red.diariocritico.com

Así están las 'quinielas'

¿Quién será Presidente de Europa?

En la espera de la celebración de un Consejo Europeo extraordinario, fundamentalmente dirigido por los Jefes de Estado y de Gobierno de los 27 al nombramiento de las personalidades que ocuparán la Presidencia del Consejo Europeo y el cargo de Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, la prensa debate sobre los posibles candidatos, sobre todo por la figura de Presidente de Europa que como establece el artículo 9 ter del Tratado de Lisboa, presidirá e impulsará los trabajos del Consejo y asumirá en su rango y condición la representación exterior de la Unión.
Si consideramos el calendario, este Consejo se celebrará entre el 9 y el 20 puesto que el 23 empieza una nueva sesión plenaria del Parlamento Europeo y el 9 el XX aniversario de la caída del Muro de Berlín para la que hay anunciados diversos actos durante la semana. No olvidemos que el 18 se celebra en Estocolmo la cumbre Unión Europea – Rusia a la que asistirá el Presidente Dmitri Medvédev y en la que ha de plantearse el nuevo Acuerdo de Asociación, que sustituya al actual, que vence en diciembre y negociar sobre el futuro documento que sustituya a la Carta Europea de la Energía que Rusia se niega a ratificar. Al fondo se encuentra la importante cuestión de la dependencia energética y la necesidad de contar con Rusia como suministrador fiable. No olvidemos tampoco la reunión que el pasado día 4 tuvo el Consejo Energía UE – EEUU y los acuerdos de cooperación en materia de energía que entran dentro de la importante cooperación transatlántica. La energía sigue siendo un tema esencial.

Pero vayamos a los nombres, que es lo que la prensa debate y del que se ha tomado como referencia un artículo de The Economist que ha salido hoy día 7 a la venta y en el que se dice que los candidatos que se enumeran son de perfil bajo y se apunta, entre otras figuras, al propio Blair con pocas opciones, sugiriéndose como alternativa al expresidente Aznar, al que califica de “severo” o al duro Carl Bilt, ministro sueco de Asuntos Exteriores. En todo caso, The Economist y su medio European Voice, diseñado para ser leído principalmente en Bruselas, tiene un referente prestigioso de filosofía liberal pero no parece la opinión de su articulista una fuente especialmente certera en esta concreta predicción. Lo que verdaderamente será decisivo es lo que decidan los dos grandes líderes de la Unión, me refiero a Angela Merkel, Canciller de Alemania y a Nicolas Sarkozy, Presidente de Francia, con el concurso, al menos, de Reino Unido e Italia. Sabemos de su opinión en que cenaron en París el día anterior al último Consejo Europeo y que telefonearon, según Le Soir y la radio RTL, al Primer Ministro belga, Van Rompuy, para manifestarle apoyo a su candidatura. De este modo, a las posibles candidaturas de Jean Peter Balkenende, Primer Ministro neerlandés y candidato de compromiso por excelencia muy apreciado por Angela Merkel y a la de Jean-Claude Juncker, Primer Ministro de Luxemburgo, un gran jurista defensor del compromiso pero demasiado federalista para los británicos, aparece la figura del belga Van Rompuy, un intelectual austero capaz de solucionar la crisis política de su país, con una personalidad muy significada para construir consensos.

Los otros candidatos verdaderos seguirían siendo Paavo Lipponen, cuya posición europeísta y su conexión con el tema energético le haría candidato de confianza para Alemania y todavía una mujer, descartada lógicamente la gran candidata que hubiera sido Angela Merkel, quedando como figura de autoridad moral Vaira Vike-Freiberga, atlantista convencida y políglota; descartándose a Mary Robinson, una candidatura perfecta pero un tanto lejana del momento actual de las necesidades de la Unión. El Presidente del Parlamento, el polaco Jerzy Buzek, ha insistido el pasado día 5 en la necesidad de mejorar el equilibrio geográfico en la presidencia de los altos cargos de la Unión, lo que apunta, una vez más, a que el elegido procederá del escenario geográfico comprendido entre Bélgica y Finlandia. Por tanto los candidatos más significados siguen siendo Jean Peter Balkenende, el discreto neerlandés; Jean-Claude Juncker, el inoxidable luxemburgués; y Herman Van Rompuy, el favorito belga a la vez flamenco y francófilo, a la vez supuesto candidato de Merkel-Sarkozy.

Por último, mientras escribimos estas páginas, se ha presentado en Roma como líder de la oposición Pier Luigi Bersani, el nuevo secretario nacional del Partido Demócrata, que pretende agrupar la gran alianza. Bersani ha aludido a la figura de Massimo D’Alema, su principal apoyo político, para ocupar el cargo de Alto Representante de la Política Exterior, pero la designación del antiguo líder del Partido Comunista italiano es poco probable y sigue siendo la más cercana la del británico David Miliband o la del finlandés Olli Rehn. En todo caso, Italia ya tiene una importante figura política enfrente de Berlusconi. Bersani hizo la tesis sobre el Papa Gregorio el Grande, el Papa de los cantos gregorianos.


Vea también:
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios