red.diariocritico.com

Una revista de 64 páginas a todo color

'Gara' cuenta su versión sobre el 'Proceso de Negociación'

· Dos gobiernos europeos relacionados con conflictos políticos y su resolución hicieron de mediadores, según el diario

'Gara' pone a la venta este domingo un documento en el que se aborda minuciosamente cómo, cuándo, dónde y con quién se produjo el 'Proceso de negociación' entre la banda terrorista ETA y el Gobierno.


"El PSOE rechazó hasta una propuesta de acuerdo esbozada por él mismo
". Así titula 'Gara' el texto que sirve deresumen al documento de 64 páginas sobre el `proceso de negociación',  que ha puesto a la venta este domingo y con el que tratará de poner en evidencia la actuación del Gobierno español.

El documento, titulado '2005-2007 Proceso de Negociación. En busca de un acuerdo político definitivo' , elaborado por la redacción de la publicación, dice abordar, punto por punto, todas los pormenores de los encuentros entre ETA y el Gobierno: las firmas, los análisis, las entrevistas y toda la información sobre los hechos, las claves del proceso, los factores negativos, la posición de los agentes, la propuesta del Anaitasuna y los textos esenciales.

Según el diario vasco, Batasuna acudíó desde el principio con su propuesta de autonomía de cuatro territorios con derecho a decidir. El PSOE, con improvisaciones y proposiciones anticuadas. Estos encuentros se producían en una ciudad europea (de cuyo nombre no quiere acordarse) y con dos Gobiernos de países europeos que, habiendo sufrido procesos parecidos, acudieron como observadores (cuyos nombres sólo se sospechan, ya que tampoco los revela).

Cuando parecía que todo iba a terminar en final feliz al presentar el PSOE una "hoja de ruta (...), en principio asumible por la izquierda abertzale" saltó "la sorpresa cuando los proponentes se echaron atrás y dijeron que, al poner negro sobre blanco lo garabateado en la pizarra, se habían favorecido los planteamientos de la izquierda abertzale. La posición más definida del PSOE fue la de condicionar el acuerdo al compromiso de ETA de respetar el alto el fuego y retirar la posibilidad de respuesta armada".

Y continúa: "El mismo objetivo inspiró a la representación del Gobierno español en la otra mesa, que definió estos encuentros, así como todos los posteriores al coche-bomba de la T4, como un intento para reiniciar el proceso, que calificó de roto. Después de la explosión de la T4, se produjo una reunión los días 30 y 31 de marzo, marcada por el atentado y por la situación de ilegalidad en la que iba a concurrir la izquierda abertzale a las elecciones".

ETA, supuestamente, trató de retomar las negociaciones, pero el PSOE consideró que no podían continuar con el proceso. El Gobierno, a diferencia de lo suscrito anteriormente, no iba a frenar las detenciones ni los juicios ni acercaría a los presos a cárceles vascas. ETA entendió este cambio de rumbo como "una declaración de guerra", más que como un proceso de paz.

Cuando el Gobierno dijo que ETA había roto el alto el fuego, ETA denunció tal "mentira" a los mediadores y les comunicó que el "enfrentamiento armado será inevitable".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios