red.diariocritico.com
Crónica de un Balón de Oro, justo, necesario y anunciado

Crónica de un Balón de Oro, justo, necesario y anunciado

Por Emilio Martínez
miércoles 09 de enero de 2013, 16:03h
De vez en cuando la vida te besa en la boca', como canta otro 'culé' genial -en lo suyo, claro-, Joan Manuel Serrat. Pues, eso. Que 'SuperMessi' ha vuelto a encaramarse al altar de la religión compulsiva y laica que es el fútbol. Con el añadido de que esta subida al Olimpo futbolero es la cuarta consecutiva y ninguno de los anteriores dioses lo habían logrado. Loor, pues, al argentino del Barça, loor.  Era la crónica de una decisión anunciada, como quedó claro al doblar en votos al gran derrotado, Cristiano Ronaldo; de una decisión que estaba tan cantada como era justa y necesaria para el espectáculo del deporte rey, en el que nadie es tan decisivo ni, con sus goles, regala más triunfos, puntos y títulos a sus equipos, el azulgrana y la albiceleste. Así lo han entendido los votantes, gente del fútbol, de este título de la FIFA en cuatro ocasiones. Y, así puede seguir aconteciendo en otros cuantos años, con lo que su marca se dispararía hasta límites inalcanzables, al margen de si otros de los grandes/grandes -Di Stéfano, Pelé, Maradona, Cruyff- fueron mejores en su época o no.

El caso es que otros de los grandes/grandes actuales, Cristiano Ronaldo el primero, por supuesto por méritos futboleros y al margen de su altanería -todo lo contrario que la sencillez que destila Messi-, sin olvidar a Iniesta, Xavi, Casillas, se estrellan contra la muralla del argentino mereciendo también un galardón (el portugués, al menos, ya posee uno y sin Messi seguro tendría más) que posiblemente no ganen nunca dado que 'La Pulga' sólo tiene 25 años. También ha sido justo y necesario para el fútbol y su proyección el 'balonazo aúreo' que ha recaído en Vicente del Bosque, superior en méritos a Guardiola -que más de la mitad de 2012 no ocupó ningún banquillo desde que se despidió en mayo del Barça-, y a Mourinho. Porque el portugués, aunque ganó un título, el liguero, no consiguió que, con los excelentes mimbres de que dispone, su Real Madrid jugara bien al fútbol ni diera espectáculo, a diferencia de 'La Roja' y el Barça. Tampoco vamos a entrar a valorar su carácter chulesco y provocador, a diferencia de los propios y educados Del Bosque y Guardiola. Mas no debemos pasar por alto otro de sus feos: no acudir a la ceremonia de entrega este lunes porque ya sabía que no iba a ganar. Y, claro para quien se autoconsidera el 'one', es una humillación pasar a ser el 'two' o el 'trhee'.
 
Y un último apunte, al margen del también justo reconocimeitno a nuestra Liga con el pleno al once del equipo del año. Porque, hablando/escribiendo de equipos, hay uno que lleva muchas temporadas no sólo ganado el Balón de Oro con un jugador de la cantera, sino subiendo a otros, también de la cantera, al podio como Plata y Bronce. Hay uno que ofrece una imagen positiva y ejemplar no sólo por su admiradísimo fútbol, sino también por el antidivismo de sus jugadores a pesar de su hartazgo de títulos con el equipo y con 'La Roja'. Hay uno cuyos técnicos son educados en todas las ruedas de prensa, no descalifican a los colegas ni les meten el dedo en el ojo. Hay uno cuya filosofía en estos asuntos de cantera e imagen también gana temporada tras temporada no sólo el Balón de Oro real, sino el virtual, el mediático, tan fundamental en estos complejos tiempos de la globalización. ¡Exacto!, el Barça. Y, como las comparaciones son odiosas, hasta aquí puedo escribir, ¿para qué mas?. Hay uno al que la vida hace tiempo que le besa en la boca y todo apunta a que le va a seguir cayendo un aluvión de besos los próximos años. ¡Exacto!, el de Serrat





¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios