red.diariocritico.com

Chávez, un sembrador de miseria que se pretende Mesías salvador

Venezuela con Chávez se coloca aceleradamente a nivel de los países más pobres y atrasados del mundo. Pienso que no es algo exclusivamente producido por la evidente ineptitud del teniente coronel y su tren gubernamental, que muestran crasa incapacidad. También debe ser la resultante de un plan para convertirnos en un ruinoso y cuartomundista país donde pueda mandar de manera despótica un tiranillo bananero, deseoso de controlarlo todo y de todo sacar su tajada con la que engordar más la bolsa del botín.

En el último informe presentado por el Banco Mundial, se muestra como América Latina es la región que menos avances mostró para facilitar los negocios en el período 2006-2007, y en ella, este estancamiento nefasto para la economía, lo lidera Venezuela que se ubica  en el puesto 172 de 178 posiciones mundiales.

La Venezuela de Chávez, aceleradamente impone un modelo nefasto y ruinoso, copiado a la Cuba de Castro. Recrudece un clima hostil para las inversiones que no estén pactadas dentro de la infinita corrupción del régimen más inepto y amoral que habrá de recordar nuestra historia contemporánea y donde los exportadores ahora necesitan una licencia individual para cada transacción y para obtenerla deben remitir prueba de su identidad y solvencia a través de documentos que deben renovarse frecuentemente

Simeon Djankov, economista jefe del mencionado organismo internacional ha expresado "Si se hace la pregunta de cuál es el país que está retrocediendo, entonces Venezuela, indiscutiblemente, es el líder mundial. Creo que al ritmo que va pronto va a colocarse al final de la lista por detrás de la República Democrática del Congo (posición 178)", El tiempo de exportación en Venezuela ha aumentado a 45 días, "un plazo escasamente inferior al necesario en Burundi, que no tiene salida al mar".

Esto en lo que respecta al terreno de inversiones extranjeras y nacionales, pero si vemos el suministro de alimentos básicos, ya la Venezuela del manoseado socialismo del Siglo XXI, muestra desabastecimiento y largas colas de ciudadanos desesperados buscando afanosos, un litro de leche, una docena de huevos, un kilo de harina o de azucar y un rollo de papel higiénico, esto para nombrarles unos pocos productos en la lista de las inexistencias. Las medicinas igualmente escasean  y los dramas humanos que esto causa son patéticos.

Con un afán enfermizo de quebrar a la empresa e industria privada, Chávez se ha convertido en el “Importa todo”… Un militarote adueñado de un tesoro que dilapida sin control, mientras el pueblo venezolano se empobrece y padece una inflación record en su historia. Ya esta semana muchos conocedores han adelantado el incremento de la inflación en Venezuela, sobre el costo de la vida, incremento que va embalado  hacia el 32.7 por ciento superando el ya existente 22.5 %.

El desabastecimiento es producto del negocio que jerarcas rojos rojitos han estructurado junto a cubanos castristas para quebrar la industria alimenticia nacional, mientras triangulan turbias negociaciones de importación de productos de primera necesidad, que dejan millones y millones de dólares tanto a pillos criollos como a los super pillos castrocomunistas.  Ese desabastecimiento alcanza más de diez rubros de la canasta básica, y el drama de salud pública que se vive con la escasez del 90 % de la necesidad de leche de la población, nos muestra un panorama donde niños y ancianos son víctimas ya de desnutrición.

Pero allí tenemos al zángano mayor, al gran destructor, al gran trasgresor. Le tenemos regalándole nuestro patrimonio a sus lacayos extranjeros, a mendicantes como el incestuoso Daniel Ortega, por citar sólo uno, y sobornando a cuanto bicho le sonría e una Centroamérica que busca dominar…

El gobierno democrático y constitucional de Colombia, le desnuda las infames pretensiones, le desmiente, le muestra tal como es: un cómplice de asesinos y terroristas, un desestabilizador, un trasgresor… Chávez mientras, se limita a machacar y machacar el mismo discursito que Fidel Castro ha repetido durante 50 años, y por lo que vemos, además del cuento del imperio, de las “revoluciones heroicas y liberadoras”, los venezolanos nos tendremos que calar la misma hambruna, la misma ruina y el mismo terror que el pueblo cubano vive desde hace medio siglo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios