red.diariocritico.com
Consenso y melancolía

Consenso y melancolía

La política no tiene entrañas, tiene intereses. Mariano Rajoy sabe mejor que nadie (era ministro del Gobierno Aznar cuando éste autorizó los contactos con el "Movimiento Vasco de Liberación Nacional") que hablar con los terroristas de la ETA no es novedad, pero finge gran quebranto ante semejante escenario porque ahora son otros quienes llevan la batuta. Si él fuera el inquilino de La Moncloa y por el camino se hubiera cruzado la circunstancia de un "alto el fuego" de la banda, estoy seguro que también lo estaría intentado ¿Por qué, antes sí y ahora no? ¿Por qué torpedea el proceso iniciado por Rodríguez Zapatero? La respuesta hay que buscarla en las encuestas.

En la última elaborada por el CIS, el PSOE apenas le sacaba dos puntos de ventaja en intención de voto al PP. Dos puntos es muy poco y con una parroquia tan fiel como la que tiene la derecha en España y tan volátil como es la de la izquierda, se puede inferir el cálculo de los estrategas de la Génova. La banda terrorista ETA ha hecho mucho daño. Más de ochocientas personas asesinadas y no menos de tres mil heridos es su trágica tarjeta de visita. Varios miles de familias nunca recuperaran la normalidad y ese dolor permanece varado en el inconsciente colectivo. Y de una u otra manera se refleja en las encuestas. Claro que hay que mirar al futuro pero hay que hacerlo sin olvidar el dolor de las víctimas. En éste asunto hay gente que quiere ir muy de prisa porque lo suyo tampoco es del todo ajeno al cálculo político.

A unos y a otros habría que decirles que se serenen. Que tengan presente que el crimen no puede rendir réditos políticos pero, también, que el Gobierno tiene la obligación de explorar los caminos para acabar con el terrorismo. Está claro que el presidente Zapatero va a seguir con su estrategia y que Rajoy  -olvidando sus silencio de cuando era ministro de Aznar- no le va a dar tregua. Así las cosas, toda petición de consenso me parece que solo conduce a la melancolía. Que cada uno haga su juego y que el año que viene, en las urnas, juzguen los ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios