red.diariocritico.com

Escritos en libertad

Concejales en retirada

martes 18 de octubre de 2011, 19:25h
En el Ayuntamiento de León ya se han producido dos bajas, una en el grupo de concejales de la oposición y otra en el equipo de gobierno.

¿Qué ha pasado para que de los codazos por instalarse en las listas electorales se haya pasado en apenas un tres meses a las deserciones? ¿No hemos escuchado a los candidatos en la campaña electoral que estaban dispuestos al sacrificio personal por el bien de los ciudadanos? ¿Qué ha motivado su frustración tan temprana?

Javier Chamorro, concejal y líder de la UPL, lo tiene muy claro: No hay dinero.

El Ayuntamiento ha reducido las dedicaciones exclusivas o a tiempo completo y también ha anunciado restricciones en gastos listos, que no tontos, que permitían una vida muelle a los políticos. Porque ya se sabe (bueno, el pueblo sabe menos aunque sospeche algo) que los sueldos reales del político sirven para la demagogia únicamente, porque realmente no son los salarios oficiales de los representantes públicos lo que esquilma los presupuestos, sino esas bicocas incontadas que estiran de facto la nómina final. En León se ha sabido ahora, por ejemplo, que el gasto en teléfonos móviles superó los 26.000 euros en los primeros seis meses del año y que algún concejal se gastó él solito más de 3.000 euros. Medio millón de pesetas suponemos que dan para muchos minutos.

Javier Chamorro asegura que detrás de las dimisiones está el recorte presupuestario.

Y lo debe de saber bien, ya que una de las concejalas dimisionarias ha sido precisamente de su grupo, Genma Cabezas, que se ha ido a trabajar a Madrid como técnico de Renfe.

Chamorro, naturalmente, no miraba para casa sino que se refería a la última dimisión,  la protagonizada por María Jesús de la Puente, en las filas del PP. Asegura el líder leonesista que el alcalde cayó en la demagogia al adelantar que no habría dedicaciones exclusivas y que ahora está sufriendo las consecuencias.

Uno no sabe si Emilio Gutiérrez está sufriendo o no, pero de lo que no cabe duda es que los ciudadanos nos sentimos mucho más tranquilos cuando vemos que algunos políticos no han encontrado lo que buscaban.

A uno le cabe la sospecha de que nadie se va de la política por un exceso de amor al prójimo.

Fernando Aller. Periodista.

Más artículos de Fernando Aller
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios