red.diariocritico.com

OPINIÓN/Víctor Gijón

El uso de las palabras

El uso de las palabras

Hay que tener un cierto cuidado con el uso de las palabras. Llamar fascista a Aznar, por mucho que se discrepe de lo que hace e hizo, no es de recibo. Su elección fue democrática y sin mácula. Acusar al Gobierno de Zapatero de cómplice de los asesinos por haber intentado el diálogo con ETA es, además de una falsedad manifiesta, una peligrosa deriva hacia la deslegitimación de un presidente elegido, al igual que Aznar, en un proceso democrático impoluto.
Pero mientras que el presidente Zapatero impidió que un dirigente internacional, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, calificara de fascista al que fuera jefe del Gobierno español entre 1996 y 2004, ningún dirigente del PP ha salido al paso de las declaraciones de ese individuo, apellidado Alcaraz, que lleva años utilizando el nombre en vano de las víctimas etarras y paseando por España sus obsesiones anti socialistas y su ideología de extrema derecha.

Alcaraz acaba de asegurar, por enésima vez, que cree más a ‘Gara’, el periódico de ETA, que al Gobierno. Es decir que el poder legítimo y democrático tienen menos valor para ese personajillo que las informaciones facilitadas por la banda terrorista. Que dirigentes del PP, con la oportuna huida de Aznar y Rajoy, el primero a Brasil y el segundo a provincias, vayan a marchar este sábado junto al tal Alcaraz no puede ni debe salirles gratis. Un partido democrático, y el PP lo es, unos dirigentes democráticos, que lo son porque fueron elegidos por sufragio libre, directo y secreto, no pueden ir de la mano de alguien que piensa que Zapatero engaña y los pistoleros dicen la verdad.

Si este sábado el PP, representado para la ocasión por su sector duro, el trío Acebes-Zaplana-MayorOreja, participa en la manifestación convocada en Madrid por la asociación que lidera Alcaraz, estará legitimando sus opiniones que, son, lisa y llanamente, las de, en su caso sí, un fascista. Porque fascista es quien impone a los demás su verdad con la fuerza de las armas. Y Alcaraz impone 'su verdad' utilizando en beneficio propio las armas que empuñan los etarras.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios