red.diariocritico.com

Grecia es el ejemplo

Por Javier Fernández Arribas
miércoles 19 de agosto de 2015, 19:35h
La celebración del pleno extraordinario del Congreso de los Diputados para aprobar la participación de España en el tercer rescate de Grecia y su votación no eran obligatorios. Sin embargo, el presidente del Gobierno ha tenido especial interés en que este 18 de agosto quedaran recogidos y difundidos varios mensajes. El más relevante es que Grecia es el ejemplo de lo que no hay que hacer porque, según ha subrayado en su intervención el ministro de Economía, Luis de Guindos, “los cantos de sirena del populismo acaban generando espejismos, y dejan expectativas incumplidas, frustración y descontento social”.

Se puede pensar en Podemos, por la directa relación de esta formación política con la griega Syriza en el poder con un primer ministro, Alexis Tsipras, que está actuando sin cumplir las promesas inviables que tanto fervor electoral provocaron entre los griegos que hoy se ajustan a la dura realidad. Pero también hay otros populismos nacionalistas, como la deriva independentista del presidente catalán, Artur Mas, que tiene las mismas características que la griega como es embaucar a los ciudadanos con unos planteamientos irreales. Además, el ministro De Guindos se ha afanado en el debate parlamentario veraniego en poner el valor el esfuerzo y sacrificio realizado por los españoles para salir de la crisis porque “no hay atajos, solo políticas responsables”. Ese es el ejemplo que sirve en Europa, el camino seguido por el Gobierno deMariano Rajoy pero también por el portugués o el irlandés, rescatados por la UE, o por el resto de países que se han visto obligados a afrontar las reformas imprescindibles de sus economías, como Francia o Italia, entre otros.

En el contexto europeo, el apoyo mayoritario del Parlamento español al rescate griego es una demostración de la solidaridad española, que se traduce en más de 10.000 millones de euros que le corresponde aportar y que sirve para respaldar su posición exigente a la hora de la negociación con Grecia en el Eurogrupo. A todas estas razones hay que añadir la que podría ser más la más productiva, a medio y largo plazo, para los intereses políticos del Gobierno y de la oposición. Demostrar a los ciudadanos que la clase política no tiene vacaciones y dedica el mes de agosto a celebrar el debate sobre el rescate a Grecia mientras los altos cargos públicos pasan por la comisión de Presupuestos para explicar sus cuentas para el año 2016. Ha sido el caso del Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, quien ha asegurado que el paro bajará al 20% el año que viene. Hay dos campañas electorales en marcha, la catalana y las generales, y no hay tiempo que perder ni ocasión a desperdiciar. Mientras la alcaldesa de Madrid tiene que explicar el elevado coste de sus vacaciones en una urbanización de lujo gaditana, el presidente del Gobierno sale a comer fuera del Congreso, andando por las calles aledañas, y puede comprobar las habilidades de un niño con su bici.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios