red.diariocritico.com
Potente rugido de la Argentina moderna

Potente rugido de la Argentina moderna

lunes 26 de octubre de 2015, 11:57h

“Atlántica”, supo calificarla Daniel Larriqueta, para diferenciarla de su versión “tucumanesa”. “Liberal”, se le dijo después para cotejarla con la conservadora. “Socialdemócrata” o “progresista”, fue la enunciación más acotada de los últimos años para enfrentarla a la “autoritaria”, “nacionalista” y aún a la presuntamente “neoliberal”. Cualquiera sea la nomenclatura –siempre de bordes difusos y nunca exacta- sus notas características son parecidas.

Es la Argentina del litoral y la pampa gringa, de los inmigrantes y la Capital Federal, de los emprendedores y la educación, en suma, de las grandes clases medias que hicieron el país moderno al imbricarse con los gérmenes revolucionarios de los padres fundadores criollos. Giran alrededor de la ley, el ciudadano, el estado de derecho, el pluralismo, la tolerancia, la solidaridad voluntaria, la apertura al mundo.

Ese país convive con su karma: la herencia colonial del poder autoritario. Es el que trae los ecos de la colonización temprana, la que resultó de la simbiosis entre las culturas precolombinas y los reinos medioevales europeos. Esos ecos acercan la tendencia al poder sin límites, a la decisión del que manda como superior a la ley misma, a la construcción clientelar, a la intolerancia ante la discrepancia, a la idea de que el poder no puede ser plural sino homogéneo, a la búsqueda de la unanimidad aceptada o forzada.

Ambas forman el país que tenemos. Tienen obvias imbricaciones recíprocas y no se presentan en “estado puro”, justamente porque están condenadas a convivir, condena que configura tal vez el dato más fuerte de la identidad argentina. El gran desafío, que no ha podido resolverse exitosamente en dos siglos, es su articulación virtuosa. Esa convivencia, sin embargo, es la que obliga –a ambas- a renunciar a sus aristas más cortantes.

La elección del domingo significó el bramido de la Argentina atlántica, ante los reiterados desbordes de quienes llegaron con la crisis de cambio de siglo, que ante la sensación de caos reclamaba reconstruir el poder.

Las tendencias autoritarias no tardaron en hacer corto-circuito con el país moderno. Su primer choque tectónico se dio en el 2008, con la rebelión del campo. Fue en ese instante que el país moderno notificó a la Argentina vieja que su poder tenía límites que no permitiría sobrepasar. También anunció a sus propias representaciones políticas la necesidad de ponerse en línea con su identidad.

Durante el siglo XX, la Argentina atlántica encontró su canal de expresión en el radicalismo, que desde Yrigoyen adquirió la virtud de imbricar en su seno ambas vertientes fundacionales. En los últimos años, sin embargo, la irrefrenable obsesión del viejo partido en abrazar una identidad ideológica de impronta europea –sin advertir que ese camino había sido ensayado sin éxito durante varias décadas por el socialismo- lo llevó a dejar libre ese espacio de representación política, que fue detectado inteligentemente por el PRO.

Desde su original característica vecinalista fue transformando su imagen en la de un partido nacional. Consolidó su representación capitalina –donde reemplazó el vacío político dejado por el radicalismo, al que los ciudadanos porteños habían convertido tantas veces en su canal de expresión claramente mayoritaria-, y se expandió hacia las regiones más caracterizadas de la Argentina atlántica.

El interior de la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Entre Ríos, se fueron sumando así al fuerte enraizamiento porteño. Su base social era la misma, la que el radicalismo había abandonado tras su decisión de limitar su mensaje al sólo testimonio de su nueva buscada identidad, la que carecía de carnadura social en el país. Y hasta implantó presencia en el conurbano, región que para el radicalismo se había convertido en inaccesible. La sociedad, que requiere un juego político de mayorías y relevos, construyó su propia alternativa.

Gualeguaychú –anécdotas y personalismos aparte- significa el comienzo de un retorno radical a sus fuentes históricas, no ya por el resultado, sino por el propio debate. Las dos posiciones que allí compitieron implicaron ambas regresar a la identidad de un partido funcional al equilibrio virtuoso de la democracia de alternancias.

Ese debate debió condicionarse, sin embargo, a una realidad dura: ya había dejado de ser la fuerza más importante de referencia de los sectores medios. No estaba en condiciones de imponer más condiciones que las que puso.

Posiblemente la alternativa de tender puentes ampliados a la recuperación de las clases medias de origen peronista hastiadas de las deformaciones del poder absoluto hubiera facilitado el camino. O tal vez no. La historia contrafáctica es indemostrable. Pero eso lo hubiera podido hacer cuatro años antes, cuando a partir del “voto de Cobos” había recuperado una clara visibilidad nacional, y cuando el PRO aún no había profundizado su expansión territorial.

Lo dijimos en su momento: 2011, 2012, 2013. El radicalismo debía asumirse como la columna vertebral de la alianza alternativa al populismo autoritario, abriendo sus brazos en una convocatoria que llegara desde el PRO hasta el socialismo. Pero perdió lastimosamente tres años en una aventura sin destino, mientras sus votantes naturales buscaban otras referencias en las que reflejarse. Dio –por así decirse- tres años de ventaja. Y cuando decidió hacerlo, llegó débil.

Así llegamos a hoy. La Argentina Atlántica, abierta y tolerante, emprendedora y ciudadana, la del estado de derecho y la honestidad, la de la ley y los jueces independientes, la de la libertad de prensa y la inclusión social sin clientelismo, encontró su expresión política en Cambiemos. Puede ganar o perder, pero está claro que lo ya logrado es trascendente: darle a la política Argentina el equilibrio de una fuerza equiparable a la de la Argentina vieja.

No sólo eso: recuperó el control de los espacios más importantes del país productivo: la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, la Capital Federal, avanzó claramente en Entre Ríos y la Patagonia y puso su “pica en Flandes” en el extremo norte el país, mostrando el incontestable resultado exitoso de una alianza más amplia.

Lo que falta es tan complicado como lo que se recorrió, porque hay una afirmación que debe reiterarse: ahora es Cambiemos el que debe recordar que el país tiene dos “mitades” y no olvidarlo, como lo hizo el kirchnerismo al frente del país representando a la Argentina vieja. En su aventura, la herencia “K” deja un poder reconstruido –lo que es positivo, luego del derrumbe político del cambio de siglo-, pero sobre bases deformes, porque ignoró ese dato fuerte de la identidad nacional que en lugar de procesar, se dedicó a utilizar en forma aparcera, clientelar, patrimonialista. Inmoral.

Unidad nacional. La venimos buscando desde Urquiza. Que digo, desde la Revolución de Mayo. Quiera Dios iluminar el patriotismo de los grandes protagonistas y les de sabiduría para acordar –Macri, Scioli, Massa, el radicalismo, el peronismo, el socialismo, pero también las fuerzas minoritarias- las bases sólidas de un acuerdo de características neo-constituyentes sobre el que edificar una etapa de convivencia y crecimiento que dure décadas.

El otro camino, el de ceder a los “halcones” de sus respectivas formaciones, simplemente reciclará la historia y potenciará la decadencia, aunque en el presente parezca más tentador.

Ricardo Lafferriere

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.