red.diariocritico.com

No participó el Partido Popular

Multitudinaria manifestación contra el terrorismo en Madrid

Multitudinaria manifestación contra el terrorismo en Madrid

Miles de ciudadanos, con pancartas con la paloma de la paz, se manifestaron este sábado en Madrid para clamar contra ETA y solidarizarse con sus dos últimas víctimas, en una marcha encabezada por sus compatriotas ecuatorianos, sindicalistas, intelectuales y políticos, que criticaron la ausencia del Patido Popular. La Delegación del Gobierno de Madrid, atendiendo a cálculos de la Policía Nacional, cifró la asistencia a la manifestación a las 18.25 horas en 174.824 personas, y la Comunidad de Madrid estimó la participación en 210.000 personas.

Las críticas por la inasistencia de los populares y los llamamientos a la unidad de los demócratas centraron las declaraciones políticas durante la marcha, que cubrió las calles de Madrid de miles de carteles con palomas blancas pidiendo paz. Los populares y la principal asociación de víctimas del terrorismo, la AVT, finalmente no secundaron la protesta, a pesar de que el lema de la manifestación se modificó a última hora para incluir la palabra libertad, como demandó este partido: "Por la paz, la vida, la libertad y contra el terrorismo".

Acudieron sí otros colectivos de víctimas, como la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, encabezada por Pilar Manjón.

Durante la marcha contra el atentado de ETA en Barajas, que rompió el alto el fuego, algunos de los asistentes profirieron gritos en protesta por la ausencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y se preguntaron "dónde están, no se ven los obispos del PP".

No obstante, los ciudadanos se olvidaron de las consignas políticas y quisieron que la manifestación se centrara en el rechazo a ETA y en el recuerdo a los dos ecuatorianos asesinados, Carlos Alonso Palate, de 35 años, y Diego Armando Estacio, de 19, que estuvieron arropados por sus compatriotas sudamericanos.
La manifestación partió, entre aplausos y exclamaciones a favor de la paz y contra el terrorismo, a las seis de la tarde de la plaza de Colón con los líderes de los sindicatos convocantes, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Jose María Fidalgo, y representantes de la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos, que portaban numerosas banderas de su país.

Tras ellos se situaron los políticos, como los ministros de Trabajo, Jesús Caldera, y Cultura, Carmen Calvo, el presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, Manuel Chaves, el secretario de organización de ese partido, José Blanco, el portavoz parlamentario, Diego López Garrido, y el candidato a la alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián. También, acudieron los secretarios de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, de Cooperación Internacional, Leyre Pajín, y de Inmigración, Consuelo Rumí.

Caldera lamentó el que el presidente del PP, Mariano Rajoy, se hubiera manifestado en esta legislatura en cinco ocasiones, cuando, dijo, "no había víctimas" y que hoy no lo hiciera, mientras que Chaves abogó por hacer "todos los esfuerzos" para que ese partido se "incorpore a la unidad, que quieren todos los ciudadanos para lograr la paz y desaparezca el terrorismo".
El líder de IU, Gaspar Llamazares, acusó al PP de anteponer sus intereses partidarios a los de la ciudadanía y representantes de CiU y ERC pidieron unidad frente a ETA en la marcha a la que se unieron también miembros del PSC y el ex líder del PCE Santiago Carrillo.

Entre los actores que se sumaron a la manifestación estaban José Sacristán, Federico Luppi, Loles León y Cayetana Guillén-Cuervo, y entre los escritores José Saramago y Rosa Regás.

A las 07.30 horas, la manifestación llegó a la Puerta de Alcalá, mientras un grupo de músicos interpretaba la canción "Sólo le pido a Dios", tras la que se guardó un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas. La escritora Almudena Grandes y la ciudadana ecuatoriana Lucía Rosero leyeron el manifiesto, que puso fin al recorrido y que exigía a ETA el abandono definitivo de la violencia.

Este fue uno de los mensajes centrales del manifiesto, acogido con aplausos y gritos de "ETA no" por los miles de personas que llenaban la plaza, que no mencionó en ningún momento al PP y pidió "la unidad de todos los partidos democráticos".

El manifiesto comenzó con un recuerdo a Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, al afirmar que "con ellos murieron una parte de los sueños de miles de emigrantes que cada día cruzan océanos y desiertos para hacer realidad los derechos humanos básicos para sus familias".

Tras unos versos de Octavio Paz a modo de prólogo y tras unos párrafos de condena del atentado del pasado día 30, el texto aseguraba que los terroristas "caen en un trágico error si creen que con la coacción, con el chantaje y con el terror van a provocar la fractura del marco democrático".

La condena al atentado de ETA en Barajas concluyó con el grito en lengua quichua "Shuc makila, shuc yuyaila, shuc shungulla" y su traducción al español -¡Un sólo puño, un sólo pensamiento y un sólo corazón!".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios