red.diariocritico.com

Tiempos para sobrevivir

sábado 09 de enero de 2016, 19:42h
La prensa de Barcelona dio por acabada la función de la independencia exprés -no sin sobresaltos a última hora- y la madrileña bajó el telón de la del gobierno progresista, mientras parece soñar con la gran coalición que tanto le gusta al Ibex35. En la supuesta era de la transparencia, es tal el tacticismo de los partidos políticos que hay que interpretar sus gestos y, sobre todo, sus mensajes off the record. ¿Para qué entonces tantas declaraciones y comparecencias? ¿Qué queda del compromiso electoral de dialogar, si nadie quiere dialogar de verdad, más allá de hundir a sus adversarios ante las probables nuevas llamadas a las urnas? Es lo que hay.
¿Y la prensa de Londres y de Nueva York qué dice? La prensa realmente influyente en el mundo habla de los riesgos que tiene España para la estabilidad del euro. Apenas repara en los tacticismos de los partidos y lanza advertencias. Londres, Berlín, París… también Nueva York y Washington son conscientes de que un gobierno de España inestable y/o alejado de Berlín sólo puede traer más problemas a la ya de por sí convulsa situación internacional.
Decidan lo que decidan hacer los partidos españoles, Bruselas prepara su toque de atención al gobierno que sea y, salvo que medie algún milagro con el cierre de la cifra de déficit público, todo parece indicar que en febrero habrá recomendaciones -por decirlo de manera suave- de nuevos ajustes en la economía española, cuya relativa bonanza depende hoy en día más del exterior (tipos de interés, cotización del euro, petróleo barato…) que de lo que se está haciendo aquí, que es nada o muy poco. Al menos en cuanto al imprescindible cambio del modelo productivo, que es de lo que menos hablan los partidos políticos, a pesar de ser la madre del cordero que quieren repartirse.
Está a la espera de gobierno la locomotora económica, Cataluña, y está sin gobierno toda España. El presidente Mariano Rajoy tiene su inteligencia ocupada en cómo sobrevivir a una coalición a la portuguesa o cómo gestionar lo que pueda llegar de Cataluña. Pero el problema no es si Rajoy sobrevive -suele hacerlo-, sino si los millones de españoles más vulnerables a la crisis sobrevivirán. Y eso no se arregla con tacticismos sino tomando decisiones económicas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.