red.diariocritico.com

Los 'hackers' consiguieron que salieran alertas al acceder a nuestras webs

Ataques 'navideños' planificados contra el Grupo Diariocrítico

Ataques 'navideños' planificados contra el Grupo Diariocrítico

Este Grupo pide una regulación más severa contra delitos y abusos en Internet

jueves 27 de diciembre de 2012, 17:18h
Los periódicos del Grupo Diariocrítico han sufrido varios ataques 'maliciosos' desde el pasado sábado. Aunque nuestros técnicos aún no han encontrado a los responsables directos del atentado, resulta indudable que nuestro Grupo ha sido 'hackeado', por lo que presentará la correspondiente denuncia al Grupo de Delitos Informáticos de la Guardia Civil. El hecho de que los delitos hayan sido cometidos aprovechando los festejos navideños, cuando la vigilancia de seguridad es menor, y coincidiendo con un espectacular alza en el número de nuestros visitantes, hace pensar en una acción coordinada para perjudicar a nuestro periódico, silenciando, aunque sea solamente por unos días, nuestra voz, en lo que constituye un atentado antidemocrático contra la libertad de expresión.
La gravedad del ataque se puso de manifiesto teniendo en cuenta que los 'hackers' obligaron, al introducir un virus en nuestro sistema, a que Google insertase un aviso advirtiendo de que, abriendo la página de nuestro periódico principal, el visitante podría resultar infectado. Se pretendía, así, atentar no solo contra nuestros visitantes, sino contra la reputación de solvencia técnica de nuestro Grupo Diariocrítico y de su socio tecnológico. Las dificultades se han solventado y seguimos la pista a los delincuentes que tan graves perjuicios han pretendido causarnos, contando, como no podía ser de otro modo, con la colaboración de Google.
 
El Grupo Diariocrítico ha abogado siempre por una más completa legislación en materia de Internet. Hace tres años, organizamos, en el Colegio de Abogados de Madrid y contando con la participación de notables expertos en la materia, un seminario para detectar los 'agujeros' que en materia legal se observan en la Red. Pensábamos, y pensamos, en coincidencia con no pocos especialistas, que no pueden ampararse ni la tolerancia existente en lo que a Internet se refiere, ni el vacío legislativo en lo tocante a los delitos en la Red -parece que solamente se persiguen los delitos que tienen que ver con cuestiones sexuales, lo que, desde luego, nos parece muy bien, pero insuficiente-, ni podemos admitir el aura de simpatía que rodea a los grupos de 'matones informáticos' que actúan desde el anonimato y con la mayor impunidad.
 
Creemos que esa simpatía, que algunas causas justas se han ganado como con las acciones de Wikileaks y la posterior persecución de Julian Assange, o las emprendidas por el colectivo Anonymous'-. Pero también se pone así en entredicho cuando 'gamberros sociales' atentan contra los intereses de empresas informativas, y no solamente informativas. Porque o no les gusta algo de lo que los medios decimos o porque, simplemente, les divierte esa sensación de superioridad que proporciona actuar desde las sombras, lo que siempre, claro, da ventaja.
 
Estamos ante un reto sin precedentes contra la libertad de expresión en su más moderna y nueva acepción. Creemos que la maravillosa autopista de comunicación que es Internet puede quedar desvirtuada con acciones de este tipo, estériles pero dañinas. Las autoridades de toda condición, la sociedad civil, no pueden permanecer indiferentes ante los abusos, los fraudes, la burla, que algunos delincuentes hacen de lo que deberían ser unas reglas de juego honestas, limpias y libres. Ignoramos las razones concretas por las que hemos sido atacados: ¿habremos dicho algo que ha molestado a determinados intereses? ¿Somos una competencia molesta precisamente cuando más crecemos? ¿O habrá sido porque sí, porque nos ha tocado ser el blanco de una gente asocial, a la que le encanta jugar a hundir a quienes solamente pretendemos informar y analizar la realidad, desde la independencia posible y el rigor deseable?
 
No es el primer ataque informático, aunque sí el más serio, que hemos recibido en los últimos meses, en los que también padecimos un extraño robo, más preocupante, al parecer, por lo que había en nuestros ordenadores y en nuestros archivos que por los efectivos de valor -bien escasos, por lo demás- que pudiesen encontrarse en nuestra redacción; hasta ahora, la policía científica no parece haber encontrado sino indicios de posibles autorías. Pelear contra todos  estos elementos, además de contra la crisis económica que devasta los medios de comunicación, es duro y difícil. Pero no se preocupen: no vamos a tirar toalla alguna. Y seguiremos alzando nuestra voz, por muy humilde y moderada que sea, contra la injusticia que supone permitir que determinados delincuentes, que eso es lo que son, se paseen tranquilamente por nuestros ordenadores.

Agradecemos sinceramente los numerosísimos mensajes de solidaridad de muchos lectores, amigos, colaboradores y seguidores del periódico. Hemos saltado otro obstáculo, sabiendo que, si ladran, es porque cabalgamos, y lo hacemos con todos ustedes. Gracias, de verdad. Nos vemos en 2013 y por muchos años más, aunque les pese a algunos...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios