red.diariocritico.com

Reta a la agencia a esperar el informe de las comunidades

Salgado pacta publicar datos autonómicos para calmar la alarma creada por Moody's

La agencia de calificación amenaza con rebajar la nota de solvencia del Estado por las dudas sobre el control del déficit de las autonomías y las altas necesidades de refinanción previstas para 2011, una advertencia que la ministra de Economía Elena Salgado se ha apresurado a combatir este miércoles desde el Congreso. Salgado asegura que la nota de Moodys no implica una rebaja ni "pone en duda la solvencia de la economía española ni de la deuda" . De hecho,  ha anunciado que la próxima semana se publicarán los datos de ejecución presupuestaria de cada comunidad del tercer trimestre de este año.
Y, en conversación con varios periodistas tras la rueda de prensa, ha detallado que Economía pretende escenificar esta presentación de datos en un acto conjunto con las comunidades autónomas. La vicepresidenta no concretó si esa participación correría a cargo de la vicepresidencia del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que corresponde siempre a un gobierno autonómico (ahora, al de Castilla y Léon, del PP) o si se abrirá la invitación a todos los consejeros de Economía.

La ministra  ha mostrado su confianza en que "antes de tres meses" el Gobierno pueda dar argumentos "positivos" para que esa perspectiva negativa se convierta en positiva, a la vista de los datos de cumplimiento presupuestario que presentarán las autonomías.

La decisión supone un cambio de planes en el Gobierno: el Consejo de Política Fiscal y Financiera acordó crear un grupo de trabajo para debatir como presentar cifras de ejecución presupuestaria lo más actualizadas posible de forma homogénea. Y se marcó como objetivo iniciar la serie en mayo de 2011 con las cifras de ejecución presupuestaria del primer trimestre del próximo año. Ahora Salgado adelanta la publicación en lo que parece ser una carrera contrareloj para tranquilizar a los mercados.

Y es que tras el anuncio de Moodys, que ha reavivado la desconfianza en las finanzas de España tras unos días de relativa calma en los mercados, la deuda del Tesoro está sufriendo el mayor castigo de entre los llamados periféricos, que se ha trasladado también a la Bolsa, con pérdidas superiores al 1%.

Moody’s destaca que existen dudas sobre la capacidad de España para conseguir mejora sostenible y estructural de las finanzas nacionales que necesita debido al escaso control que tiene el Gobierno central sobre las cuentas de las Comunidades Autónomas.Pero Salgado ha insistido en que las comunidades autonómas darán de forma detallada sus cifras y la agencia podrá comprobar el ajuste a que se están sometiendo.

Pero la realidad es que si el próximo 15 de marzo, el presidente del Gobierno no ha resuelto aún lo prometido, Moody's bajará ya a una simple doble A la calificación de España, lo que la aleja cada vez más de la triple A que ostentaba antes de la crisis y que garantizaba una financiación barata a la economía española. Un nuevo recorte de Moody's –la agencia a la que el Gobierno da más credibilidad- encarecería el crédito a toda la economía nacional que sigue siendo "vulnerable".

La clave, añade, son las "altas necesidades" para captar fondos que tiene en 2011 y que le obligarán a acudir a un mercado condicionado por la "frágil confianza" de los inversores, sobre todo entre los extranjeros ante las especulaciones de que acabará teniendo que pedir el rescate de sus socios del euro. También alerta sobre las dificultades que amenazan a su sistema financiero.


Más dinero

Moody's alerta de que el Estado español necesitará pedir a los mercados 175.000 millones en 2011 sin contar otros 30.000 de las comunidades autónomas y que los inversores extranjeros que solían cubrir hasta ahora el 50% de estas necesidades, "pueden ya no tener tanto interés como antes en el inmediato futuro".

El informe crítica que el reciente acuerdo del Gobierno con las autonomías para introducir más transparencia "es tímido" y "no afronta" el problema de fondo que, en su opinión, es que el modelo de financiación regional "no es sostenible". "No ha habido ninguna iniciativa para recortar gastos en sanidad y educación", lamenta la agencia.Tras el anuncio, que ha reavivado la desconfianza en las finanzas de España tras unos días de relativa calma en los mercados, la deuda del Tesoro está sufriendo el mayor castigo de entre los llamados periféricos, que se ha trasladado también a la Bolsa, con pérdidas superiores al 1%.

El informe crítica que el reciente acuerdo del Gobierno con las autonomías para introducir más transparencia "es tímido" y "no afronta" el problema de fondo que, en su opinión, es que el modelo de financiación regional "no es sostenible". "No ha habido ninguna iniciativa para recortar gastos en sanidad y educación", lamenta la agencia.

Entre todas las administraciones, Moody's calcula que estas necesidades de refinanciación durante el próximo ejercicio ascienden a 200.000 millones, 170.000 para la Administración central y otros 30.000 millones de las autonomías. Pero, según advierte la agencia, ya no podrá contar con que los inversores extranjeros cubran con el 50% de ella, tal y como tradicionalmente ha sucedido hasta el estallido de la crisis en los mercados de deuda. A ellas, además, habrá que sumar la de los bancos, cuya capacidad para captar fondos depende de la del Estado, también deben refinanciar 90.000 millones.


- Lea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios