a la persona que ha sido capaz de liderar este proyecto... Gracias, gracias, Artur Mas".

Ha proseguido el alcaldable convergente recordando que "estos siete años -en la oposición- nos han reforzado y nos han ayudado a mejorar nuestro proyecto. Ahora tiene más sentido que nunca porque nos hemos crecido ante las adversidades". Volviendo a Artur Mas ha recordado que "siempre tiene la palabra de ánimo y siempre está a tu lado porque estos años no han sido fáciles". Pero ha mirado, ahora, al futuro y ha vaticinado por convencimiento que "este domingo Cataluña ganará un gran líder pero, además, estoy convencido de que el país tendrá un presidente que es una gran persona". Y, llegados a este punto, han aparecido las legítimas aspiraciones personales porque "continuaremos trabajando para ganar la alcaldía de Barcelona dentro de seis meses". Como Hereu en la clausura socialista vinculaba a Montilla a la municipalidad, Trias ha hecho lo propio para agradecer que Mas "crea en el mundo municipal". Y, con ello, ha cedido el turno a los tres candidatos que son a la vez alcaldes.

Las dos noticias de Pujol

Con la ya conocida idolatría sin necesidad de llegar a un desbocamiento casi esperpéntico que despierta entre sus huestes, ha aparecido el ex presidente convergente. Entre el clamor de "Jordi, Jordi" -que también sabía transmitir la encargada del lenguajes gestual-, Jordi Pujol ha dado una "buena noticia" pero ha dicho que su discurso no sería exaltado, así que no era necesario aplaudir. Y ha dicho que la daba "como elemento de motivación" porque "tenemos país -ha dicho. Y ésta es la noticia. No que gobernaremos". Y se ha explayado con que "hace tiempo que Cataluña no va bien. Y yo mismo me he interrogado sobre las razones: dónde sumamos, donde restamos..." y, tras hacer un balance que la a llevado a una reflexión sobre el capital humano y espiritual, Pujol ha caído en la cuenta de que "hay país". Con todo ello, y a pesar de una crisis "económica y de valores", se puede tirar adelante ha afirmado. Reconociendo que no todas las soluciones están en la mano de Cataluña, también hay circunstancias que dependen de ella. Y, en este caso "digo que sí, con absoluta convicción", aún más "no sólo superaremos los obstáculos para salvar al país de la mediocridad sino también para llegar a la excelencia y ser respetados en el mundo". Ahora, el ex presidente catalán ha recordado una historia de Cataluña en la que ha sido menester luchar contra países más fuertes y también contra la circunstancia de no tener recursos. Pero se ha trasladado a la actualidad y entre los obstáculos ha incluido un Tribunal Constitucional que quiere disolver a una Cataluña que "existe desde antes de la Constitución y de lo que pueda dictaminar un Tribunal Constitucional de dudosa legalidad" ha espetado el 'president' Pujol. Así, pues, "algo debe tener Cataluña que nos ha permitido superar momentos difíciles". "Tenemos -ha continuado- raíces profundas pero estamos abiertos al mundo y a nuestro devenir. Tenemos defectos, pero sumamos más que restamos".

"¿Por qué hemos reculado, de un tiempo ha esta parte -se ha preguntado retóricamente, ya metido en la crítica al actual Gobierno catalán-? Porque la sociedad y la gente son necesarios pero también un buen Gobierno. Y si éste no existe, se nota". Desde luego, esta es una crítica compartida, ha querido reseñar Jordi Pujol, pues "también lo dicen ellos", ha clarificado, refiriéndose a los miembros del actual tripartito catalán. Y ha echado la culpa, entre otras razones a "proyectos sectarios" con los que "no se va bien". Como tampoco sin liderazgos, ha continuado con sus críticas al Ejecutivo todavía al frente de Cataluña, por lo que "necesitamos un Gobierno fuerte". "Éstas -ha proseguido -son elecciones de voto útil; elecciones de CiU que quiere gobernar bien porque es la única fuerza que puede decir 'sí' a la nación catalana con un liderazgo fuerte: el de Artur Mas".

Y entre los aplausos, ha llegado aquel momento tan apreciado en sus seguidores en que Pujol aparca brevemente la seriedad para bromear: el objeto, su esposa, Marta Ferrusola, "que me da instrucciones por el pinganillo y me desorienta". Pero, de vuelta al discurso serio, ha razonado que el liderazgo de Artur Mas "ha sido forjado en la adversidad y las decepciones, que es como se forjan, acompañadas, además, de la seriedad y una mezcla de realismo y ambición. Por todo ello, "el domingo necesitamos una segunda buena noticia y es que habrá un Gobierno responsable que cuidarán nuestras finanzas y nuestra identidad. Visca Cataluña", ha concluido Pujol, antes de presentar a un "personaje" que "¡vaya si es mitinero!".

Duran, a diestra y siniestra

Y ha demostrado sus dotes en la lid, sí, Josep Antoni Duran Lleida. El portavoz de CiU en el Congreso. Evocando la congregación de los rivales directos de CiU, ha dicho que "tenemos más socialistas que nunca ahora" para entrar en el cuerpo a cuerpo con Montilla por haber traído como "avalador" al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Siempre había creído que los insolventes no avalaban nada, pero el actual presidente de la Generalitat lo ha sido por un insolvente". Pero ha añadido que "faltan pocas horas para que Mas sea presidente y para que una mujer -en referencia a Núria de Gispert, propuesta por el candidato- presida el Parlament por primera vez en la historia". Siguiendo los pasos anteriores de agradecimientos generalizados, el de Alcampell también ha reconocido las excelencias de la campaña de la federación -"de largo, la mejor"- pero falta un último esfuerzo "'pasar el rastrillo', como dice el president Pujol", ha señalado, para convencer a posibles votantes. "No será fácil dado que los adversarios no sólo no han jugado limpio sino que su juego ha sido sucio", ha denunciado Duran acusando "de Montilla a Chacón" -que se ha ganado su ración de protestas, acalladas una vez más por el parlamentario con un "respetad, que ya criticaré yo"-. A la ministra "de la Guerra, como yo la denomino" le ha recordado el artículo que, en su día, firmó en el diario El País junto a Felipe González en el que escribía que no pasaba nada con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el recorte del Estatut. "Pues con la lengua, ya vemos lo que ha sucedido. No sé qué es para Carme Chacón la lengua; para nosotros es el nervio nacional". Más solemne, ha añadido que "no estamos dispuestos a que la humanidad pierda nuestro patrimonio con el catalán". Frase que le ha servido para repartir a diestro, porque todo ello no sucederá, a parecer de Duran Lleida "por muchos recursos que interponga el PP", a quien también se ha silbado potentemente por una cita a su candidata, Alícia Sánchez Camacho.

De nuevo con Zapatero, ahora el venablo que le ha mandado ha sido para recordarle que CiU ha ejercido su responsabilidad con sentido de Estado. Refiriéndose a la última presencia de éste en Barcelona, también Duran se ha apuntado a dar buenas noticias. "Que ayer (por el jueves) no prometió nada, sería la buena; la mala es que el resto de su discurso fueron mentoras", como por ejemplo, ha clarificado "afirmar que con CiU se corre el riesgo de desballestar el Estado del Bienestar. ¿Qué derecho tienen a decir esto?" y ha sentenciado el capítulo asegurando que "estamos hartos de ser responsables ante tanta gente irresponsable" y quejándose de por qué no van a buscar a "IU o ERC". Ha sido entonces cuando ha reprochado la falta de austeridad de un Ejecutivo que ha llevado al paro a cuatro millones de españoles, entre los cuales 600.000 catalanes, cuando la primer obligación es que haya trabajo. "¿Cómo se atreve a dar lecciones gente que congela pensiones o la Ley de Dependencia?. Esta ha sido la gran estafa socialista de la política social de estos cuatro años".

Y vuelta a Cataluña porque "en esta campaña, por primera vez en mucho tiempo, se ha practicado el lerrouxismo con respecto a CiU, cuando hemos sido los únicos que hemos defendido a Cataluña como un solo pueblo". Eso no ha quitado para que el presidente de la formación en el Congreso no haya reclamado que otros sepan equiparar deberes y derechos y sepan apostar por una verdadera integración ya que "no estamos dispuestos a sacrificar la fiesta de la Navidad; forma parte de nuestras costumbres". Y es que, desde algunos ámbitos se ha tendido a esconder algunas denominaciones para evitar ofensas a los recién llegados.

"El tripartito empezó con una corona de espinas -aquella con que Maragall y Carod jugaban en Jerusalén- y ha acabado siendo la cruz del país", ha rematado con una breve crítica a los desmanes forzados por los "comunistas teñidos de verde" de ICV en el ámbito agrario catalán mediante. O en ámbitos en los que han gobernado, como Interior, forzando a los Mossos d'Esquadra a aceptar un código ético "cuando lo que había que hacer era estar al lado de la policía".

Muestras del programa de los nacionalistas ha dado Duran pues ha hablado de ayudar a los empresarios, potenciar el esfuerzo y, lo que ha sido uno de los ejes de campaña, un financiamiento mejor aunque "ya sabemos quién se ha aliado antes de hora para negar el pacto fiscal: PSOE y PP".

Ahora sí, ha pedido un último esfuerzo de cara al domingo para "celebrar que tenemos un presidente con nombre y apellidos: Artur Mas". Entre confidencial y evocativo, se ha sincerado recordando que el hoy candidato y él mismo compitieron y rivalizaron por serlo en 1999. Entonces no se conocían mucho y tampoco acababan de simpatizar. Un poco, debido a mi carácter algo arisco", ha reconocido Duran. "Pero él fue el elegido y hoy no debe nada a nadie. Yo... Yo!, que quería ser presidente, hoy me siento orgulloso". Antes de dejarle el atril, se ha dirigido a su antiguo oponente. "Serás muy feliz pero yo mismo también estaré muy contento porque sé que dejo el país en muy buenas manos; en las mejores manos. Mas, te lo mereces. Adelante, tú tienes la palabra".

El viaje a Ítaca de Mas

Y la ha tomado -al grito de 'Mas president'- el candidato, que podía ver, extendida en la grada, una pancarta de estética blanconegruzca con su rostro, como las que se estilan en los estadios de futbol para homenajear a jugadores determinados. Los agradecimientos a todos quiénes han intervenido en la campaña -"positiva, alejada de provocaciones e insultos, que ha cumplido con su promesa de ser limpia y constructiva, con sentido de país y que se dirige al conjunto de la nación- han pasado a un resumen del calvario vivido en la oposición. Por ello, el capítulo de gratitudes se ha extendido a quienes, en estos siete años de esfuerzo conjunto l han mostrado su "calidez". "He notado el calor de la gente de CiU y de nuestro país. 'Tú, que recibiste todos los golpes, eres hoy motivo de orgullo', me dicen". Se ha extendido a los tres alcaldes candidatos hoy presentes y a Xavier Trias -"hagamos un esfuerzo también el 22 de mayo para que en Barcelona haya un alcalde de CiU que sumará la fuerza de todo el país", ha aprovechado para hacerle, también, campaña-. Y, cómo no a Jordi Pujol. "Y se lo digo al president Pujol en el momento en que finaliza la larga travesía. Te doy las gracias por tu liderazgo", recordando que siempre que le entrevistan responde "de corazón y con orgullo" que "me gustaría que la gente me recordara, como mínimo, la mitad de lo que se recuerda al president Jordi Pujol". También a Duran ha reconocido, a la vez que ha dado su versión de cómo fueron aquellos tiempos de rivalidades "que no de enemistades". "Ahora trabajaremos para el futuro", le ha dicho a quien es un "orgullo que sea el político más valorado y esté en nuestras filas".

Ha evocado a continuación cuando en el monasterio de Sant Benet -donde el mismo viernes por la mañana había mitineado- fue designado por primera vez como candidato y ha ligado esta cuestión con la propia historia del recinto religioso, que lo construyó la gente del territorio. "Ahora, tomando aquel ejemplo, podemos ver el gran activo que supone la gente, que también puede construir el conjunto de Cataluña". "Lo hemos pasado mal", ha proseguido, enumerando los menosprecios sufridos en Cataluña alrededor de la lengua o de la sentencia del Tribunal Constitucional, "pero no han podido quitarnos aquella fuerza íntima que ha hecho avanzar Cataluña: la de creer en nosotros mismos, como pueblo y como nación". "Un espíritu, ha dicho -tras un breve paréntesis para recuperar una gratitud, olvidada, a la grada joven de la formación- que es el que ha salvado el proyecto de CiU". Y ha empezado aquí una glosa en sentido homérico de la travesía de la federación nacionalista, una vez sin el timón de Pujol "no había puerto donde atracar". Se ha referido ahora a todos aquellos que querían que la nave se hundiera pero "lo que no sabían es que en mar abierto por anhelos y esperanzas tienes toda la profundidad del horizonte. Y fue allí donde recuperamos nuestras fuerzas y pusimos rumbo a Ítaca: ahora estamos a punto de llegar a puerto". Aún así, con un punto de cautela, Mas ha advertido que "no sabemos qué nos encontraremos el domingo, pero sólo el viaje ha valido la pena". Eso sí, "al llegar a Ítaca no venimos a pedir, venimos a ofrecer", ha aclarado, como también que "tenemos sed, pero no de venganza sino de espíritu positivo y de superar retos y de levantar Cataluña", así que "nadie debe asustarse".

