red.diariocritico.com
El 'pulpo' Murdoch, lejos de ser un tema del pasado

El "pulpo" Murdoch, lejos de ser un tema del pasado

Por Nicolás Tereschuk
martes 08 de enero de 2013, 14:41h
El Gobierno rechazó en las últimas horas una información publicada por el diario The Sun, al tiempo que recordó que su dueño, Rupert Murdoch, estuvo involucrado en un escándalo de escuchas ilegales, del que no estuvieron exentos dirigentes vinculados al primer ministro David Cameron.

El "pulpo político" en el que se ha convertido el imperio mediático del magnate australiano están bien lejos de ser un tema del pasado, vinculado a aquellas escuchas telefónicas o un elemento para la "chicana política".

Apenas en diciembre último se conoció una información sobre las ambiciones secretas de Murdoch -siempre cerca de los sectores más conservadores de la política- para "secuestrar" la Presidencia de los Estados Unidos. ¿Suena excesivo? Se impone una "cita de autoridad". Con esas palabras describió el caso el periodista Carl Berstein, al evaluar una primicia revelada por su ex socio Bob Woodward, junto con quien llevó adelante la investigación periodística más conocida de la Historia, derivada del "Escándalo Watergate", justamente en el diario The Washington Post.
 
¿Qué escribió esta vez Woodward? Reveló que en la primavera de 2011, Roger Ailes, número uno de la cadena Fox News, propiedad de Murdoch, encabezó una movida política de "alto nivel" para provocar un vuelco en la interna del Partido Republicano y apostar así a colocar un hombre de confianza, nada menos que en la Casa Blanca. Según la versión, Ailes envió un emisario a Afganistán para hablar con quien era el comandante de las fuerzas lideradas por Estados Unidos en ese país, David H. Petraeus.

¿La propuesta? Plantearle al militar que rechazara el ofrecimiento del presidente Barack Obama para encabezar la CIA y en lugar de ello, competir por la candidatura republicana a la Presidencia.
En concreto, el plan implicaba la renuncia de Ailes a la cadena Fox para convertirse en jefe de campaña de Petraeus y utilizar las 24 horas de emisión del canal de noticias como vehículo para impulsar la postulación del uniformado.

Bueno es aclarar que la noticia escrita por Woodward no es, apenas, una versión publicada en base a "fuentes" anónimas, sino que este ganador del Premio Pulitzer colgó en el sitio web del Washington Post una grabación de la conversación entre el emisario del número uno de la Fox y Petraeus.

"La grabación (...) es un documento impresionante, un testimonio de la voluntad de Murdoch y el astuto genio al que contrató para crear Fox News y arrasar con la política y el civismo americanos sin tener en cuenta incluso las sutilezas tradicionales o pretensiones de honestidad e independencia periodística. Al igual que las revelaciones del escándalo de las escuchas ilegales, que estableció sin lugar a dudas la capacidad de Murdoch para capturar y corromper a los tres elementos esenciales del pacto cívico británico - la prensa, los políticos y la policía - la cinta Ailes / Petraeus deja en claro que los objetivos de Murdoch en Estados Unidos han sido siempre sido igual de ambiciosos, insidiosos y nefastos", enfatizó Bernstein.

En una columna del diario británico The Guardian, el periodista también se quejó por el tratamiento que dio todo el periodismo norteamericano a la noticia, comenzando por el diario donde escribe Woodward. Es que la nota se publicó en la sección "Estilo", reservada para el entretenimiento, los chismes y otros aspectos culturales. Para Bernstein, el matutino en el que trabajó tantos años debió colocar la historia revelada por su colega "en la primera plana" y lo mismo debió hacer el resto de la prensa.

Las huellas digitales de Murdoch, una vez más, aparecieron en ese lugar donde algunos medios de comunicación se convierten en una intersección entre operaciones de prensa, negocios y poder. Un tema de actualidad, tanto al Norte como al Sur del globo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios