red.diariocritico.com

¿Conjurado el peligro de una nueva 'marcha verde'?

Rubalcaba: 'Ceuta y Melilla están plenamente seguras'

Rubalcaba: "Ceuta y Melilla están plenamente seguras"

Quita valor a las revelaciones de Wikileaks porque son subjetivas

La seguridad -y es de suponer que la españolidad- de Ceuta y Melilla no está en peligro. Así lo ha dicho el presidente primero del Gobierno, Pérez Rubalcaba, en un día en el que el Parlamento marroquí 'medita' la respuesta que va a dar a la declaración del Congreso de los Diputados sobre el Sahara. "Ceuta y Melilla están plenamente seguras", ha dicho Rubalcaba, quien se ha negado una vez más y por 'razón de Estado' condenar las actuaciones de Marruecos en el Sahara Occidental. Rubalcaba sí ha cargado contra las filtraciones en Wikileaks, en las que él mismo sale muy mal parado.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Pérez Rubalcaba ha cargado más el acento en defenderse a sí mismo en relación a lo que de él piensan en la Secretaría de Estado norteamericana que a revelar datos sobre la crisis que se avecina con Marruecos. A este respecto, y pese a la gravedad que el tema reviste desde que el portavoz del Gobierno marroquí anunciara que se "revisará" toda la política bilateral con España, el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, se ha limitado a lanzar un mensaje de serenidad para las dos ciudades española en el norte de África.

"Ceuta y Melilla están plenamente seguras", se limitó a decir Rubalcaba cuando se le preguntó por esa especie de 'marcha verde' que algunas asociaciones marroquíes han convocado contra Ceuta. Ni una pregunta más admitió el portavoz del Gobierno, según viene siendo su costumbre desde que accedió al cargo.

Eso sí, Rubalcaba no dejó de insistir que "para España, estas relaciones [con Marruecos] son estratégicas y lo van a seguir siendo". Es decir, que Marruecos es una 'cuestión de Estado' para España y haga lo que haga el régimen de Mohamed VI tendrá por respuesta una sonrisa, o así. Para el ministro del Interior, superada la etapa de dureza del Gobierno de Aznar, la base de las actuales relaciones es de confianza, por lo que se solventará cualquier problema que pueda surgir.



Lavarse la cara respecto a Wikileaks

Más empeño puso el portavoz del Gobierno en lavarse la cara respecto a lo que de él -y del resto del Gobierno- dijo la embajada norteamericana en Madrid a su Secretaría de Estado, documentos que han sido filtrados a Wikileaks. "Estamos ante una comunicación bilateral, escrita por alguien de la embajada de Estados Unidos", dijo Rubalcaba, quitando hierro, por tanto, al asunto. Y, en fin, esos documentos recogen "puntos de vista, opiniones y sugerencias que son de las personas que los escriben". Así restaba todo carácter oficial a la documentación filtrada.

A partir de ahí, la riada de desmentidos: el Gobierno no ha presionado a ningún tribuna -dijo Rubalcaba- ni el caso Couso, aviones de la CIA, Guantánamo o cualquier otro de los que se han reflejado en los medios de comunicación. Y, además, de creerle a él, en el caso Couso la actuación del Ejecutivo "siempre ha sido la búsqueda de la verdad", apoyando a la justicia, pidiendo 'investigaciones profundas' a Estados Unidos y buscando una reparación material para la familia del cámara de Tele 5 asesinado a sangre fría por un tanque norteamericano en Bagdad. "De ahí no nos hemos movido nunca", dijo Rubalcaba, en un intento desesperado de desmentir el contenido de los documentos norteamericanos.

Además, ha dicho que ha dado instrucciones al ministro de Justicia, Francisco Caamaño, para que reciba a la familia de José Couso y les explique todas y cada una de las acciones que ha hecho el Gobierno en este caso.



Vuelos de la CIA, Guantánamo

Tampoco son de recibo, para Rubalcaba, claro, el contenido de los documentos que vinculan a España con facilidades para los vuelos irregulares de la CIA -con presos secuestrados en otros países y con destino a Guantánamo-. El vicepresidente dice que España puso en el Parlamento nacional, en el Parlamento Europeo y en la justicia que investigaba los casos toda la documentación que poseía. Que el Gobierno pidió a Estados Unidos una aplicación más intensiva de los acuerdos, de manera que los vuelos se aprobaran de uno en uno y no en lotes, y que la 'buena actuación' del Ejecutivo de Zapatero vale también "para los jueces y fiscales",

En cuanto a las negociaciones entre España y Estados Unidos para acoger presos de Guantánamo, Rubalcaba ha sido una auténtica 'máquina de negar' la mayor: "Yo no me siento muy reconocido en lo que se dice ahí", en referencia a lo que reflejan sobre él los documentos filtrados. Se ha colocado poco menos que como un 'héroe', defendiendo que Europa tenía la obligación de ayudar al desmantelamiento de Guantánamo porque eso "era muy bueno para la lucha antiterrorista".

Y, así, las palabras que ponen en su boca, o en la de otros miembros del Gobierno en los documentos filtrados, son "fruto de la subjetividad de quien los redacta". Y, desde luego, "jamás se habló de dinero: ni de esa cifra [los 85.000 euros por preso recogido] ni de ninguna otra". Incluso matizó sus propias declaraciones que en esos documentos aparecen entrecomilladas: "Si los vuelos de la CIA son legales, desde luego que [España] no pone reparos", pero si son ilegales, claro que sí. "El Gobierno no tiene nada que ocultar", dijo finalmente.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios