red.diariocritico.com

A juicio del Consejero, 'ideado por el PP'

Del Olmo da por zanjado el escándalo de GFB

Del Olmo da por zanjado el escándalo de GFB

El consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico, Javier del Olmo, ha afirmado que el "escándalo" en el que el Partido Popular ha querido convertir el asunto de la fábrica de fibroyeso de GFB en Orejo ha concluido como "la magia", con "nada por aquí, nada por allá", al haberse "demostrado claramente" a su juicio que la intervención del Gobierno de Cantabria "ha sido limpia y con rigor".
Del Olmo hizo estas consideraciones durante su comparecencia en la Comisión de Industria del Parlamento regional para responder a 18 preguntas del Grupo Popular sobre "la posición definitiva" del Ejecutivo en relación con la peritación de la maquinaria de la fábrica, en palabras de la diputada María Antonia Cortabitarte, y sobre las obras de construcción y plan de negocio de GFB.

El consejero anunció que el Consejo de Administración de GFB designó ayer, entre los cuatro candidatos presentados, a la empresa que realizará la peritación, cuyo coste ascenderá a 4.000 euros. Tras la comparecencia concretó a los medios de comunicación que se trata de la empresa español Intervalor Consulting Group S.A.. Asimismo confirmó que la fábrica empezará a funcionar en pruebas en el mes de julio y en octubre a pleno rendimiento.

Sin embargo, dedicó la mayor parte de su intervención a criticar la actuación del Partido Popular y su grupo parlamentario en relación con este tema, comenzando por señalar que esta comparencia quedaba "desvirtuada" después de que el PP haya pedido la creación de una comisión de investigación sobre GFB, petición que se abordará en la sesión parlamentaria del próximo lunes.

Por su parte Cortabitarte insistió en las "contradicciones" en las que en su opinión ha incurrido el Gobierno regional en relación con este asunto, al que también acusó de no haber remitido a la oposición la documentación sobre el mismo que ha solicitado, y subrayó que "en GFB, de transparencia nada".

Del Olmo a su vez señaló que el "espectáculo mediático" en el que el PP ha querido convertir el caso GFB "se ha ventilado en tres escenarios"; por un lado en el Parlamento, "con actores secundarios", "los teloneros", incluido él mismo, dijo, en el que el Gobierno "ha contestado a todo tipo de preguntas" y ha explicado "exhaustivamente" el proyecto.

Destacó al respecto que el Ejecutivo ha contestado a "más de 200" preguntas "del revés y del derecho", que él ha comparecido en cuatro ocasiones en comisión, dos a petición propia, e "innumerables" veces en el Pleno, y pese a todo el PP ha mantenido "el mismo soniquete" cuestionando la transparencia y responsabilidad del Gobierno.

El segundo "escenario" y "probablemente más importante", según el consejero, ha sido "la prensa amiga", que consideró "pasará a los anales de la manipulación informativa" y para la que él se ha convertido "en la bestia negra". Y, el tercero, las intervenciones y "perlas" del presidente del PP regional, Ignacio Diego, lo que ha llevado al Gobierno a preguntarse "quién es el tapado o quien es el topo" que "se esconde detrás de la postura del PP en este asunto".

En este sentido, señaló que Diego "se dedicó a hacer política marxiana, que no marxista", en alusión a los hermanos Marx, y sus "perlas" "más parecen sacadas de Barrio Sésamo".

Consideró, por otro lado, que la comisión de investigación solicitada por el PP se debe a que "necesitan una salida honrosa" en este asunto, en el que reconoció que han podido cometerse algunos "errores" por la propia naturaleza humana, pero se ha puesto de manifiesto que "no había nada de lo que avergonzarse" y en el que el PP ha salido, a su juicio, "derrotado".

'Críticas del PP'

Cortabitarte rechazó estos argumentos y subrayó que "el espectáculo mediático" lo ha protagonizado el propio Del Olmo como presidente de Sodercan, acusó al consejero de "quitar importancia" "ahora" al tema de la maquinaria de GFB y le preguntó si se metería en un negocio que "supusiera una millonada de dinero de su bolsillo sin saber lo que aporta la otra parte".

Recalcó, además que a día de hoy "sigue sin saberse" lo que vale la maquinaria, y aseguró que han sido los propios responsables del Gobierno "los que han puesto en cuestión" a sus socios costarricenses y los que han negociado con el grupo Uralita sin que estos últimos lo supieran.

La diputada 'popular' acusó también al consejero de "prepotencia" y criticó que se negara a contestar preguntas con el argumento de que es una "cuestión privada" cuando el Gobierno ha hecho una inversión en GFB de más de 34 millones de euros.

Asimismo, y en alusión a la imputación del consejero por supuestos delitos cometidos cuando era presidente de la Autoridad Portuaria, señaló que "está bajo la mirada crítica" no sólo del PP y de los ciudadanos, sino de "mucha gente" de su propio partido, el PSOE.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios