red.diariocritico.com

Más de 60 familias de la Cañada pasan dos días sin luz, con temperaturas bajo cero

Más de 60 familias de origen rumano y etnia gitana que viven en la zona conocida como 'El gallinero', situada en la salida 13 de la carretera de Valencia, en la Cañada Real Galiana, han estado dos días sin luz debido al colapso del suministro eléctrico.
Las familias han tenido que soportar la lluvia de estos días y hasta cuatro grados bajo cero sin electricidad.

El voluntario de la parroquia de Santo Domingo de la Calzada Antonio García señaló que la situación en la que viven estas familias, que suman unas 400 personas, es "una auténtica crisis humanitaria". García dijo que, a pesar de la demanda de los vecinos, "nadie ha ayudado a esta gente en estos días tan duros".

Los vecinos se quedaron sin luz el martes, probablemente debido al gran número de radiadores y estufas que accionaron por las bajas temperaturas, y el problema no se solucionó hasta ayer, cuando se volvieron a enganchar ilegalmente a los transformadores de una finca cercana.

Pero este no es el único problema de los residentes. El miembro de la parroquia denunció también que el Ayuntamiento de Madrid ha vallado con tela metálica el recinto de 'El gallinero', lo que pone en peligro a las personas que van por la carretera, por donde pasan camiones a gran velocidad al vertedero de Valdemingómez.

Además, el voluntario afirmó que los 200 niños que viven en este poblado no pueden ir al colegio cuando llueve. "El autobús no puede entrar por culpa del barro y los chavales se tienen que quedar aquí tirados el día entero", explicó.

Así, lamentó "la falta de interés de las administraciones, que han llegado hasta dificultar el proceso de escolarización de los niños". Los voluntarios de la iglesia trabajan con estas familias desfavorecidas, procuran la escolarización de los menores, realizan controles médicos, asesoramiento de higiene, empadronamiento y proporcionan información sobre la regularización de su situación a los inmigrantes.

Para García, los responsables son tanto el Ayuntamiento de Madrid, como la Comunidad y el Gobierno central, ya que "cada uno tiene su responsabilidad y ninguno hace nada por solucionar los problemas de El Gallinero".

"A corto plazo esperamos que las familias tengan agua y luz. A medio, su realojo en viviendas dignas, y por último, a largo plazo, queremos que se haga un plan entre todas las administración que ofrezca la defensa de los derechos sociales de la Cañada Real", dijo García.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios