red.diariocritico.com
Drácula era del PSOE

Drácula era del PSOE

Hay días en los que parece que no despierto de un sueño, o más bien de una pesadilla de la terrorífica serie B. Más que en España parece que estamos viviendo en la Transilvania del siglo XV de Vlad Tepes "El Empalador", y no precisamente por la cantidad de rumanos que actualmente pululan por nuestras calles, sino por las reminiscencias vampíricas que rodean a nuestra actual sociedad. Desde luego que si el Drácula de Bram Stoker viviera en estos comienzos del siglo XXI, indudablemente estaría afiliado al Partido Socialista Obrero Español. El Gobierno de Rodríguez Zapatero parece que ha sido subsumido por la saga de "Crepúsculo" y sólo falta que Pérez Rubalcaba se coloque los colmillos y la capa y se líe a mordiscos con el personal, que el nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, acuda a las colas de INEM transformado en hombre lobo y ponga en fuga al personal para que descienda el número de parados y que la titular de Sanidad, Leire Pajín, ponga en marcha una campaña de extracción masiva de sangre para alimentar a los suyos y evitar así la sangría de apoyo popular que sacude al PSOE en los últimos meses por la absoluta ineptitud de sus dirigentes. Mientras tanto, Zapatero sigue encerrado en su ataud monclovita esperando impaciente la llegada de Rajoy van Helsing para clavarle la estaca en el corazón.

Ya lo han visto. Entre la manía de desenterrar a los muertos, la de retirar los crucifijos de los colegios y el empeño de los de la Memoria Histórica de meterle una carga de dinamita para volar la Cruz del Valle de los Caídos (más o menos como los talibanes hicieron en su momento con los budas de Afganistán), es que no va a quedar ni un sólo símbolo del cristianismo a la vista. A este paso vamos a tener que acudir al Vaticano cada vez que nos entren dudas de fe. Puestos a retirar símbolos religiosos no me extrañaría nada que los talibanes de la memoria histórica no la emprendieran también con el Escorial o con la Sagrada Familia . Eso sí, las mezquitas, ni tocarlas y al islam ni rechistarle no vayamos a cabrear al vecino monarca alauita, Mohamed VI, que tan amigo es del Ejecutivo español y de la ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez.que muy pronto ha olvidado sus antiguos  mítines a favor de la causa saharaui. Por cierto que esa es una pregunta que todos nos hacemos en estos momentos. ¿Qué sabe Marruecos de los atentados del 11-M para obligar al Gobierno de Rodríguez Zapatero a tan vergonzante sumisión en el conflicto del Sahara? Para mí que podemos encontrarnos con alguna desagradable sorpresa.

En fin, a lo que iba. Que todas estas pamplinas de Zapatero y sus ministros, de los de la Memoria Histórica y de los de la moto, no son sino un "macguffin" más del Gobierno para distraer al personal de los graves problemas que acucian a la sociedad española. Así que más vale no echarle ni cuentas y seguir con la ristra de ajos colgada al cuello para evitar que el PSOE nos convierta en un miembro más de la saga "Crepúsculo", y nunca mejor dicho lo del crepúsculo de una ideología que se hunde en la miseria cuando castiga sin piedad a los miembros de la "O" de sus siglas llevándoles al paro y recorta el escaso poder económico de los pensionistas para favorecer a los más poderosos. Ahora, que acaban de cumplirse 35 años de la muerte del dictador, va siendo hora de que nos olvidemos de tanto muerto viviente y nos centremos en tratar de solucionar los verdaderos problemas que padece la sociedad española. Así que menos zombis y más currantes. Es lo que hay.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios