red.diariocritico.com

¿Se dará esta vez?

El voto no se ruega: se ejerce
Ampliar

El voto no se ruega: se ejerce

Un tema que compete a todos

miércoles 03 de marzo de 2021, 19:52h

Por Pilar Cancela, secretaria de Área de Políticas Migratorias y PSOE del exterior de la CEF-PSOE

Por fin saldaremos una deuda pendiente que teníamos con la colectividad española residente en el exterior. Repararemos un error del pasado y aunque vamos tarde, teníamos que ser nosotros, el PSOE, quien lo hiciéramos posible bajo el paraguas de un gobierno progresista. Se lo debíamos.

Tenemos que hacerlo por convencimiento, por justicia y por nuestra propia historia. La historia de un partido que sufrió la persecución, la clandestinidad y el exilio, y fue este mismo exilio el que mantuvo vivo fuera de nuestras fronteras, cada principio, cada puño en alto, nuestro carácter y la forja de nuestra identidad y lucha. Memoria histórica, memoria democrática, ligada irremediablemente a la emigración. Una emigración forzada, de tantas mujeres y hombres socialistas, que sembraron de puños y rosas en forma de casas del pueblo, de agrupaciones, sus países de destino.

Muchos de ellos ya no están, pero pervive su pasión por la tierra que dejaron atrás en las siguientes generaciones. A las causas ideológicas, sumamos las económicas, las vitales en definitiva. La búsqueda legítima de una vida mejor para sí mismo y para los suyos, emigraran con ellos o se quedaran aquí. En eso consiste emigrar. Dejar atrás el puerto seguro y aventurarse, como ha ocurrido desde el comienzo mismo de la humanidad, pero llevando consigo siempre el sentimiento de pertenecer al lugar del que partes.

El objeto de la Reforma llevada a cabo por la Ley Orgánica 2/2011, modificando la LOREG, que dio una nueva redacción al Art. 75 e implantando el sistema de voto rogado para los españoles y españolas que viven en el exterior, no solo ha impedido ejercer el derecho de sufragio activo de nuestros conciudadanos sino que ha instalado la sensación entre ellos y ellas de que han sido castigados y tratados como ciudadanía de segunda.

Resulta evidente, que debemos corregir esa anomalía, conjugando dos principios fundamentales del Estado democrático y de derecho: el ejercicio del derecho al voto, esencia misma de la democracia y que mandata expresamente el artículo 68 del texto constitucional para el supuesto que nos ocupa, y la seguridad jurídica, que “per se” es garante de la fiabilidad y confianza necesaria de todo proceso electoral.

Y si bien es cierto que esto último fue el objeto de la referida Reforma del 2011, también lo es que en la práctica, tanta sobreprotección del voto asfixió su ejercicio, pasando de unos índices de participación de los censados en el CERA, del más del 30% a un nimio 4% en algunos de los recientes procesos electorales.

Resulta evidente que si la seguridad jurídica ahoga, se convierte en injusticia. Una injusticia insostenible para más de 2 millones de ciudadanos españoles en el extranjero. La diversidad de nuestra emigración es variopinta como lo es la realidad misma. Existen compatriotas emigrados desde hace tiempo y de mayor edad; sus descendientes que poseen la nacionalidad española; otros han emigrado más recientemente; muchos jóvenes, desplazados por estudios o en la búsqueda de nuevas oportunidades profesionales; personas desplazadas temporalmente por trabajo o por ocio… A todo lo anterior debemos sumar las circunstancias propias de los países en que se asientan, en unos casos con más facilidades para optar a modelos de voto basados en nuevas tecnologías y en otros, con más dificultades, e incluso de funcionamientos deficitarios de los sistemas de correo ordinario.

Todo ello debe ser tenido en cuenta en la nueva redacción legislativa que regule el voto de la ciudadanía española en el exterior. En esta ocasión debemos acertar. Tenemos que acertar, no solo corrigiendo esta anomalía democrática del voto rogado sino también afianzando un sistema electoral para la emigración a la altura de los nuevos tiempos.

Reitero que, en nombre del Partido Socialista Obrero Español, les pedimos perdón a todos nuestros compatriotas que desde el 2011 no han podido ejercer con plenitud un derecho que es suyo: votar, como manifestación de la ciudadanía plena que les corresponde.

También es de justicia reconocer el compromiso inquebrantable con nuestras siglas de todas las agrupaciones socialistas en el exterior, siendo conocedores como somos además de que la implantación del voto rogado lastró de forma importante su trabajo político, pero aún así, su compromiso siguió intacto. Cumplimos así la promesa que nuestro secretario general, Pedro Sánchez, asumió en primera persona con todos vosotros, y como se plasmó también en las resoluciones del 39 Congreso Federal y en el Programa del Gobierno de Coalición.

Y es que patria es más que una bandera o una frontera dibujada en un mapa. Patria es el sentimiento de pertenencia a un lugar, a sus gentes… La patria está donde estemos cada uno de nosotros sin importar el lugar, y sentirla nuestra también es poder participar con plenitud en los asuntos de la cosa pública aunque estemos lejos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios