red.diariocritico.com

CCOO recurrirá la objeción de conciencia

¿Quién debe encargarse de la moral? ¿Y de qué moral?

¿Quién debe encargarse de la moral? ¿Y de qué moral?

La Ley de la Educación para la Ciudadanía que empezará a impartirse el próximo curso está hiriendo determinadas sensibilidades aunque todo apunta a que una cosa es la teoría y otra diferente lo que ocurrirá después.
    La nueva ley de Educación para la Ciudadanía que empezará a impartirse a partir del año próximo en los cursos de 3º de ESO y de Primaria (5º o 6º) está levantando mucha polémica. Los principios que se incluirán en la enseñanza tienen que ver con el respeto a los derechos y las libertades recogidos en la Constitución. Con esta nueva legislación pretenden desarrollar un clima de tolerancia y participación para fomentar en los alumnos los valores de la ciudadanía democrática. Sin embargo, hay aspectos que no gustan a todo el mundo.

    En el artículo 91 del primer capítulo se recoge como función del profesorado “la atención al desarrollo intelectual, afectivo, psicomotriz, social y moral del alumnado” y lo de ‘moral’ no parece compatible con otro tramo de la ley que recoge la modificación de la Ley Orgánica 8/1985 queda finalmente recogido que los padres tienen derecho a que “reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Objeción de conciencia

    La Comunidad de Madrid es la segunda en España, tras Castilla-La Mancha, en número de objeciones de conciencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, con un total de 2.500 casos. Esperanza Aguirre se ha abanderado como una de sus mayores oponentes y ha anunciado que en la Comunidad de Madrid se desarrollará una ‘objeción de conciencia’ para aquellos alumnos que no cursen esta asignatura y que además “puedan convalidarla o sustituirla por la realización de tareas de voluntariado”.

    Por su parte, Comisiones Obreras denunciará ante la Inspección del Estado la decisión de la Comunidad de Madrid de no impartir la asignatura de Educación para la Ciudadanía porque entienden que vulnera la LOE, además de “desvertebrar el sistema educativo del Estado”.

    El portavoz de la Conferencia Episcopal criticaba a su vez que esta ley influye en la moral de los alumnos, algo que considera una lesión grave del derecho de los padres a educar a sus hijos como quieran. Es curioso que estas declaraciones las haga precisamente un profesional en inculcar una moral determinada, quizás es que no ven bien a la competencia. Aunque puede que tengan razón y la moral no sea un tema de Estado, sino que debería ser inculcada por los padres. Pero entonces, ¿no habría también que sacar la religión de los colegios.

Implantación de la asignatura

    Aunque la Iglesia reitera su oposición a la nueva materia obligatoria, los centros impartirán la asignatura porque es obligatorio. Manuel de Castro, secretario de la Federación de Religiosos de la Enseñanza-Centros Católicos (FERE-CECA) reconoce que la objeción de conciencia no procede ya que la asignatura será adaptada al ideario de cada centro.

    Mientras, las editoriales ya están publicando los primeros manuales sobre Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos para que se estudie sin problemas el próximo año y también dan que hablar.

    Este tema también estuvo presente en el debate sobre el estado de la Nación. El presidente, Rodríguez Zapatero, instaba a Rajoy a que señalara “un solo texto que contradijera los valores cívicos y democráticos” y ponía como ejemplo el libro diseñado por la editorial marianista SM.

     Todo apunta a que se llegará a tiempo y Mercedes Cabrera, ministra de Educación, confía en que su implantación se realizará con “normalidad y sin problemas”. Desde el ministerio inciden en que no se trata de “adoctrinamiento” sino de una “responsabilidad del sistema educativo, es decir, educar a los ciudadanos”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios