red.diariocritico.com

Entre super martes y semana de pasión

lunes 29 de febrero de 2016, 19:21h

La pregunta de Sánchez a los militantes del PSOE era muy parecida al slogan deFelipe González sobre la OTAN. Los dos tenian trampas. Al ex presidente le sirvió para que España siguiera en la organización militar, y al actual secretario general le puede servir para mantenerse al frente del partido. Y a uno y otro para presumir de haber respetado la voluntad de las bases.

Si contamos de verdad los votos y no hacemos juegos malabares con los porcentajes tenemos que la mitad de los 190.000 militantes no han votado, y que de la otra mitad un 20% ha dicho no. El resultado final es claro: 115.000 socialistas de carnet han dicho no a esos pactos y conversaciones sin concretar en busca de un gobierno progresista. El resultado es malo para la actual Ejecutiva se mire por donde se mire. Tambien es verdad que pudo ser peor, pero seguro que esos datos se los recuerdan en el Congreso a partir de este martes y varias veces. Ni Mariano Rajoy, ni Pablo Iglesias van a desperdiciar ese momento, sobre todo porque el lîder de Podemos volverá a hablar con el socialista y el presidente en funciones querrá pactar con el de Ciudadanos, el que mejor ha aprovechado estos dos meses.

Coincide su momento estelar en la polïtica española con el super martes norteamericano en el que Hillary Clinton quiere disipar las dudas sobre su candidatura a la presidencia en USA; al igual que Donald Trump en el lado republicano. Ellos tendrán que esperar mucho más que Pedro Sánchez al que con los votos comprometidos hasta ahora le espera una semana de pasión como no la habïa vivido hasta ahora.

Puede que sea el final de su escapada y que su final no sea el cinematográfico deJean Paul Belmondo. Puede que sobreviva y que su ya demostrada capacidad de encaje le permita llegar hasta mayo, luego llegar a finales de junio, y más tarde volver a empezar la aventura de conquistar La Moncloa. La alargada sombra deSusana Diaz le acompañará hasta que consiga su objetivo o un Congreso Federal le sustituya como candidato.

Esta semana -al igual que le ocurre. Albert Rivera- se trata de conquistar el centro sociológico por la izquierda desde el que se gana y se pierde el poder. Presentará un programa a medio camino entre la socialdemocracia y el liberalismo, aparecerá como un lider nacional, obligará a sus adversarios a discutir y polemizar sobre su figura y sus propuestas. Y ya se sabe que en una sociedad tan audiovisual como la nuestra lo importante es que se hable de uno, aunque sea bien.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios