red.diariocritico.com

OPINIÓN/Víctor Gijón

Diego da lecciones de populismo

Diego da lecciones de populismo

La tendencia del PP a pasarse por el arco del triunfo las instituciones democráticas comienza a ser preocupante. No hay ley que no se recurra ante los tribunales de justicia, ni propuesta que no se plantee como exigencia y/o amenaza. La búsqueda de apoyos externos, legítimos, pero no legitimados para el caso, hace que el PP, y en especial la rama que nos toca sufrir en Cantabria, esté más cerca de Hugo Chávez, el populista presidente venezolano, que de los políticos de nuestro entorno cultural y geográfico.
Ignacio Diego dio ayer toda una lección de populismo. El presidente regional del PP y fallido aspirante a la presidencia de Cantabria anunció su intención de unir a sindicatos, empresarios y algunos más --otra cosa es si los pretendidos se dejan cortejar o le dan calabazas-- para presionar al Gobierno regional en el asunto del TAV. Dos semanas se tomó el PP para dar a conocer su posición en torno al futuro de la alta velocidad en Cantabria y sólo son capaces de parir un ratón.

 La propuesta de Diego para crear un gran frente social que les apoye en su reclamación del TAV a Madrid ya, algo que según los conservadores el Gobierno regional no quiere, pasó a ser historia por la tarde, tras la entrevista del presidente del Ejecutivo cántabro, Miguel Ángel Revilla, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez.

El PP, con el espejismo de antiguas y masivas manifestaciones por el Santander-Mediterráneo, se veía ya enarbolando la pancarta reivindicativa en medio de la precampaña electoral. Al PP, que hace electoralismo con todo, ya sea el terrorismo, la monarquía, la seguridad ciudadana o la bandera, le importa una higa las comunicaciones de Cantabria --tuvo ocho años de Gobierno en Madrid y Cantabria y sólo se les ocurrió cambiar de trazado la ronda de la Bahía y sacarla a concurso (quedó desierto) como autovía de peaje--.

Su condición de oposición, por segunda legislatura consecutiva, después de 20 años gobernando a su antojo, les provoca síndrome de abstinencia, que pretenden sobrellevar arropándose con apoyos al margen de las urnas. El otro día recordábamos cómo el alcalde de Santander, el 'popular' Iñigo de la Serna, buscaba en la Comisión de Sostenibilidad, órgano ni ejecutivo ni elegido por los ciudadanos, el apoyo a sus propuestas más controvertidas.

Diego copia la maniobra y pretende crear una mayoría paralela, al margen del Parlamento de Cantabria, para que le hagan los coros. El problema de las derivas populistas es que los hechos pueden con las manipulaciones. Y mientras Diego nos ilustraba sobre la maldad congénita de los gobiernos de Cantabria y la Nación, estos aprobaban un nuevo paso adelante en las comunicaciones de Cantabria con Madrid y Europa en TAV. Y los neochavistas, con dos palmos de narices.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios