red.diariocritico.com

Pasen y vean

lunes 28 de marzo de 2016, 00:32h

Terminado el periplo imaginario religioso por las calles de media España, entre chaparrones primaverales y lágrimas de cocodrilo, toca volver a ser lo que éramos antes de Semana Santa; es decir, una suerte de canallas hipócritas, enfundados en sus mejores galas para asistir al circo mediático de los pactos maquiavélicos que ofrece la política y, de otro lado, el tira y afloja europeo que confunde seguridad con migrantes, terrorismo con religión y buenismo con estupidez supina. Así estaban las cosas antes de hincharnos a torrijas y rayos de sol, entre golpes de pecho y caperuzas multicolor, y así nos las hemos encontrado a la vuelta.

Seguimos atascados en el mismo nudo gordiano que antes de las vacaciones de Semana Santa, aunque es cierto que en lo referente a la política, cada uno ha hecho la procesión por su cuenta, y más de uno hasta la penitencia, a solas. Estamos en ese momento dulce donde todo son estrategias, pases de magia, con conejo en la chistera incluido, grupos de payasos de diferentes compañías, y hasta domadores de fieras que se resisten a salir a la carpa del Congreso de los Diputados, por deferencia a Daoiz y Velarde, a la sazón los leones que custodian la puerta de la Carrera de San Jerónimo.

A la incertidumbre por dar un buen espectáculo de circo, si es que se pueden catalogar de otra forma las funciones que nos ofrecen sus señorías desde la carpa agujereada por Tejero, se suma el esperpento que se anuncia desde Andalucia, donde la siempre temible susanita, quiere poner fin a la posibilidad de pactar con Podemos, ofreciendo un dos por uno en la compra de la entrada, y quitando de en medio a la actual estrella del PSOE para sucumbir a la estrategia que le dictan quienes tienen en la corrupción su mayor fuente de ingresos.

Me recuerda Susana Diaz a esa muñeca Daisy, respondona y deslenguada, que durante muchos años fue protagonista en el elenco de Mari Carmen y sus muñecos, solo que ésta de ahora es manejada por varios ventrílocuos que no se ponen de acuerdo a la hora de ofrecer una conversación amena y con sentido de la realidad. Susana Daisy – por seguir con el símil- está en manos de quien siempre ha estado, ya que no es más que el resultado títere, por descarte, de la cúpula del PSOE andaluz. Una cara simpática, de niña buena de barrio, aleccionada desde su más tierna infancia, para ser una excelente jefa de gabinete, una secretaria eficaz o una muñeca amable en manos de un ventrílocuo descarado.

Si por fin se confirma el debut de Susana Diaz, en Madrid, dará comienzo la mayor función del maravilloso espectáculo de circo en la calle Ferraz. Tendremos oportunidad de disfrutar de las mayores atracciones, de novedosos equilibrios acrobáticos, de un nuevo elenco artístico, que para sí quisiera el Circo del Sol. Y lo más importante, es que el espectáculo sirve para alejar al público de la realidad, sumirlo en la magia de luz y color, para al acabar la función, encontrarse con que en la calle todo sigue igual.

El tiempo corre en contra de los españoles. Nadie piense que esta demora en formalizar gobierno nos viene bien. Las izquierdas – como siempre ha pasado- no se ponen de acuerdo, las derechas siguen a lo suyo, si es que a estas alturas de la fiesta saben que es lo suyo, mientras arrecian las críticas a Mariano Rajoy y se vislumbra en el horizonte la formación de un nuevo partido, no se si más o menos popular que el que tenemos.

Sea como fuere, prepárense a disfrutar con el maravilloso espectáculo de circo, la función va a empezar. ¡Pasen y vean!

Ismael Álvarez de Toledo

periodista y escritor

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios