red.diariocritico.com

Mala etapa para nuestras tropas desplegadas

Desastre anunciado en Afganistán: dos soldados españoles muertos y otros dos, heridos graves

Desastre anunciado en Afganistán: dos soldados españoles muertos y otros dos, heridos graves

· Alonso confirma que llevaban inhibidores pero la explosión se debió a una mina
· Atacado otra vez el blindado BMR, el mismo que fue alcanzado en el atentado de Líbano

Era un aviso generalizado: había un gran temor por las tropas españolas que actúan en Afganistán, y sucedía mientras que eran secuestrados dos soldados italianos en Herat, zona de intervención de nuestro Ejército. Pero la peor noticia llegaba esta mañana: dos soldados españoles murieron y otros dos resultaron heridos graves al ser alcanzado el vehículo blindado BMR en el que viajaban por una explosión cuando circulaban por el distrito de Shewan, en la provincia de Farah, al oeste del país.
   Dos soldados españoles murieron y otros dos resultaron heridos graves este lunes por la mañana al ser alcanzado el vehículo blindado BMR en el que viajaban por una explosión cuando circulaban por el distrito de Shewan, en la provincia de Farah, al oeste del país, según informó el Ministerio de Defensa.

   El vehículo blindado, perteneciente al contingente que lidera la Base de Apoyo Avanzado de Herat, formaba parte de un convoy militar español que circulaba por el citado distrito de la provincia de Farah, el mismo en el que el pasado 13 de septiembre fue atacado por insurgentes un cuartel del Ejército afgano, desencadenando una operación de rescate con fuerzas de la ISAF italianas, vehículos aéreos no tripulados y helicópteros de combate Mangusta A129.

   El Departamento que dirige José Antonio Alonso explicó en un comunicado que la deflagración se registró a las 9.00 horas en las inmediaciones de Shewan, al noroeste de Farah. Esta provincia, cuya seguridad recae en un contingente del Ejército estadounidense encargado del Equipo de Reconstrucción Provincial, es fronteriza con la zona sur y es la que mayor número de ataques de insurgentes ha registrado.

   Allí se produjo la primera víctima mortal del Ejército español por un ataque hostil, el soldado paracaidista Jorge Arnaldo Hernández Seminario, que murió al ser alcanzado su BMR por la explosión de una mina anticarro el 8 de julio de 2006.

   España mantiene en Afganistán un contingente de 690 militares en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF). El grueso de las tropas se concentra en la Base de Apoyo Avanzado de Herat y al frente del Equipo de Reconstrucción Provincial de Badghis, con sede en Qala-I-Now.

   Al estar al mando de la Base de Apoyo Avanzado de Herat, el destacamento español aporta una compañía reforzada a la Fuerza de Reacción Rápida (QRF), encargada de apoyar en tareas de seguridad a las cuatro provincias de la zona oeste (Ghowr, Badghis, Herat y Farah). El contingente español se completa con oficiales destinados en los Mandos Regional y Central de la ISAF y con un destacamento aéreo emplazado en la base de Manás (Kirguistán).


Cuarto ataque este verano

   Este último atentado es el cuarto ataque hostil que sufre el contingente español desde el pasado mes de julio.

   El anterior ataque se remonta al pasado 10 de agosto, cuando una patrulla del Ejército Nacional Afgano, acompañada por una sección del contingente español -compuesta por 27 efectivos-, fue atacada con armas ligeras y granadas por un grupo de insurgentes en la provincia de Badghis. El ataque, que costó la vida a tres soldados afganos, se registró entre las localidades de Bala Murghab y Ghormach, al norte de la citada provincia, responsabilidad del Equipo de Reconstrucción Provincial de Badghis.

   El pasado mes de julio, las tropas españolas sufrieron otros dos ataques en la provincia de Badghis. El 25 de julio, un grupo de insurgentes disparó con armas ligeras contra militares españoles y afganos en la localidad de Darreh-Ye-Bun, a unos 40 kilómetros al noreste de la Base española de Qala-I-Now. El ataque se saldó sin víctimas ni heridos.

   Dos días antes, el 23 de julio, las tropas españolas fueron objeto de otro ataque en la misma zona de Darreh-Ye-Bun también con armas ligeras (fusilería y proyectiles RPG), sin que se registraran heridos ni víctimas. Las tropas españolas y los policías afganos atacados hicieron uso de sus armas en defensa propia.

   Las Fuerzas Armadas españolas han sufrido tres atentados con víctimas mortales en Afganistán. La primera baja por ataque de insurgentes en el país asiático fue el mencionado soldado paracaidista Hernández Seminario, que falleció por la explosión de una mina anticarro el 8 de julio de 2006. El pasado 21 de febrero, la soldado de la Brigada Ligera Aerotransportable Idoia Rodríguez Buján perdió la vida al ser alcanzado su vehículo blindado por una mina anticarro en la provincia de Herat.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios