red.diariocritico.com
Malestar en la Guardia Civil: más jefes que ‘indios’

Malestar en la Guardia Civil: más jefes que ‘indios’

La decisión del Gobierno de ascender a cuatro generales de división a teniente general -José Manuel García Varela, Cándido Cardiel Ojier, Pascual Solís Navarro y Atilano Hinojal Galindo- ha caído como un jarro de agua fría entre el colectivo de guardias civiles y las reacciones no se han hecho esperar: la decisión se enmarca en la política de “pago de favores” y no en un supuesto plan de modernización de la Guardia Civil, pues se trata de una designación “a dedo”, no por méritos. Así lo afirma, por ejemplo, la Unión Profesional de Guardias Civiles (UPGC).

 Según afirman los guardias, la modificación de la plantilla de la Guardia Civil para nombrar a cuatro tenientes generales va a suponer un incremento del gasto presupuestario en relación al pago de sueldos, complementos, pluses, etcétera, a favor de éstos y en detrimento de otras partidas presupuestarias de mayor importancia para el orden público y la seguridad.

 Dado lo anterior, para UPGC la medida supone una doble “tomadura de pelo” por parte del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Primero, por lo anteriormente señalado –“va a haber más ‘jefes’ que ‘indios’”, afirman a es diario e-Xclusivo-; y, segundo, por poner al frente de la Guardia Civil y ascenderle en dos ocasiones –pues ha pasado de general de brigada a teniente general - a José Manuel García Varela, máximo responsable de la Jefatura de Información y Policía Judicial de la Guardia Civil cuando se produjo el atentado del 11-M, la mayor masacre terrorista de la historia en nuestro país. Efectivamente, no se puede obviar que su misión era dirigir y gestionar la obtención, recepción, tratamiento, análisis, difusión y utilización operativa de la información, especialmente en materia antiterrorista en el ámbito nacional e internacional.

 Pero desde UPGC recuerdan, además, que García Varela, a tenor de las comparecencias del juicio del 11-M, “se infiere que no tuvo capacidad de coordinar la Unidad Central Operativa (UCO) y la Zona de la Guardia Civil de Asturias, con motivo de las investigaciones de la denominada 'trama de la dinamita' en Asturias”.

 Con estos nombramientos, en el colectivo se generaliza la idea de que el Gobierno de Zapatero adolece de “una falta de ideas en materia de política de seguridad y más en concreto una preocupante constante de no saber qué hacer con el Cuerpo o, lo que es aún más grave, utilizar a la Guardia Civil de forma híbrida entre los Cuerpos Policiales y las Fuerzas Armadas”.

 Un análisis del Cuerpo en este momento revela que, aunque es la peor retribuida, la Guardia Civil realiza las funciones y misiones que otros cuerpos policiales o el Ejército no realizan, argumentando carencias de personal, medios o presupuestos; o que la reducción del Ejército ha supuesto la creación en el seno de la Guardia Civil de la Agrupación de Proyección Exterior (APEX) para realizar misiones militares, cuando la Benemérita carece de formación adecuada, salvo los oficiales que provienen de la Academia Especial de Zaragoza que son formados por el Ejército de Tierra; o la falta de preparación de nuestro Ejército para afrontar las nuevas situaciones de pre y post guerra que se originan en el mundo.

 Además, como ya señaló Diariocrítico en su día, para el colectivo de guardias civiles estos nombramientos suponen una “incongruencia” del Gobierno socialista, pues chocan frontalmente con el criterio de la Ley de Carrera Militar, que pretende reducir en un 25 % los generales existentes en el Ejército. Y aún más, la existencia de cuatro tenientes generales en la Guardia Civil puede suponer descoordinación, inoperatividad y colisión de órdenes en el ejercicio del mando.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios