red.diariocritico.com

Especial elecciones en Italia

'En defensa de Berlusconi', por José Catalán Deus

'En defensa de Berlusconi', por José Catalán Deus

J. Catalán Deus

Dios mío, esto se parece cada vez más a una dictablanda. No se puede disentir un milímetro, no se puede hacer una broma, no se puede pensar como a uno le da la gana y no como imponen los inquisidores del aparato de agit-pro del gobierno zapatista. Todo es un delito de opinión, y van a conseguir convertir la libertad de expresión en una entelequia. No es extraño que con esta asfixia aumenten las agresiones físicas, no sólo contra las mujeres sino en general. La violencia física a menudo aparece cuando la gente se siente acorralada, cuanto ha aguantado demasiado, cuando explota por no haberse podido explayar. No lo olviden, señores próceres del pensamiento único.

Al nuevo primer ministro italiano se le ocurrió hacer una de sus muchas bromas provocadoras a cuenta de este gobierno con más mujeres que hombres, y en el país de la intolerancia, del lápiz rojo, de las mayorías asfixiantes y de la persecución de todo lo que huela a conservador o liberal y no sea copia textual del boletín oficial del estado, se le han echado encima como jauría de censores.

Berlusconi dijo el martes, en tono jocoso, que el Ejecutivo español era "demasiado rosa" por tener más mujeres que hombres, y que al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero "le va a ser difícil guiarlas".  El diputado socialista Alfonso Guerra, que quizás recuerden de nombre, respondió: "¿Pero Berlusconi no es un delincuente? No hay más que decir de ese señor". Es decir, frente a una broma, un insulto, un delito, y por parte de un señor que fue vicepresidente.

Otras reacciones fueron correctas: la secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, había recomendado a Berlusconi que siguiera el ejemplo de Zapatero. "En Italia, al igual que en España, hay suficientes mujeres preparadas, inteligentes y capaces para ser ministras", dijo. "Sería beneficioso para la política y la sociedad de Italia". Desde el Gobierno, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, dijo que "hay muchas mujeres que no querríamos formar parte del gobierno de Berlusconi", dejando a los medios uniformes cebarse con el milanés bocazas.

Una oportunidad que no podía dejar escapar la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre: "Una de las mejores cosas que ha hecho el presidente es nombrar a tantas mujeres en este Gobierno. Éste es el siglo de las mujeres". Glup. Repito, glup.

Berlusconi había dicho en una radio que en su país "no es fácil encontrar mujeres que están cualificadas para el gobierno". Berlusconi tiene todo el derecho a opinar así. Muchos opinan lo mismo en España. Además, vasta ya, antigüallas: no se trata de mujeres, coño, se trata de qué mujeres. Yo desde pequeñito aplico la siguiente máxima: si todos le atacan, defiéndele. Aunque sólo sea por evitar los excesos. Es la máxima de los caballeros andantes, de los pocos que aún son capaces de salir en defensa del desconocido prójimo, de los pocos que opinan sin formar parte de banderías, de los pocos que cambian de opinión cuando encuentran otra convicente. En castizo, se dice 'cogérsela con papel de fumar'. Menos predicar, y más dar trigo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios