red.diariocritico.com

La nueva edición de Las Edades alcanza su segundo mes, cumpliendo con las expectativas

"Credo" en Arévalo y su comarca

El Juicio Final, el Yacente de Gregorio Fernández o las esculturas "Adán y Eva" de Juan Bordes son algunas de las 92 piezas de la muestra

Por Montse Serrador
domingo 21 de julio de 2013, 18:36h

  • DCCyL


  • DCCyL


  • DCCyL


  • DCCyL

Se cumplen dos meses de la apertura en la localidad abulense de Arévalo de la exposición "Credo", la última edición de Las Edades del Hombre. Más de 50.000 visitantes avalan el éxito de una muestra que está suponiendo un auténtico revulsivo para Arévalo y su comarca, en particular, y para toda la provincia de Ávila, en general.

En pleno periodo estival, "Credo" es un atractivo  a sumar a los que ya posee La Moraña, que consigue así atraer un mayor número de visitantes.

La muestra está cumpliendo además con todas las expectativas creadas, tal y como lo asegura el secretario de la Fundación Las Edades del hombre, Gonzalo Jiménez Sánchez, quien hace un balance positivo de los dos meses de la exposición en dos de sus objetivos iniciales: el servir de reflexión a los creyentes en torno al símbolo de la fe cristiana, como es el Credo porque en este aspecto "la gente sale muy satisfecha", y por la alta calidad de la muestra, como lo avala el hecho de que el 90% de las piezas forman parte del patrimonio singular de las diócesis de Castilla y León. El tercer objetivo, también alcanzado, según Jiménez, no es otro que tener un impacto económico en toda la comarca.

El  secretario general de la Fundación no duda en afirmar que "Credo" es "el acontecimiento cultural más relevante no sólo para Ávila y Castilla y León sino para toda España". Prueba de ello es que los visitantes de la muestra se desplazan expresamente a Arévalo y dedican su tiempo y su dinero, algo que, en la coyuntura actual, resulta especialmente importante.

Jiménez Sánchez asegura que dos son los perfiles del visitante de la exposición: uno, el del creyente que entiende que es una posibilidad de reflexión en torno a su fe a través de un patrimonio importante; dos, el de aquellas personas interesadas en la calidad y profundidad de las piezas, ya que no es fácil verlas todas juntas y en los lugares y las condiciones en las que se presentan. "Son dos perfiles muy distintos pero complementarios", asegura.

Prueba de ello es el visitante número 50.000 que se alcanzó la pasada semana, una profesora de Derecho de la Universidad de Sevilla que buscaba conocer el patrimonio artístico de la muestra y, al mismo tiempo reflexionar en torno a su fe".

Para Jiménez Sánchez, no resulta fácil seleccionar las obras que más llaman la atención a los visitantes, aunque las del imaginero Gregorio Fernández, como el Cristo Yacente, siempre son muy admiradas, o el Juicio Final, que impresiona por su tamaño, o las esculturas de Adán y Eva, de Juan Bordes, a tamaño natural.

Sin embargo, son sólo un ejemplo de las 92 piezas que conforman una exposición que, además de ser la decimoctava edición de Las Edades del Hombre, tiene el honor de ser la que conmemora el 25 aniversario de este proyecto cultural.

En tres iglesias modéjares

La muestra se expone en las iglesias mudéjares de Santa María la Mayor, San Martín y El Salvador, junto a la Casa de los Sexmos como centro de interpretación. Así, el recorrido comienza en  la iglesia de Santa María la Mayor, en la Plaza de la Villa, con el capítulo 'Creo', donde lo primero que se observa es la capilla mayor con los rostros antiguos que figuran en el cartel anunciador de la exposición y frente a ella una proyección con tres pantallas que rodean al visitante. 'Fragmentos del Credo Epigráfico', en piedra caliza y del siglo VII, procedente del Museo de los Concilios de Toledo y de la Cultura Visigoda es una de las piezas más llamativas de este espacio.

La iglesia de San Martín acoge el capítulo 'Creo en Dios' y atiende a las principales religiones monoteístas como judaísmo, islam, budismo, sintoísmo e hinduismo. Entre las obras más significativas sobresale la pila bautismal, de la Catedral de Ávila, cuyo pie y exedra pertenece a Vasco de la Zarza, junto a piezas de Alejo de Vahía, Juan Bordes, Luca Giordano, Luis Salvador Carmona y Alonso de Madrigal 'El Tostado', además de 'Buda. El Iluminado', un anónimo de la Dinastía Ming del abulense Museo de Arte Oriental de Santo Tomás o 'El profeta' de Pablo Gargallo. En el atrio del templo se encuentran las esculturas de Venancio Blanco dedicadas a San Pedro de Alcántara, Santa Teresa y San Juan de la Cruz.

El tercer recinto es la iglesia de El Salvador, donde se ven los capítulos 'Creo en Jesucristo' y 'Creo en el Espíritu Santo', además del epílogo. Entre las piezas destaca una 'Anunciación' de El Greco, y  'Bautismo de Cristo', de Francisco de Goya, uno de sus pocos cuadros de temática religiosa.

Además, se muestra un gran 'Juicio final', de un maestro anónimo hispanoflamenco del siglo XVI, así como un 'Cristo yacente' de Gregorio Fernández, y un 'Cristo resucitado' de Juan de Juni.

Dos obras se han hecho expresamente para la exposición. Se trata del 'Rabino estudiando Torá", un óleo realizado por Daniel Quintero, y el cuadro de Carmen Laffón 'Cielo', situado éste al final de la muestra, en la iglesia de El Salvador, donde en el exterior puede verse la escultura 'Carmen dormida', de Antonio López.
  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios