red.diariocritico.com
Sánchez Plaza se prejubiló por casi 7 millones pero sostiene que salió perjudicado respecto a otros
Ampliar

Sánchez Plaza se prejubiló por casi 7 millones pero sostiene que salió perjudicado respecto a otros

El exdirector general de Caja Segovia mantiene que las prejubilaciones fueron revisadas por el Banco de España y la Junta

jueves 03 de mayo de 2018, 15:22h
El que fuera director general de Caja Segovia durante once meses, hasta finales de 2011, Miguel Ángel Sánchez Plaza, ha reconocido que al abandonar la entidad percibió en compensación un total de 6.956.823 euros, pero se ha quejado de que resultó perjudicado respecto de otros directivos que luego salieron y que no contaban con "requisitos tan gravosos".

Precisamente, las prejubilaciones millonarias abonadas a sus directivos por Caja Segovia, objeto de investigación en sede judicial, ha sido una de las principales cuestiones trasladadas al compareciente en el marco de la comisión de investigación sobre la gestión de las cajas de ahorros celebrada este jueves en las Cortes, donde Miguel Ángel Sánchez, ha reconocido que al abandonar la entidad fue compensado con casi 7 millones de euros, incluidos casi 4 en concepto de prejubilación y el resto en compromisos por pensiones.

Se da la circunstancia de que Sánchez Plaza se encuentra inmerso en el proceso judicial abierto por las prejubilaciones en la entidad en su condición de partícipe a título lucrativo de un delito de administración desleal, lo que se ha traducido en su caso en la imposición de una fianza de 3,9 millones de euros.

Pese a ello, el exdirectivo se ha quejado de que el acuerdo alcanzado no fue del todo productivo para sus intereses, toda vez que contaba con "dos debilidades importantes", en referencia a que se vio obligado a retrasar cuatro años su prejubilación y al pacto de no concurrencia impuesto.

Sin embargo, el compareciente ha defendido la legalidad de los emolumentos percibidos amparado en los requerimientos que a lo largo de 2011 tanto el Banco de España como la Junta, "ante el clima de alarma social existente", efectuaron a la entidad para que aportara toda la documentación "con pelos y señales, incluidas las prejubilaciones", sin que entonces se hiciera constar irregularidad alguna.

Además, ha incidido en que incluso percibía en Caja Segovia una retribución inferior en un 20 por ciento a la que recibía su predecesor en el cargo.

El mejor socio hubiera sido Caja Madrid

A lo largo de su declaración, el exdirector general de Caja Segovia se ha desmarcado de operaciones como la asunción de la deuda tributaria por importe de 6,9 millones de euros de la sociedad Navicoas Asturiana S.L, de la que asegura que conoce por la prensa, y también de la decisión de integrarse en el Sistema de Integración Bancaria con Bankia y otras entidades de ahorro, pues, como así ha precisado, él "desembarcó en el SIB cuando ya estaba hecho", aunque ha llegado a reconocer que "si se pudiera entrar en el túnel del tiempo, lo más positivo hubiera sido integrarse en Caja Madrid".

El testimonio del declarante ha llevado en un momento dado al portavoz de Podemos, Pablo Fernández, a expresar su incredulidad por la falta de rigor en las cajas. "La sensación que nos queda a todos los aquí presentes es que las comisiones de control no controlaban, los consejos de administración no administraban y los directores generales no dirigían, lo que supone una enorme contradicción", ha espetado.

Durante la comisión en sede parlamentaria, Sánchez Plaza sí ha lamentado que con la pérdida prácticamente total de entidades de ahorro en toda España la sociedad segoviana se ha visto "seriamente perjudicada" con motivo de la desaparición de la Obra Social de Caja Segovia, "pues esta entidad era una de las que más se descapitalizaba en favor de la sociedad y participaban en todo tipo de eventos".

En cuanto a la emisión de preferentes, el exdirectivo de Caja Segovia ha cifrado en 77 millones las emisiones que la entidad realizó en el ejercicio de 2006 y, a preguntas de los parlamentarios sobre la ética de esas operaciones, ha defendido la necesidad de las mismas ante las necesidades entonces de las entidades financieras.

"Caja Segovia fue una de las que menos formalizó. Contaban con el visto bueno del Banco de España, la Junta y la Comisión Nacional del Mercado de Valores y entonces nadie podía pensar que acabarían en el juzgado", ha advertido Sánchez Plaza, quien también recuerda que Bankia llegó a ofrecer hasta 1.300 millones de euros para la recompra de esas preferentes entre sus clientes.

El compareciente también ha hecho referencia a una de las operaciones "más exitosas" de Caja Segovia a lo largo de su historia a raíz de un crédito por 150 millones solicitado al Royal Bank of Scotland que finalmente reportó un beneficio de unos 35 millones, después de que el banco escocés, ante las dificultades por las que atravesaba, se viera obligado a recomprar dicho empréstito y la entidad segoviana "jugó entonces muy bien sus cartas".

La comisión ha contado igualmente con el testimonio del que fue presidente de la Comisión de Control de Caja Burgos entre 2006-2012, Ángel Calvo Rojo, quien ha explicado la función de dicho órgano para velar por la buena gestión y eficacia del Consejo de Administración, siguiendo así las directrices de la Asamblea General de la entidad, máximo órgano de la misma.

En su intervención, y a preguntas del procurador de IU, José Sarrión, el declarante ha asegurado desconocer la existencia de supuestas participaciones de la entidad de ahorro en empresas armamentíticas de Israel y se ha limitado a indicar que "todas las operaciones realizadas se efectuaron siguiendo criterios técnicos de rentabilidad".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios