red.diariocritico.com

Ante la semana de la Ley de la Memoria Histórica

El franquismo en España, 32 años después

El franquismo en España, 32 años después

  • Mapa del franquismo: quiénes son y dónde están los principales grupos ultras de nuestro país
  • ¿Hay dos millones de 'fachas'?
  • Anselmo Alvarez, abad del valle de los Caídos: "Seguiré oficiando funerales por Franco, y por los republicanos si quieren"

El miércoles 31 de octubre será aprobada la Ley de la Memoria Histórica, cuya publicación en el BOE no es probable que se produzca el 20 de noviembre próximo, fecha mítica para los franquistas, que conmemoran cada año los sucesivos aniversarios de la muerte del dictador Franco desde 1975. Este año será el ‘último 20-N’ tal y como lo conocemos desde hace 32 años.
Treinta y dos años después de la muerte del dictador

El último 20-N

Varios hechos recientes están contribuyendo a que se vuelva a hablar de la extrema derecha en España. Por ejemplo, la salvaje agresión de un individuo xenófobo a una menor ecuatoriana en el Metro de Barcelona, que toda España ha podido ver por televisión gracias a que fue grabada por las cámaras de circuito cerrado del metropolitano. O el hecho de que el PSOE, el PP y CiU hayan acordado "despolitizar" el principal memorial de la dictadura, el Valle de los Caídos, que en lo sucesivo deberá dedicarse a "honrar y rehabilitar la memoria" de todos los fallecidos a consecuencia de la guerra civil y la posterior represión. O la aprobación, el 31 de octubre, de la Ley de la Memoria Histórica, en la que va incluido este acuerdo, y que ha levantado no pocas ampollas en la derecha española (el Partido Popular se ha opuesto a esta norma en todo su trámite parlamentario, salvo en el punto ya mencionado sobre el uso del Valle de los Caídos), que prohíbe cualquier exaltación de ideologías y regímenes totalitarios en general, y del franquismo muy en particular. O la quema de banderas españolas y fotos de los reyes en Girona. O la proximidad del 20 de noviembre, fecha mítica para los franquistas, que conmemoran cada año los sucesivos aniversarios de la muerte del dictador Franco desde 1975. Este año será el ‘último 20-N’ tal y como lo conocemos desde hace 32 años.

El resurgimiento de grupos de ultraderecha en España es un tema renuente que generalmente se pone de actualidad cuando hay una crisis económica o social profunda. A comienzos de los años noventa, y coincidiendo con una de estas crisis, nacieron espontáneamente varios de estos grupos por toda la geografía nacional, que protagonizaron episodios de xenofobia y racismo, pero que se extinguieron tan pronto como tal crisis fue superada. No obstante, el tema ni es superficial, ni es exclusivo de nuestro país, como lo demuestra el hecho de que las autoridades de la Unión Europea han mostrado en reiteradas ocasiones su preocupación por la aparición de este fenómeno en todo el continente.

En los últimos años, en España se viene observando una reorganización de estos grupos franquistas y de ultraderecha. Algunos analistas culpan al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero de esta nueva aparición, incitados por su política social (especialmente, por el reconocimiento legal de los matrimonios homosexuales), su postura –considerada “blanda”– ante las pretensiones independentistas de los partidos nacionalistas (especialmente, Esquerra Republicana de Cataluña y Partido Nacionalista Vasco) y sus intentos de acabar con el terrorismo por la vía política, más que por la vía policial (apertura del diálogo con ETA). Pero otros observadores hacen más hincapié en que la responsabilidad es del Partido Popular, por lo que ellos entienden como una radicalización del mismo hacia posturas “más de derechas” y porque el principal partido de la oposición todavía no ha asimilado su inesperada derrota electoral en marzo de 2004, tres días después de los terribles atentados islamistas del 11-M en Madrid, lo que le ha llevado a un enfrentamiento total con el actual Gobierno en estos asuntos tan importantes y a la “teoría de la conspiración”, alentada por varios políticos ‘populares’ y algunos medios de comunicación afines en lo concerniente a este atentado, en el que se ha pretendido sin fundamento alguno involucrar como fuese a la banda terrorista ETA.

“Se nota una excesiva presencia de los grupos ultraderechistas en la vida española. Además, bajo la pretendida imagen de ‘honorabilidad’ de las formaciones de la extrema derecha, se esconden grupos neonazis, neofranquistas o neofascistas violentos surgidos en los últimos años con una gran presencia en Internet, la plataforma ideal para lanzar sus consignas entre los jóvenes”, escribía recientemente el periodista Juan Luis Galiacho en un ‘blog’. “Una de las características más positivas del Partido Popular fue que logró englobar al centro y la derecha incluso en sus expresiones más ultras. Ahora, el feroz enfrentamiento con los socialistas desde que el ex presidente José María Aznar fue desalojado del poder en marzo de 2004 culmina con arrebatos de un patrioterismo capaz de volver a poner a los ultras a la orden del día”, publicaba, por su parte, el también periodista Juan Carlos Algañaraz en el prestigioso periódico argentino Clarín.

“SOMOS ESPAÑA”

Con motivo del Día de la Hispanidad, el pasado 12 de octubre, el PP lanzó la campaña "Somos España", que exhortaba a realizar actos que demostraran el "orgullo de ser español" y a multiplicar las exhibiciones de la bandera española. Algunos balcones fueron engalanados con la enseña nacional como en otros años, pero no se produjo la avalancha de colores patrios que se pretendía. No obstante, la defensa furibunda de España pareció encarnarse en grupos conservadores que presenciaban el desfile militar presidido por el rey y prodigaron, como se esperaba, abucheos y silbidos contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Los más activos fueron los grupos de ultraderecha que volvieron a exhibir sus vestimentas semimilitares, las banderas y símbolos de la época franquista, los saludos fascistas y el reiterado canto del "Cara al Sol", el himno falangista.
Estas manifestaciones se repitieron en San Sebastián, donde viajaron tres grupos ultras que pidieron la cámara de gas para los presos vascos y prometieron que "Falange armada, ETA acabada". Entre los manifestantes, el conocido ultraderechista Ricardo Sáenz de Ynestrillas, hijo de uno de los militares golpistas del 23-F que años después fue asesinado por ETA. Ricardo Sáenz de Ynestrillas comenzó su militancia fascista a los 11 años, en ‘Fuerza Joven’, rama juvenil de ‘Fuerza Nueva’, partido político fundado en el 1966 por el notario de Madrid Blas Piñar. Fue acusado de diez ejecuciones hasta sumar una petición de 189 años de cárcel, tras cuyo juicio, tres años después, sería declarado absuelto. Fundó el partido ‘Movimiento Social Español’ al poco de su excarcelación, el 28 de noviembre de 1993.

Mapa del franquismo en España

Los movimientos ultraderechistas españoles están presentes en todas las comunidades autónomas, pero sobre todo en Cataluña, Valencia y Madrid. Por lo general, no quieren integrarse ni participar en una democracia de la que reniegan (“partitocracia”, la llaman) y no tienen objetivos electorales. Pero hay excepciones.

CATALUÑA

En Cataluña existe el único partido español "antiimigración" con representación municipal. Se trata de la ‘Plataforma per Catalunya’, liderado por Josep Anglada, que es un conocido admirador y seguidor de Blas Piñar. En las pasadas elecciones municipales, ‘Plataforma per Catalunya’ sacó un total de diecisiete concejales en toda la comunidad autónoma. Se presenta como un partido catalán preocupado por "la defensa del Estado de bienestar, de la identidad nacional y de la cohesión social".

Luego está ‘Adelante Cataluña’, integrada por ‘Democracia Nacional’ y ‘Alternativa Española’, estas dos últimas de implantación en todo el Estado. En las pasadas elecciones autonómicas, ‘Adelante Cataluña’ obtuvo 2.735 votos, según informa desde Barcelona Tomeu Ferrer. ‘Democracia Nacional’ está compuesta por integrantes del ‘Círculo Español de Amigos de Europa’ (CEDADE), de carácter neonazi, así como de las ‘Juntas Españolas’ y del ‘Frente Nacional Español’, partido ya disuelto que era una ramificación del liderado por el ultra francés Jean Marie Le Pen y que compartió oficina con el sindicato ‘Manos Limpias’ en el barrio madrileño de Moncloa.

En un acto de homenaje a la bandera que convocó la plataforma ‘Adelante Cataluña’ el pasado 12 de octubre, entre veinte y treinta individuos quemaron varias fotos del vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira. Después trataron de quemar una bandera de Cataluña, que no ardió, y terminaron por romperla. Todo ello, mientras proferían insultos contra Carod, contra el presidente Rodríguez Zapatero y contra la prensa y entonaron el “Cara al Sol”. Durante el acto, llevado a cabo en la plaza de Sant Jordi, en Montjuïc, y que congregó a alrededor de 500 personas, se escuchó dos veces –al comienzo y al final– el himno de España. Muchos de los asistentes lo acompañaron con el brazo extendido y tarareando la letra oficial del mismo durante el franquismo.

Asimismo, existen otras organizaciones, como el ‘Movimiento Nacional Republicano’ o la ‘Plataforma Cívica Catalana’. Estos grupos y partidos no se consideran “herederos del franquismo”, sino que adoptan otras posiciones públicas más “modernas”, especialmente contra la inmigración. Todos los grupos son profundamente antiautonomistas y se reclaman de una España unitaria sin autonomías.

Vinculado a la Universidad catalana Abat Oliva (dependiente del CEU) en Barcelona está el grupo ‘E-cristians’, que tiene como lema "el encuentro de entidades y personas católicas y cristianas para promover la presencia de la concepción y el sujeto cristiano en el espacio público". Su líder es Josep Miró i Ardèvol, un ingeniero agrícola barcelonés, de 57 años, que fuera conseller de Agricultura y asesor personal de Jordi Pujol. Josep Miró fue uno de los fundadores de CiU en 1974 y hoy lidera las posturas más ultracatólicas vinculadas a la llamada ‘Agora Marianista’, en "una defensa de los valores evangélicos desde una perspectiva de implicación política en la realidad". Miró i Ardèvol ha llegado incluso a afirmar que "Franco no era católico".

El rector la Universidad catalana Abat Oliva es José María Alsina Roca, que durante años fue director del Departamento de Humanidades de esta Universidad privada y, a la vez, profesor de la Universidad de Barcelona a tiempo completo, sin que conste que hubiera pedido la compatibilidad, también pertenece a ‘Schola Cordis Iesu’, a la que están entregados varios profesores destacados de esta Universidad. Se trata de personajes ultracatólicos que han hecho de la defensa de la familia y la lucha contra el aborto su terreno de juego preferido.

Por último está el ‘Frente Joven Obrero’ (FJO). En febrero de este año, agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron a seis jóvenes en Gavà y Castelldefels por su supuesta vinculación a esta organización. Se dedicaban a elaborar vídeos de propaganda fascista que después divulgaban en Internet, a través de YouTube. Los agentes les confiscaron dos armas de fuego (un fusil y una carabina) y cuantiosa munición, junto a otras armas falsas. Además, se hicieron con libros sobre Hitler, fotografías de Franco y otros documentos y símbolos de exaltación nazi.

Creado hace dos años como delegación catalana de la ultraderechista ‘Alianza Nacional’, el ‘Frente Joven Obrero’ fue inscrito el 15 de marzo de 2005 como asociación cultural en el registro de asociaciones de la Generalitat. La organización tiene su sede en Gavà. Colectivos de esta localidad han alertado de un auge de la extrema derecha y acusan a miembros de FJO de ser responsables de diversas agresiones en la zona.

COMUNIDAD VALENCIANA

En Valencia destaca ‘España 2000’, dirigido por el abogado José Luis Roberto Navarro, propietario de la empresa Levantina de Seguridad y presidente de clubs de alterne de la Comunidad Valenciana. Roberto Navarro es uno de los patrocinadores del ‘Vale-Tudo’, una modalidad de combates de boxeo en los que su hijo, Miguel Roberto, es un púgil destacado, además de ser uno de los miembros más activos de la ultraderecha valenciana y jefe de la autodenominada “Dirección de Protección y Seguridad” de ‘España 2000’, que se encarga de “proteger” a sus miembros en las manifestaciones. Hace varios meses, José Luis Roberto fue visitado por la periodista Mercedes Milá para Tele 5. En la entrevista, José Luis Roberto afirmó que la violencia “no solamente no es condenable, sino que es necesaria”.

En cuanto a su hijo, Miguel Roberto, enfervoreció a los asistentes a una de estas peleas de ‘Vale-Tudo’, cuando se enfrentó a un púgil holandés, de peso y fuerza claramente inferiores, al que por supuesto venció para coronarse como “héroe” de la velada.

No pocas veces, el ‘Vale-Tudo’ se traslada a la calle con peleas clandestinas en las que se manejan importantes cantidades de dinero y cuya única publicidad es el ‘boca en boca’ entre los aficionados. Los luchadores compiten por una salida a su precaria situación económica, aun a costa de sacrificar su propia vida. Hasta 18.000 euros puede ganar el luchador que venza en este tipo de combates. El precio de la entrada es elevado –unos 400 euros- y los luchadores proceden sobre todo del Este, con una cultura en el combate ‘cuerpo a cuerpo’ más arraigada.

‘España 2000’ está también vinculada a otra clase de eventos que, bajo apariencia deportiva, suponen una exaltación de su ideología violenta, xenófoba y racista. Desde el pasado 3 de marzo, sus dirigentes organizan de cuando en cuando una serie de encuentros en lugares de ocio "tomados" por los inmigrantes. El título de estos torneos no tiene desperdicio: "Los españoles primero". El objetivo es “que nuestro derecho a la práctica del deporte no sea restringido por aquellos que no siendo españoles invaden nuestras zonas deportivas (…) No pueden participar inmigrantes ilegales. No se puede permitir que utilicen las instalaciones pagadas por todos los españoles gente que no aporta nada”. Los encuentros se disputan en los días y a las horas de mayor concentración de extranjeros, para que su repercusión sea mayor. Lo más curioso es que no se consideran ni xenófobos ni racistas. Pero ‘España 2000’ ha convocado en varias ocasiones manifestaciones contra la inmigración en diferentes puntos de la ciudad del Turia.

Más recientemente, en el mes de octubre, ‘España 2000’ también ha protagonizado manifestaciones en las que se han quemado fotografías de políticos nacionalistas, como José Luis Carod Rovira (ERC) y el lehendakari Juan José Ibarretxe. Los presentes en dicha manifestación no ahorraron símbolos extremistas, botas e indumentaria paramilitar. Cargaron todas sus iras contra los inmigrantes y corearon "Los españoles primero", "Orgullos de ser españoles", "Menos pateras, (el endeble barquito que trae a los inmigrantes) que cierren las fronteras", "La inmigración destruye la nación", "Moros no, España no es un zoo", y lemas de similar cariz. A “los separatistas”, Rodríguez Zapatero y “los rojos” en general se les mentó la madre. En medio de este clima exaltado comenzó la marcha, que abría una señorita a caballo ondeando una bandera española, seguida de una banda de tambores y unas hileras de jóvenes con antorchas en la mano. Después una descomunal insignia nacional de 30 por 15 metros y 90 kilos de peso. A un vecino que alzó una bandera nacional se le obsequió con el "Cara al Sol" y un bosque de brazos en alto. Una joven presentó desde un balcón una bandera roja y recibió una catarata de insultos. Quienes portaban las antorchas comenzaron a brincar cantando "¡El que no salta es un p... rojo!".

‘España 2000’ tiene repartidas otras organizaciones y grupos afines, a modo de ‘sucursales’, pero con distinta nomenclatura, como es el caso de ‘Plataforma por Alcorcón’, en Madrid.

La ultraderecha valenciana tiene, además, un parlamentario en activo desde que, en noviembre de 2005, Francisco Tomás, alcalde de L´Alcora (Castellón) entre 1995 y 2003 por el Partido Popular, se pasó a Coalición Valenciana (CV), cuya principal seña de identidad es el anticatalanismo. Tomás puso "a disposición de CV, todo" su "activo político y personal, incluyendo el escaño y el acta de concejal" de L´Alcora, "con todos los recursos públicos que les son inherentes". El portavoz del Gobierno valenciano y del Grupo Popular en el Senado, Esteban González Pons, le calificó de "traidor indecente", y a toda la trama, de "operación de coge el dinero y corre" porque es "la primera vez en la vergonzosa historia del transfuguismo" que un político "confiesa abiertamente" que "se lleva el dinero". González Pons lanzó una enigmática idea: "Imagínense a un grupo de constructores que se asocia para envolver el pase de un diputado al Grupo Mixto".

COMUNIDAD DE MADRID

En el corazón de Madrid tiene su sede la ‘Fundación Nacional Francisco Franco’, cuya página web se abre con fotos del dictador y en la que se puede leer, a propósito de la Ley de la Memoria Histórica impulsada por Zapatero, “al que se han sumado los comunistas y los partidos separatistas”, dice, cosas como la siguiente: “¿Que podrán decir las familias de los miles de inocentes  asesinados sin proceso ni condena previos por el bando republicano? ¿Porqué se quiere tapar con esta ley los crímenes de la segunda república?”

La ‘Fundación Nacional Francisco Franco’, que hasta su muerte estuvo presidida por Carmen Polo, viuda de Franco, es la principal organizadora de los funerales por el dictador cada año en el Valle de los Caídos, a los que acuden, brazo en alto, otros grupos fascistas, como ‘Falange Española’, con banderas preconstitucionales y con toda su simbología y cánticos e himnos franquistas. Hasta la fecha, estos grupos se han manifestado todos los años con absoluta libertad en el interior del recinto del Valle, que es propiedad del Patrimonio Nacional, sin que ninguna autoridad ni las fuerzas del orden les hayan puesto impedimento alguno. También han desplegado toda su simbología fascista en el interior de la basílica –un recinto vaticano-, como puede verse en numerosas galerías de fotos del 20-N de páginas web tales como ‘infonacional.com’ o ‘generalísimofranco.com’, entre otras.

También en Madrid está ‘Alternativa Española’ (AES), cuya página web se inicia con una foto con el escudo preconstitucional español y otra del "Generalísimo Francisco Franco". ‘Alternativa Española’ denunció ante la Fiscalía del Tribunal Supremo a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por la retirada de la estatua ecuestre de Franco en Madrid, por un posible delito contra el patrimonio artístico y otro de prevaricación. El 5 de junio pasado, convocó una manifestación bajo el lema "¡Zapatero embustero!", al hilo de una de las manifestaciones convocadas por la Asociación de Víctimas de Terrorismo contra el diálogo con ETA y justo cuando la banda terrorista hacía público un comunicado en el que daba carácter oficial al fin de su tregua, que de hecho había roto en diciembre de 2006 con su atentado en el aparcamiento de la T-4 de Barajas.

Entre mayo y junio pasados, ‘Alternativa Española’ intentó emitir varios anuncios de corte claramente fascista en distintos medios de comunicación, muy especialmente en la Cadena COPE y, dentro de dicha cadena radiofónica, en el programa "La Mañana", de Federico Jiménez Losantos. Pero la Conferencia Episcopal, propietaria de la COPE, no admitió las cuñas publicitarias, lo que le valió ser objeto de una campaña de desprestigio por parte de AES.

El secretario general de ‘Alternativa Española’ es Rafael López-Dieguez, abogado madrileño de 47 años casado con una hija del notario Blas Piñar López (89 años), con la que tiene seis hijos. López-Dieguez es consejero de varias empresas y "católico comprometido", unido a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que dirigió el cardenal Joseph Raztinger, hoy Papa Benedicto XVI. El grupo se ha convertido en el sucesor del antiguo partido de Blas Piñar, ‘Fuerza Nueva’ (que se disolvió en 1982), y tiene como lema: "la defensa de la vida, el rechazo a los matrimonios homosexuales, la defensa del matrimonio, de las raíces cristianas de España y la oposición a la reforma estatutaria..."

López-Dieguez llegó a pronunciar una conferencia en el Parlamento de Estrasburgo, invitado por los eurodiputados conservadores ingleses. Se trataba de hacer campaña por el ‘no’ a Europa. La conferencia le fue preparada por el profesor Francisco Torres García, portavoz de AES.

Otro grupo ultra es ‘Comunión Tradicionalista Carlista’, que celebra la festividad de los Mártires de la Tradición (10 de marzo) con escudos preconstitucionales y gritos de "Cara al Sol". También unido al tradicionalismo carlista se encuentra el rector de la Universidad Herrera Oria de Valencia, Alfonso Bullón de Mendoza y Gómez de la Serna. Bullón es doctor en Historia y Premio Extraordinario por la Universidad Complutense de Madrid y es, desde 1993, profesor de la Universidad San Pablo - CEU. Entre sus publicaciones destacan obras de corte derechista: "La Primera Guerra Carlista" y "El Alcázar de Toledo; final de una polémica". Además es Patrono de la Fundación Universidad Fernando III. Los representantes de estos grupos tradicionalistas y de la ultraderecha se suelen reunir en Madrid en la llamada "Gran Peña", una especie de casino en el número 3 de la Gran Vía madrileña.

En Madrid tiene su sede, asimismo, la plataforma ‘España y Libertad’, que como tantos otros grupos ya citados niegan su carácter ‘ultra’ e incluso envían cartas de rectificación a cuantos medios de comunicación la califican como tal. En noviembre de 2005, ‘España y Libertad’ exigió al Consejo Superior de Deportes (CSD) que sancionase a los jugadores y entrenadores que participaron en un encuentro entre las selecciones de fútbol sala de Cataluña y España. En su comunicado, se instaba a la inhabilitación de todos los participantes en el mismo, porque violaba –según esta organización– "lo dispuesto en el artículo 32 de la Ley del Deporte en materia de federaciones deportivas españolas y utilizando de manera ilegal el himno y bandera española".

ARAGÓN

En Aragón tiene su cuartel general el llamado ‘Foro Arbil’ que reúne a un grupo de universitarios y profesionales repartidos en distintos grupos provinciales en España, con ramificaciones en Chile y en México. Este ‘Foro’ edita una revista con su mismo nombre, cuyo director es Alberto Fernández, y trata de difundir "los valores que lleva implícitos la Cosmovisión Católica y, específicamente, la Hispanidad, entendida como la Cristiandad encarnada en el mundo hispánico". Su lema es "por la vida, la familia, la educación, la dignificación del trabajo, la unidad histórica, territorial y social de la Nación, y por la regeneración moral y material de Nuestra Patria y el mundo". La única lealtad que el ‘Foro Arbil’ exige a sus miembros es "la de un hijo con la Iglesia Católica como Madre (...) En definitiva los puntos desarrollados en la Veritatis Splendor y la Centesimus Annus por Juan Pablo II".

A este ‘Foro’ está vinculado el abogado Alfonso Coronel de Palma, hasta hace poco presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y de la Universidad San Pablo CEU de Madrid.

ANDALUCÍA

Según estudios de la Junta de Andalucía actualizados a mayo de 2005, en 2004 aumentó en un 250% el número de agresiones y actos racistas y xenófobos en esta región. La Junta, presidida por el socialista Manuel Chaves, estaba preocupada por la proliferación de pintadas nazis y antisemitistas que poblaban las puertas de los pasillos de los colegios. Organizaciones como ‘Blood and Honour’, ‘White Power’, ‘Hammer Skin’, ‘Skinhead’, etcétera, asaltaban con sus ideologías a los jóvenes estudiantes. Se registraron casos reales, como la aparición de auténticas mafias que amenazaban dentro de los institutos a los jóvenes, provocaban peleas y obligaban a los demás a apostar. Los perdedores de dichas peleas eran cruelmente “castigados”.

‘Blood and Honour’, una de las asociaciones del movimiento neo-nazi más importante en toda Europa, impartió clases por Internet y vía e-mail de cómo preparar artefactos caseros, con potencia suficiente como para desgarrar una mano, para ser utilizada como arma contra los negros. El origen de este fenómeno radicaba en el aumento constante de inmigrantes en la comunidad andaluza y, en consecuencia, en los colegios e institutos.

FÚTBOL Y TOROS

Al margen de la Universidad y de la política, los ultras españoles aparecen vinculados al mundo del deporte, en particular del fútbol. Todos ellos (Ultras Sur, Ultras Boys, Ultras Violetas, Ultras Yomus, Frente Atlético, Ultras Cartago, Escuadrón Verdiblanco....) tienen su página web donde lanzan sus mensajes de corte fascista, amparándose en el vacío legal existente en la red. Estos mismos grupos ultras también se han introducido en el mundo taurino, en concreto, los grupos unidos al equipo de fútbol del Español de Barcelona acuden al tendido 5 de la Monumental en la Ciudad Condal y forman parte de la Plataforma de la Defensa de la Fiesta Nacional en Cataluña.

Este incremento de los parámetros neonazis, que se viene produciendo en España en los últimos tiempos, es una prueba latente de que existe una gran penetración de las ideas de extrema derecha en diversos ámbitos, como la Universidad, los estadios de fútbol, los barrios populares o los territorios de las tribus urbanas en los que tradicionalmente estaba ausente.

¿Dos millones de ‘fachas’ en España?

Según ha declarado el ultraderechista Ricardo Sáenz de Ynestrillas a Libertad Digital TV (el canal televisivo por Internet de Federico Jiménez Losantos, donde han sido entrevistados destacados ultraderechistas como Blas Piñar López, nieto del legendario Blas Piñar y dirigente de la denominada ‘Sociedad Cívica Hispánitas’, entre otros), en España hay unos dos millones de simpatizantes y seguidores de grupos franquistas, fascistas y neo nazis, que son votantes habituales del Partido Popular. Todos los grupos ultras dan cifras exageradas acerca de los seguimientos de los actos y manifestaciones que convocan, pero curiosamente casi ninguno de ellos facilita cifras acerca de sus respectivas militancias. Tan sólo la plataforma ‘España y Libertad’ dice en su página web que agrupa a 45 entidades y 5.000 afiliados.

No obstante, cabe destacar aquí un dato curioso facilitado por el abad de la congregación benedictina del Valle de los Caídos, Anselmo Álvarez, que ha oficiado los últimos cuatro funerales por Franco en los ’20-N’ de 2002 a 2006: “el 14 de abril del año pasado, setenta aniversario de la proclamación de la II República, los partidos republicanos y de izquierdas convocaron numerosos actos conmemorativos en toda España. Entre todos esos actos, se juntaron unas tres mil personas en total. Pues bien, ese mismo día 14 de abril de 2006, que era Viernes Santo, al Valle de los Caídos acudieron espontáneamente doce mil personas sin que nadie les convocase a acto especial alguno”.

El Valle de los Caídos es el monumento del Patrimonio Nacional más visitado de España: cuatrocientos mil al año (402.315 en 2006). Según el Decreto fundacional de 1 de abril de 1940, el monumento y la basílica se construyeron para “perpetuar la memoria de los caídos de nuestra gloriosa Cruzada”.

“Seguiré oficiando funerales por Franco”

El superior de la congregación benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, Anselmo Álvarez Navarrete, no cree que la Ley de la Memoria Histórica aprobada el 31 de octubre le impida seguir oficiando funerales por la memoria de Francisco Franco Bahamonde, tal y como ha venido haciendo desde 2002, cuando fue nombrado abad mitrado de esta comunidad, y tal y como, antes que él, los otros abades anteriores han venido haciendo cada año desde que en 1975 murió el dictador. “Si la Fundación Nacional Francisco Franco, encargada de la organización de estos funerales, o cualquier otra entidad o persona particular nos pide que celebremos una misa funeral por su alma, lo haremos porque es nuestra obligación como religiosos. No creo que ninguna ley pueda impedírnoslo”, señala.

La Ley de la Memoria Histórica prohíbe las exaltaciones franquistas y Anselmo Álvarez afirma que en estos funerales “nadie hace tales exaltaciones, ni ningunas otras de ningún tipo de ideología. Nadie despliega banderas u otros símbolos. La gente que acude a estos oficios siempre con una actitud absolutamente respetuosa, consciente de que está en el interior de un templo, un recinto vaticano de peregrinación lleno de paz y espiritualidad. Si acaso, entra con sus banderas recogidas, enrolladas en los palos, y muy rara vez se ve a alguien con alguna pequeña bandera extendida”. Anselmo Álvarez se muestra absolutamente convencido de lo que dice. Pero varias páginas de grupos de ultraderecha en Internet le contradicen mostrando en sus numerosas galerías de fotos cómo individuos con banderas y ataviados con toda la parafernalia franquista están en el interior de la basílica, incluso haciendo el saludo fascista.

Según el padre Álvarez, “otra cosa es lo que ocurra en el recinto del Valle, pero en el exterior del templo. Si alguien hace algún tipo de exaltación o manifestación, nosotros no podemos hacer nada, pues es competencia de las autoridades de Patrimonio Nacional y de las fuerzas de orden público”.

“Celebraremos estos funerales por Franco, de la misma manera en que los celebraríamos por los muertos del bando republicano si alguien nos lo pidiera, No tenemos ningún inconveniente en ello. Se nos tilda de ser unos religiosos franquistas, pero nosotros pasamos de ellos. Somos religiosos y punto. Además, nosotros hemos sido los primeros que desde hace años venimos pidiendo al Gobierno y a Patrimonio Nacional que se despolitice este recinto”, ha añadido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.