Llegaba pues la hora de explicar el espíritu de su programa. Una inspiración marcada, sin duda, por la solidaridad, a tenor de sus exposiciones. Pues ha explicado que ya dijo hace diez meses que nunca había sentido tanto el peso de la responsabilidad propia. "Conocemos las dificultades del país, con familias angustiadas por el paro; con hijos que fracasan en la escuela. Hemos visto pobreza o mucha gente en el linde. Todos requieren que otros les ayuden". Por otro lado, ha añadido que también les consta una "capacidad de iniciativa y de hacer cosas por parte de la gente del país. Y gente dedicada a los desvalidos", por ejemplo "gente joven que no es indolente -toque suave a sus rivales, a raíz de haber dado relieve a los llamados 'ni-ni'- sino que está dispuesta a hacer cosas". En resumen, "se ve la angustia, pero también el impulso de avanzar, en el país", así, según Artur Mas "el camino está en generar ilusión y energía porque todo aquél que tiene algo para dar lo pone al servicio de quien lo necesita. Esto es un deber patriótico, pero también moral".

Pero para conseguir todo ello ha explicado que "se necesita un Gobierno fuerte y éste es el de CiU. Es necesario concentrar el voto en la formación porque es la única opción posible de cara al cambio". Cambio, pues, de registro, ya que la apelación parecía más dirigida en esta ocasión a quienes, en esta ocasión, podían abandonar el barco de CiU para acercarse a formaciones independentistas de nuevo cuño. "No es el momento de felicitarse sino el de ir a votar, porque si no lo hacemos todo esto sólo quedará en buenos augurios". Ha matizado, no obstante Mas que, tal como ya había dicho con anterioridad, "sólo pedimos una gran mayoría, no la mayoría absoluta".

Y a la hora de las solicitudes, se ha dirigido especialmente a quienes este domingo le votarán por primera vez y respecto a quienes "somos depositarios de sus votos y debemos serlo dignamente", así que sus votos tendrán como finalidad "servir a Cataluña". Además, también ha advertido que cuanto más amplia sea la mayoría conseguida, con más humildad se administrará. "Y os pido que si no respeto este espíritu me peguéis una bronca y me deis un tirón de orejas". Esta filosofía, este talante "son importantes para ponerlos al servicio de una Cataluña que debe recuperar sus instituciones maltratadas".

Los momentos más épicos -que los ha habido- han llegado en las postrimerías del discurso de Mas. Por ejemplo, cuando ha advertido: "Os aseguro que en los próximos años el pueblo de Cataluña volverá a sentirse orgulloso de su catalanidad", una característica que "pondremos a favor del sentido de Estado, tal como nos piden otros y como hemos hecho siempre". Aunque, "si importante es el sentido de Estado más lo es el senjtido de país. El Estado es artificial, el país es emociones y sentimientos". Concretamente, "no iremos a Madrid a ayudar mansamente. Lo haremos pero iremos a defender a nuestro país, que es Cataluña".

La emoción le ha empezado a embargar a Mas, sobre todo, observando el calor del Palau Sant Jordi. "He notado el calor, la voluntad de cambiar... No sé qué decir". Vuelve: "he visto ilusión, en vuestras caras, en vuestros ojos". Y ha añadido: "La victoria no será de Artur Mas. Será la victoria de un ejército, de una piña, de gente que durante años ha 'currado' ('pencat', en original catalán) por un proyecto. Sentidlo vuestro porque también habréis contribuido en primera persona". Ahora, sin dejar el tema pero en clave definitoria ha añadido que "nuestra victoria es para unir. Otros han querido dividir, pero CiU no es una fuerza divisoria sino que quiere unir en torno a unos anhelos y proyectos del país".

Quedaban dos últimos apuntes. Uno muy importante para Mas. Momento en el cuál el político ha desaparecido y ha quedado el ser humano, solo, con sus emociones. Y es que le ha podido el sentimiento al dar las gracias "de forma muy especial" a Helena Rakosnik, su esposa porque "en la adversidad se necesita la proximidad del núcleo más próximo". La materialización de esta gratitud ha sido el recuerdo de la dedicatoria que le escribió en el libro biográfico La máscara del rei Artur, escrito por la periodista Pilar Rahola, que Artur Mas ha recitado. El otro, su compromiso de acompañar siempre a los catalanes "en las horas oscuras por el camino de la justicia y la libertad. Visca Catalunya", ha concluido.

Como colofón al acto, ha sonado el himno nacional de Cataluña, Els segadors, que habrá sido la primera vez que se ha escuchado en el Palau Sant Jordi esta semana. Pues no consta que en el concierto de la cantante colombiana Shakira, el miércoles, tuviera acto de presencia a pesar de la ascendencia catalana de la intérprete.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios