red.diariocritico.com

Primera medalla de Argentina en una prueba de piscina en un Mundial

Grabich sorprendió al mundo con su bronce en los 100 metros libres
Ampliar

Grabich sorprendió al mundo con su bronce en los 100 metros libres

El nadador en su mejor momento

Por Redacción/Agencias
jueves 06 de agosto de 2015, 16:55h

Podía ser el día del estadounidense Ryan Lochte, que consiguió el oro en los 200 estilos y ha conseguido tres consecutivos desde 2009, o de su compatriota Katie Ledecky, que se colgó su cuarta medalla de oro en un Mundial, pero hoy el rótulo de neón ha sido para Federico Grabich, bronce en los 100 metros, la primera medalla de Argentina en una prueba de piscina en un Mundial.

Grabich puso a Argentina en el mapa de la natación. Más allá de las gestas en los sesenta del bonaerense Luis Alberto Nicolao -dos veces plusmarquista mundial de 100 mariposa y después entrenador del mítico Mark Spitz- o las más recientes de Georgina Bardach, que fue bronce en los 400 estilos de los Juegos de Atenas 2004, la natación en Argentina es un deporte sin éxitos.

El anterior logro en un Mundial de Natación no se produjo en la piscina, sino en una prueba de aguas abiertas y fue en Perth 1998, donde Gabriel Chaillou ganó el tercero en los 25 kilómetros.

Pero hoy Grabich, un joven de 25 años de Casilda, a 70 kilómetros de Rosario, donde nació Leo Messi, ha hecho historia y ha sido tercero en los 100 libre, en la prueba reina de la natación.

Federico se ha subido a la ola del éxito después de unos grandes Juegos Panamericanos y llegó a Kazán pensando en surfearla. Y allí sigue.

La carrera la ganó el chino Zetao Ning con 47.84 que se impuso al australiano Cameron McEvoy (47.95), que partía como favorito. Grabich fue tercero, pero para ello tuvo que remontar en el último 50 tres posiciones.

Nadó la segunda parte de la carrera en 25.10, más rápido que Ning y McEvoy, y superó al canadiense Sandro Conderelli, al brasileño Marcelo Chierighini, al ruso Alexander Sukhourukov, al estadounidense Nathan Adrian y al belga Pieters Timmers. Todo para ser bronce con 48.12, a una centésima de su mejor marca de siempre.

También hizo historia Ryan Lochte. El estadounidense ganó los 200 estilos con 1:55.81 y fue oro por tercer mundial consecutivo en esta prueba.

Con su triunfo, Lochte es el primer nadador en la historia que sube al podio en seis mundiales diferentes en la misma prueba. Tras Lochte (21 medallas de oro entre Mundiales y Juegos Olímpicos), se clasificó el brasileño Thiago Pereira, mientras que el chino Wang Shun fue bronce.

Otra estadounidense, Katie Ledecky, fue protagonista con su gran último relevo en el 4x200. Lideró la remontada y ya suma cuatro medallas de oro en este Mundial tras las logradas en 200, 400 y 1.500 metros.

Federica Pellegrini fue la capitana de las italianas, que fueron plata, mientras que la china Duo Shen fue la principal responsable de que finalmente su cuarteto subiera al podio en el tercer lugar.

En una jornada sin récords del Mundo, la que lo tuvo más cerca fue otra china. Fu Yuanhui se colgó el oro en los 50 espalda con la mejor marca mundial del año (27.11), a solo cinco centésimas de la plusmarca mundial de su compatriota Zhao Jing, una de las marcas que aún perduran de la era del poliuretano.

En esta prueba se produjo un doblete chino en el podio -Liu Ziang fue bronce (27.58)-, así como la plata y el récord americano a cargo de la brasileña Etiene Medeiros (27.26).

Una japonesa, Natsumi Hoshi, es la campeona mundial de los 200 mariposa. Marcó 2:05.56 y derrotó a la estadounidense Cammile Adams (2:06.40). El bronce fue para la china Zhang Yufei, una joven de 17 años, que esta semana ha batido dos veces el récord mundial junior. Hoy lo ha establecido en 2:06.51.

A tres días de la conclusión del campeonato, una española ha logrado clasificarse para una final, la de 200 braza. Se trata de Jessica Vall, quien hoy ha obtenido el séptimo mejor tiempo en las semifinales, unas series dominadas por la danesa Rikke Moller Pedersen, la estadounidense Micah Lawrence y la japonesa Kanako Watanabe.

La final de los 100 libre será un duelo entre la sueca Sarah Sjöstrom y las hermanas australianas Cate y Bronte Campbell, después de lo vivido hoy en las semifinales.

En los 200 braza el mejor tiempo de las semifinales fue para el japonés Yasuhiro Koseki por delante del campeón europeo, el alemán Marco Koch. En esta prueba, el ruso Anton Chupkov batió el récord mundial junior (2:09.64).

Mientras que en los 200 espalda, el australiano Mitchell Larkin marcó el mejor tiempo en las semifinales (1:54.29), que supone récord de Oceanía, por delante del estadounidense Ryan Murphy y el chino Xu Jiayu.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios