red.diariocritico.com

Sánchez-Iglesias: teatro, puro teatro

jueves 31 de marzo de 2016, 10:55h

El secretario general de Podemos juega con dos barajas en sus encuentros con el líder del PSOE. Con una cede su puesto en la mesa del gobierno para hacer posible un ejecutivo de izquierdas, con la ltra a anza en su imagen de hombre de estado de cara a unas elecciones. Ayer lo volvió a hacer: mano tendida pero mano de hierro.

Pablo Iglesias informa a los periodistas de su disposición a no ser vicepresidente del gobierno, siempre que ese cargo recaiga en alguien de Podemos y el ejecutivo sea proporcional entre las personas de su formación y las del Partido Socialista. Y con Ciudadanos apoyando desde fuera. Da la vuelta a lo que lleva proponiendo Albert Rivera desde hace tres meses. Eso sí, deja una puerta muy grande a la presencia de independientes en un gobierno que tenga un marcado carácter social.

Dado que Pedro Sánchez y Antonio Hernando han insistido en que mantendrán sus acuerdos con Ciudadanos, parece que una vez más de las palabras a los hechos existe un largo, larguísimo trecho.

Queda un mes para reunirse a dos y a tres para dejar o intentar dejar en la cuneta a, Partido Popular. Desde el PSOE intentarán una y mil veces convencer a sus dos posibles compañeros de un gobierno de tres, pero las dificultades siguen siendo las mismas que hace un mes. Los peogramas económicos de Rivera e Iglesias son muy distintos, y ninguno puede olvidar que las medidas sociales de Podemos requieren unos cuantos miles de millones, que las propuestas de Ciudadanos son de reducir el gasto püblico y que, para remate, desde Europa nos recuerdan de forma constante que tenemos que " ajustar" nuestro cinturón en diez mil millones más.

Sin dejar de mirar la mayoría absoluta que el PP tiene en el Senado y la minoría de bloqueo constitucional que tiene en el Congreso, los sucesivos intentos de Pedro Sánchez de llegar a La Moncloa se van a alargar hasta finales de abril, hasta que vaya a sonar la campanilla de la inevitable convocatoria de elecciones. En ese tiempo siempre va a tener sobre la mesa el camino más fácil y que Iglesias se lo ha vuelto a indicar: 160 escaños suman más que 130 y Podemos tiene la llave del apoyo o la abstención nacionalista, algo que no puede mostrar el dirigente de Ciudadanos.

Todos los pasos que se están dando bajo la forma de negociación de investidura les sirven a sus protagonistas de campaña de imagen para unas futuras urnas. El único que se queda esperando siempre es Mariano Rajoy. El presidente en funciones sabe desde el principio que su única salida está en el 26 de junio y en una mejora de los resumtados del 20 de diciembre. Todo lo demás para él y los suyos es teatro, puro teatro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios