red.diariocritico.com

Sánchez y Rivera crean "Ciudadanos socialistas"

martes 08 de marzo de 2016, 15:50h

Estamos asistiendo a un movimiento político de consecuencias difíciles de medir de cara a las elecciones que se celebren en junio si nadie (político) lo remedia. La unión de PSOE y Ciudadanos para negociar con el resto de las fuerzas presentes en el Congreso, y la afirmación del secretario general de los socialistas de que el tiene más escaños que Rajoy y, por eso, es el que marca el calendario de reuniones, puede que sea el primer paso para unas candidaturas con las que concurrir a las urnas.

No existe todavia y es posible que no exista nunca con ese nombre pero Pedro Sanchez y Albert Rivera acaban de crear de hecho que no de derecho un nuevo partido. Le llamo "Ciudadanos socialistas" por aquello de que. tal y como presentan sus acuerdos los dos dirigentes, tanto monta, monta tanto. Si alargan sus relaciones ¿ por qué no unir fuerzas, buscar ese espacio de centro que hasta ahora se construía desde los extremos, y empujar a PP y Podemos hacia el exterior?

Estamos en tiempos nuevos y en fórmulas nuevas en la política. PSOE y Ciudadanos han fracasado en su intento de investidura. Fracaso del que culpan a los otros dos grandes interlocutores. Les quedan dos meses de insistir en ese mensaje y en intentar poner contra las dos paredes, la de la derecha y la de la izquierda a Mariano Rajoy y a Pablo Iglesias.

Como fórmula es imaginativa y audaz, heterodoxa por los cuatro costados. Inédita y posibilista. Si la llevan a unas elecciones, con un equilibrado reparto de nombres en las listas, y consiguen que los que votaron a ambas formaciones el 20 de diciembre no lo vean como una traición a sus colores y sí una suma de voluntades para formar eso que llaman " gobierno de progreso", el éxito puede convertir a Sánchez y Rivera en dos ejemplos a estudiar en las universidades y hasta en las escuelas de negocios.

Rajoy está dispuesto a reunirse con ellos. Una reunión sin futuro, las posiciones y los deseos son opuestos. El presidente del PP quiere tenerlos como vicepresidentes de un gobierno de concentración. Y los responsables de PSOE y Ciudadanos insisten en que el problema se llama Rajoy y que debería jubilarse. Tendrán que defenderse los populares del acoso y derribo de su líder, que sería el primer paso para derribar al partido y regresar a la refundaciòn del centro derecha que hizo Aznar, pero al revés.

En el lado opuesto el no es más directo: desde Podemos ofrecen un pacto de izquierdas y no quieren saber nada de esa derecha en la que colocan a Ciudadanos. Su linea de defensa está justo en la "marca" que puso Felipe González: la Izquierda Unida de Julio Anguita y los 20 escaños, algo que Podemos ha superado y a lo que se niega a volver.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios